Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
domingo 31 de julio de 2016

"Quiero ser el nexo entre los senadores y el gobernador"

Por primera vez en la historia del radicalismo de Mendoza, una mujer preside el bloque. Llegó del sector de la salud y ha trabajado sostenidamente en favor de la perspectiva de género

Por primera vez en la historia del radicalismo mendocino una mujer fue elegida presidenta del bloque de senadores. Se trata de Claudia Najul, ligada al sector de la salud y con gran experiencia en el Ejecutivo. Fue funcionaria durante las gobernaciones de Roberto Iglesias y Julio Cobos. Es legisladora representante del Primer Distrito Electoral, preside la Comisión de Género desde febrero y desde hace una semana representa a los radicales de la Cámara Alta. Aquí cuenta de su orgullo por haber sido elegida para encabezar la bancada oficialista.

–¿Querías asumir esta responsabilidad de ser presidenta del bloque?
–Para cualquier senador conducir el bloque es una responsabilidad, un desafío y un orgullo.

–Te ha tocado un grupo ordenado...
–Somos un bloque homogéneo y siempre hemos trabajado muy bien. Esto se lo debemos a la acción de Alejandro Molero (el ex presidente de la bancada, hoy al frente del Iscamén). Hemos trabajado muy bien, también con la oposición, en un marco de respeto y de acuerdos.

–¿Han podido sacar las leyes pedidas por Alfredo Cornejo?
– La verdad es que sí. Además hay que destacar que la provincia quedó en una situación tan mala y catastrófica que necesitábamos un cambio, no sólo de conducción, sino de la impronta de conducción. El gobernador es muy decidido y gracias a esto y al trabajo de la Legislatura, que ha estado a la altura de los requerimientos, hemos podido sacar adelante a Mendoza de una situación tan extrema como la que estábamos.

–¿Hacia dentro del bloque también han logrado unificar posturas?
–Hemos trabajado muy bien hasta ahora por más que vengamos de líneas diferentes. La prioridad que tenemos es el gobierno, defenderlo. Acompañar a Cornejo porque es nuestro conductor natural. También la oposición nos ha acompañado. Si bien tenemos mayoría propia, las leyes importantes han sido apoyadas por el principal partido opositor. Esto marca una gran madurez en épocas en las que se necesita superar situaciones muy complejas.

–Como partido oficialista, qué desafíos tienen hacia adelante?
–No tenemos que cambiar, sino más bien mantener el diálogo y trato respetuoso con la oposición.

–Tu perfil es similar al del ex titular del bloque: sos conciliadora. ¿Creés que esto influyó a la hora de nombrarte presidenta de bloque?
– Eso no lo sé, pero sí que me eligieron por consenso de todos los miembros del bloque. Yo creo en que hay que conciliar, pero resolviendo la problemática del momento. Hay circunstancias que no pueden esperar, necesitan una resolución inmediata. Como sucede con los temas de salud: lo que no resolvés hoy, no lo resolvés más.

–¿Qué impronta le querés dar a tu gestión como presidenta del bloque oficialista?
–Quiero que tengamos una relación fluida con los ministros para resolver los temas que necesite el Gobierno. Mi objetivo es ser un nexo entre los senadores y el Ejecutivo.

–¿Tenés intención de impulsar algún proyecto propio que no haya salido aún?
–Tengo varios proyectos, pero en este momento, mi función es lograr el consenso para que salgan los del Ejecutivo y que se concreten, porque eso es realmente la política transformadora que quiere el gobernador.

–El Senado se ha vuelto un desafío para las mujeres, porque todos los bloques están presididos por mujeres: vos, Patricia Fadel en el FPV, Laura Montero como vicegobernadora y Noelia Barbeito por el FIT.
–Es cierto, y en el caso del radicalismo es la primera vez que una mujer preside el bloque oficialista. Esto es un gran orgullo para mí. Creo que se lo debemos sobre todo a la lucha de tantas mujeres que han peleado duro para ocupar verdaderos espacios de poder.

–Es verdad, está dejando de ser testimonial la presencia de las mujeres en política.
–Estamos ocupando los mismos espacios de poder que los varones. Esto es un camino que comenzó con la Ley de Cupo femenino, que impulsó la radical Margarita Malharro de Torres. Nos permitió poder ocupar lugares que antes no teníamos. Éramos menos del 5% y ahora se cumple el 30%.

–¿Esto influyó en los proyectos que se impulsaron y sancionaron?
–Creo que sí, y para bien. Se sumó una mirada nueva, se impulsaron iniciativas tendientes a conquistar derechos sexuales y reproductivos, violencia de género, identidad de género, matrimonio igualitario.

–Justamente ahora se cumplen 20 años de la Ley de Salud Reproductiva.
–Sí. Y Mendoza fue pionera en este tema, como muchas veces lo ha sido a la hora de sancionar leyes de avanzada.

–¿A tu criterio, falta reconocer derechos?
–No hace falta sancionar más leyes, lo que falta es cumplir efectivamente las que están, que se conozcan y se cumplan. Si bien se ha avanzado mucho en reconocimiento de derechos, ha faltado voluntad política para darles cumplimiento.

–En este sentido, vos sos presidenta de la Comisión de Género del Senado, ¿vas a continuar?
–Lo vamos a ir charlando con los demás legisladores del bloque

–¿Tenías muchos proyectos en carpeta en la Comisión de Género?
–Había algunos proyectos, pero la verdad es que la intención era que la perspectiva de género fuera transversal a todos los proyectos, es decir que no fuera solamente sancionar leyes propias, sino tener en cuenta que las iniciativas que se impulsaran no fueran en contra de los derechos de género que se han adquirido, darles una perspectiva de género transversal a todas las propuestas.

–¿Cómo surgió esta comisión?
–A partir de la marcha de Ni Una Menos del 2015 logramos concretar esta comisión. Antes nos cuestionaban que para qué queríamos una comisión propia, nos mandaban con Derechos y Garantías. Fue un logro colectivo de todas las legisladoras. Ahora además la integran dos varones, Ernesto Mancinelli, de Libres del Sur, y Juan Antonio Agulles, justicialista.

–¿Qué otra actividad impulsan desde el Senado para incentivar la perspectiva de género?
–Ahora estamos recorriendo la provincia, como lo anunció la vicegobernadora en el Día de la Mujer, para ver qué necesidades concretas hay acerca de violencia de género, inserción laboral y representación.

–Vos has estado tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo. ¿En dónde te sentís más cómoda ejerciendo tu actividad política?
–Son ámbitos de naturaleza distinta. En el Ejecutivo tenés que tomar decisiones todo el tiempo. El Legislativo debe pensar cómo mejorar la vida y hacerle más fácil resolver los problemas a través de leyes que faciliten su vida. Las dos cosas me gustan, pero ser elegida senadora por los mendocinos es lo más importante que me pasó en la vida.

–¿Volverías a formar parte del Ejecutivo?
–Pertenezco a un partido, y donde sea útil voy a estar. Lo importante es el compromiso que uno pone en los lugares en donde trabaja, independientemente del puesto que ejerza.

Fuente:

Más Leídas