Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 11 de agosto de 2017

Reconocieron a las abuelas raperas por ser un ejemplo

Son un grupo de once jubiladas que asisten al taller de teatro de Rodolfo Yáñez, del club Alegres Corazones.

"Cuando te jubilas, la sociedad te pregunta ¿y ahora qué harás? ¡Nada! ¡No puede ser! Debes ocuparte y algo hacer. ¡Linda la vida de jubilada! Dicen que ahora no hacemos nada. ¡Sí, las jubiladas no hacemos nada, nada de nada!", señaló con ironía el comienzo del rap de once mujeres de más de 65 años, que encontraron en la música y la actuación la mejor forma de expresarse.

Con una alta dosis de picardía, humor y algo de denuncia social, las Abuelas Raperas se animaron a la exposición y a los escenarios y tras mostrar sus encantos a públicos diversos saltaron a la fama. Ahora no hay quien las detenga. Su historia trascendió los límites de Mendoza y apareció en los diarios y programas de televisión de todo el país.

Sin embargo, su éxito reciente oculta tres años de trayectoria, que comenzó con las clases de teatro dirigidas por el profesor Rodolfo Yáñez, ya que el grupo pertenece al club de día Alegres Corazones, ubicado en la Sexta Sección de la ciudad de Mendoza. Se reúne cada semana todos los jueves a la tarde para practicar viejas estrofas e ir creando un nuevo repertorio de canciones.

Por la mirada activa y positiva frente a la vida que descubrieron de la mano del rap este multifacético e hiperactivo grupo de mujeres recibió una distinción en la Cámara de Diputados de Mendoza, por iniciativa de la diputada Beatriz Varela (UCR). "Brindan un ejemplo a la sociedad. Han sorteado todas las dificultades y ahora disfrutan de todo lo logrado", dijo la legisladora.

abuelas-raperas-4.jpg

Orígenes e itinerario
Cuenta la anécdota que una de las alumnas del taller de teatro llevó a la clase un texto escrito por una maestra en el que se hacía referencia a la jubilación. No bien oyeron el mensaje surgió entre todos la idea de buscarle un ritmo para cantarlo. Después de algunos retoques y arreglos comenzaron a fluir las entonaciones del género inventado por la comunidad afroamericana.

A esta iniciativa le siguieron nuevas canciones y el objetivo es desarrollar un repertorio cada vez más nutrido. Desinhibidas y sin prejuicios participaron en el festival Rivadavia Canta al País, cuentan que actuaron en el teatro Independencia y en las salas del Le Parc y la Nave Cultural. Próximamente se preparan para actuar en una fiesta que hará el Municipio de Capital en setiembre.

Forman parte de la banda: Marta, Beba, Estella, Malena, Betty, Marité, Alejandrina, Elsa, Myriam, Zulma y Nené. Todas coinciden en la "ternura y encanto" con el que su profesor Yáñez las guía. Además resaltan que el taller de teatro es sólo una de las tantas actividades que realizan, ya que más de una integrante también practica tango, folclore, clases de computación, canto y pintura.

abuelas-raperas-2.jpg

Algunos testimonios
"Las canciones son cómicas y en el rap de las jubiladas por ejemplo se habla de todo lo que nos pasa con las nueras, o las hijas, que te buscan para cuidar los niños y hacer otras cosas. Es todo muy lindo", dijo Malena Moreno (66), una de las jubiladas. La mujer contó que participar en el grupo le cambió la vida. En su caso además de rapera es motoquera. Conduce una Zanella Sapucai 150 clásica que es un lujito.

"Me emocioné mucho durante el reconocimiento que nos hicieron. Para mí y mi familia ha sido hermoso. Mi hija me dijo que cuando sea grande quisiera llegar como yo, con la misma energía. Este grupo me sirvió para dejar afuera todos los problemas. Entré y fue como tocar el cielo. Además es muy unido y el profesor es divino y hermoso", también compartió.

Otra de los miembros es Myriam Burnet (84). Para ella el rap fue un descubrimiento porque "en mi época escuchaba jazz y otros ritmos". Describió que tiene cuatro hijos, nueve nietos y once bisnietos. Que es viuda, pero la acompañan tres perros, una gata y una coneja, animales por las que siente adoración. Además de cantar, tiene una memoria prodigiosa. Recita poemas y tangos.

"Hace años que estoy con el grupo. Siento una admiración y un respeto muy grande por Rodolfo Yáñez; él es nuestro guía y el que nos da apoyo y nos enseña. Nos da personalidad y todos los atributos que puedas encontrar se los debemos a él. El rap me encanta, lo hago con todo amor, lo siento adentro mío, es lo que me permite expresar cosas de adentro", dijo Myriam.

"El rap me ha servido mucho porque uno de los objetivos por los que cantamos es transmitir un mensaje a los que transitan esta edad. Me sirvió para no caer en depresión y seguir adelante en la vida. Somos muy unidas y eso es muy bonito. Me jubilé de la docencia y la distinción fue muy emocionante y me llenó de alegría y orgullo", expresó Marité Carbó (66).
Fuente:

Más Leídas