Mendoza Mendoza
sábado 10 de septiembre de 2016

Quedó cuadripléjico en un recital del Este y cobrará $2.650.000

Una tabacalera deberá pagar esa indemnización a Gabino Beningazza. La productora y la Comuna de San Martín fueron consideradas también responsables del hecho.

San Martín. Una tabacalera nacional fue condenada por un juzgado civil de Mendoza a pagarle una indemnización de $2.650.000 más intereses y costas a un joven sanmartiniano que quedó cuadripléjico al sufrir una gravísima lesión en la médula en un stand que se había montado en el parque Agnesi, de San Martín, en el General Rock que se hizo en 2010. Solidariamente y como garantes también fueron condenados la organizadora del espectáculo y la Municipalidad.

"Debemos apelar sólo por una cuestión formal, pero este chico debe cobrar y debe hacerlo lo antes posible", dijeron a UNO desde la Comuna.

El fallo lleva la firma del juez Jorge Corradini, titular del Segundo Juzgado Civil de la provincia, y beneficia a Gabino Beningazza, un joven que ahora tiene 28 años.

La sentencia le impuso el pago de la indemnización a la tabacalera Massalin Particulares y solidariamente a Bendita Producciones, como organizadora del espectáculo público, y al Municipio de San Martín.

"Todos los que forman parte de dicho contrato de espectáculo público son solidariamente responsables frente a las víctimas por los daños que sufrieran tanto en su persona como en sus bienes al concurrir a dicho evento. Se suma aquí el hecho de que el daño es producido como consecuencia de una actividad de tipo recreativa y con fines de publicidad, que ofrece una de las empresas que participaron en el evento", consideró el juez.

"Quien montó el stand en donde se produjo el hecho es Massalin Particulares. La organizadora y la Comuna son solidariamente responsables, son garantes. Pero además hay que aclarar que la Municipalidad estaba cubierta por una aseguradora y también la compañía tenía seguro. Por lo tanto las aseguradoras responderán y si hay alguna diferencia para cubrir el monto total debería ser a cuenta de Massalin", informó el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Oscar González.

El funcionario subrayó que "Gabino debe cobrar y tiene que poder hacerlo lo antes posible", pero recordó que por disposiciones legales la Comuna debe apelar el fallo y que si debe pagar parte de ese monto, demandará a la tabacalera ya que era la responsable del stand donde ocurrió el accidente.

Se pasó 8 meses internado

Gabino era un joven de San Martín que estudiaba arquitectura en la Universidad de San Juan.
La tarde del 4 de diciembre de 2010, un sábado, fue con unos amigos al parque Agnesi. Allí se desarrollaba el festival General Rock, organizado por la Municipalidad. "Yo no voy a recitales. Pero esa tarde me junté con unos amigos para ir a tomar unos mates", recordó en su momento, cuando fue entrevistado por este medio.

Había mucha gente. Juventud, rock y decenas de puestos de todo tipo. Entre ellos estaba el stand de una marca de cigarrillos. Era muy llamativo. Era una colchoneta inflable. Los jóvenes se podían tirar sobre ella desde 50 centímetros de altura para sacarse una foto, cambiarle el fondo a la imagen y simular que se habían arrojado sobre una multitud de fans.

El joven Gabino se tentó y se tiró. Cayó de espaldas y se quedó inmóvil. "Yo supe inmediatamente que algo malo había pasado, porque no sentía el cuerpo. No sabía dónde estaban mis piernas y mis brazos. No perdí la conciencia. Entonces le dije a un amigo, Rodrigo Mateo, que llamara al personal de emergencias.

Los chicos pensaban que no era tan grave. Me preguntaban si estaba bien y yo les decía que no, que llamaran a los médicos. Por suerte estaba lúcido y eso fue muy importante para poder indicarles a los médicos qué sentía", relató el sanmartiniano.

Sin buscarlo, Gabino se había lastimado. Mucho. Se lesionó la quinta vértebra cervical y quedó cuadripléjico. Resultó ser una lesión medular incompleta. Fue llevado al hospital Perrupato y media hora después se lo derivó al Hospital Español, en Godoy Cruz.

Fue operado dos veces y se pasó 8 meses internado en la clínica San Andrés. Después siguió un tratamiento de rehabilitación ambulatorio que lo obligó a viajar diariamente desde San Martín hasta a Mendoza.

Después hizo viajes y tratamientos en Buenos Aires y pudo mejorar un poco su capacidad, pero el daño es irreversible, como en todos estos casos.

Qué especifica

El fallo judicial detalla que el monto de la sentencia se determinó por la incapacidad física del joven ($1.500.000), daño moral ($400.000), gastos médicos ($250.000), daño moral a la familia ($300.000) y costos de asistencia ($200.000).

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas