Mendoza - Mendoza Mendoza
sábado 11 de junio de 2016

Rescataron y donaron 6.000 kilos de comida en un año

Voluntariado. Se trata del proyecto Plato Lleno, originado en Buenos Aires y replicado en Mendoza desde 2015.

Desde hace poco menos de un año, nueve comedores comunitarios del Gran Mendoza ven, cada vez más a menudo, sus platos llenos. Justamente, Plato Lleno es el nombre de la organización que se encarga de rescatar la comida que no se consume de los caterings en eventos y repartirla entre las personas que menos tienen. Hasta el momento, llevan donados 6 mil kilos de alimentos.

El proyecto es originario de Buenos Aires, pero desde mediados de 2015 funciona también en Mendoza gracias a cuatro entusiastas que decidieron replicarlo en la provincia.

El crecimiento desde aquel primer "rescate" en agosto hasta la actualidad ha sido sostenido tanto en cantidad de personas que se sumaron como voluntarios, como en los comedores a los que asisten.

La red cuenta con más de 30 voluntarios que ayudan en los rescates, en la difusión y también a la hora de conseguir donaciones de catering o de materiales descartables para transportar los alimentos.

Actualmente, son nueve los comedores a los que les llevan comida, a algunos con mayor periodicidad que otros, ya que no todos funcionan de la misma manera. Unos dan de comer ahí mismo, mientras que otros funcionan como centro de distribución, recibiendo donaciones y luego distribuyéndolas a las familias que más necesitan.

Todos están ubicados en el Gran Mendoza y han recibido 6 mil kilogramos de comida en poco menos de un año.

"Es importante destacar que la comida no son sobras ni comidas que hayan salido de la cocina. Son excedentes que manejan los caterings. Es delicado el tema del manejo de la comida, por lo que tiene que ser con excesivo cuidado", informó Sebastian Serer (31), uno de los iniciadores del proyecto Plato Lleno en la provincia.

Los cuidados consisten en evitar la contaminación de los alimentos o el corte de la cadena de frío, situaciones por las que en ocasiones tuvieron que rechazar lo ofrecido por los caterings, ya que no podrían cumplirlo a la perfección.

Buscando crecer

Actualmente, el proyecto Plato Lleno no trabaja con un flujo fijo de caterings, sino que los van contactando eventualmente.

Trabajan de tres maneras: la primera, con el catering directo que les guarda el excedente; la segunda, con el lugar donde se realiza el evento (allí el catering funciona como nexo) y la tercera es el contacto directo de los organizadores del evento, que coordinan para que el volumen de lo que no se consume se done.

"Nos ha pasado que los novios, además de donar el excedente, han pagado una cantidad de platos más", aseguró Serer.

La idea, para este segundo año es la de reorganizarse, con la proyección de que en tres meses comienza la temporada fuerte de eventos, que se extiende hasta abril.

"Queremos tener la red más amplia de catering y lugares de eventos que nos donen asiduamente. Además, ampliar el número de comedores a los que asistimos. Si bien hoy con el volumen que recibimos lo canalizamos bien, con la idea potencial de recibir más, queremos tener más comedores para ayudar".

Proyectos recientes

Los últimos eventos grandes de los que recibió donaciones Plato Lleno fueron grandes locros, uno el 25 de mayo y otro a finales de ese mes. En total, juntaron más de 200 kilogramos de comida.

Además, durante junio Bodegas de Argentina realiza su proyecto promocional denominado bodegas abiertas, que además tiene un costado solidario y este año, en su quinta edición, eligió a Plato Lleno para concretar la acción.

"Esto arrancó el fin de semana y dura hasta fin de mes. Son todos los sábados de este mes, con el agregado de que el fin de semana largo del 20 se incluyen los tres días. Consiste en que toda la recaudación va a Plato Lleno", informó Serer.

Voluntarios

A las personas interesadas en participar, que se contactaron por Facebook o correo electrónico, se les hizo una pequeña toma de datos para la base de voluntarios. Luego se los incluye en un grupo de Whatsapp a través del que se organizan. Es de uso exclusivo para informar los rescates puntuales y la necesidad de personas.

"Se pone el día y el lugar del rescate, la cantidad de voluntarios que necesitamos y ellos se empiezan a sumar en base a disponibilidad. Luego se arman grupos cerrados con el rescate específico para coordinar el retiro de la comida y la entrega al comedor, porque es automático", confió Serer.

El grupo tiene 35 integrantes, que cooperan dependiendo de los días y horarios.
Fuente:

Más Leídas