Mendoza - Las Heras Las Heras
lunes 06 de junio de 2016

Restaurarán el histórico hotel Villavicencio

La empresa que tiene la propiedad de la reserva invertirá $13 millones en poner en valor la fachada del lugar y construirá nuevos baños. Estiman que las obras comenzarán en agosto y durarán poco más de ocho meses.

La firma que tiene la propiedad de la reserva Villavicencio invertirá este año en restaurar el hotel que fue declarado en 2013 Monumento Histórico Nacional por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La idea es ponerlo en valor, hacer reparaciones y llevarlo en la medida de lo posible a su estado original.

Las obras implican una inversión de $13 millones y comenzarán a ejecutarse en agosto. En principio, se mejorará la fachada del hotel, la reparación y pintura del techo, recuperación de la carpintería y remplazo del revestimiento a su color original. Además, se cambiarán las baldosas de los alrededores del hotel y terraza y se reconstruirán y pondrán a funcionar los baños externos.

Dado que tiene estatus de patrimonio, no puede ser derribado ni modificado por completo, algo similar a lo que sucede con el hotel de Potrerillos, cuya fachada pudo ser restaurada pero no modificada. Por ser un monumento histórico, esta obra debió contar con el aval y el visto bueno de la Comisión de Arquitectura de Patrimonio Histórico de la Nación.

La empresa que realizará la obra es mendocina y el plazo de ejecución estimado es de ocho meses, aunque no descartan que podría extenderse un poco más.

La intención de la firma que tiene la propiedad de la reserva –la francesa Danone– es, en una etapa futura, trabajar en los interiores del hotel, no para ponerlo a funcionar como tal sino para usar esos espacios.

El lugar, enclavado en la Ruta Provincial 52, en Las Heras, atrajo desde siempre a visitantes de todo el mundo. Hoy es conocido principalmente a través de las etiquetas de las botellas de agua mineral. Desde su cierre, en 1978, el hotel ha cambiado de dueños, de administraciones y de destino. En ese derrotero, gestiones estatales y privadas han intentado reflotarlo, pero la idea de la empresa actual no es reflotarlo para alojamiento. Silvina Giudici, responsable de la reserva natural Villavicencio, dijo que "paso a paso se ha ido regenerando el espacio, se mejoraron sanitarios, senderos".

El edificio fue un hotel de lujo donde trabajaban más de 100 personas, entre mozos, maleteros, cocineros y mucamas. Si bien era pequeño, comparado con otros en su época, el hotel Villavicencio ganó reconocimiento por la belleza del lugar en el que está emplazado, sus aguas termales y los servicios que brindaba. Además de las 30 habitaciones con baños de aguas termales, el complejo contaba con jardines, glorietas, piscina, cancha de tenis y una capilla neocolonial.

El auge del lujoso hotel mendocino terminó a fines de los '70, cuando el trazado de la ruta 7 y la apertura del túnel internacional hicieron que el camino que pasaba por el edificio y llegaba a Uspallata fuera dejado de lado, lo que trajo la postergación de la zona.
Fuente:

Más Leídas