Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 31 de agosto de 2016

Qué promete Alejandro Gullé, que desde este jueves será el procurador

El pliego del nominado por Alfredo Cornejo fue aprobado por la UCR y casi toda la oposición política. Será el nuevo procurador general de la Corte.

El gran dato político de la semana y quizá del año en Mendoza emergió este martes en la Legislatura. La oposición peronista avaló por amplia mayoría al juez Alejandro Gullé para liderar, desde el Poder Judicial, la lucha y persecución contra el delito.

Las 34 bolillas blancas a favor del magistrado sobre un total de 35 (más cuatro ausentes), cedidas en sesión secreta por los senadores de la UCR y el PJ, legitimaron su nombramiento como nuevo procurador general de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza y también las profundas reformas en las fiscalías penales, que el propio Gullé anticipó en los medios y personalmente a los legisladores antes de la votación.

Con el pliego aprobado, Alejandro Gullé asumirá mañana al frente de la Procuración General, también llamado Ministerio Público, cuando jure en su puesto ante el gobernador y los miembros de la Suprema Corte.

En un escenario donde el gobernador Alfredo Cornejo recuerda a diario "la pesada herencia" que recibió de la gestión peronista para fastidio del PJ, el aval del Justicialismo a Gullé, hombre del riñón del mandatario y quien había sido nominado por este para remplazar al saliente Rodolfo González, fue toda una sorpresa, sobre todo porque a la UCR le alcazaba con los votos propios para aprobar la postulación y el PJ podía elegir una oposición testimonial.

Pero no fue así y quedó claro que Gullé se ganó, con su trayectoria y su impronta, el voto peronista.

Un hombre del PJ confió a Diario UNO: "Acá no hubo acuerdo con el radicalismo, los compañeros vieron en Gullé a un hombre de la Justicia, con una respetada trayectoria como magistrado, con una actitud abierta al diálogo, con una idea clara sobre cómo perseguir el delito y acelerar la labor judicial. Esto sumó a favor de él para que la mayoría votara por su designación".

Los cambios que promueve
En los últimos 20 días, el nuevo jefe de los fiscales del Poder Judicial, anticipó cambios profundos, entre ellos, la desaparición de Delitos Complejos y los "superfiscales".

Adelantó que las fiscalías investigarán por delitos y no por territorio. Una se focalizará en homicidios, otra en violencia institucional, otra en ciberdelito, otra en crímenes económicos y de la administración pública, otra en violencia de género, entre las principales.

También anunció dos fiscales generales adjuntos, que serán sus ojos y su voz en el territorio, en la trinchera de las oficinas fiscales.

Se pronunció a favor del endurecimiento de la prisión preventiva, que ya se votó por ley en contra de la puerta giratoria, y alentará los acuerdos de pena de prisión entre la fiscalía y las defensas, para evitar largos juicios, resolver con rapidez y asegurar que no haya impunidad.

La reforma que se viene
Alejandro Gullé también habló de la necesidad de que el Ministerio Público (así se le llama a toda la estructura de las fiscalías), que él encabezará como jefe de los fiscales, tenga absoluta autonomía.

Para eso, hace falta una reforma legal que ingresó ayer en la Cámara de Diputados y que no tendría mayores obstáculos para ser aprobada.

El subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino, llevó, en persona, el proyecto a la Legislatura, ya que esta reforma ha sido planificada desde la asunción por el equipo del gobernador Alfredo Cornejo.

El funcionario detalló los principales ejes de la reforma: "Proponemos que el Ministerio Público sea autónomo y autárquico. Esto es que tenga su propio presupuesto anual, que lo ejecutará el procurador".

Precisó: "Actualmente los fondos de la Procuración están dentro del presupuesto del Poder Judicial y el jefe de los fiscales, aunque tiene partida asignada, se la tiene que pedir a la Suprema Corte de Justicia".

"También –continuó D'Agostino– el proyecto habilita al procurador a nombrar fiscales adjuntos, figura hasta ahora inexistente".

"Lo más importante y novedoso –recalcó– es que la iniciativa obliga al Ministerio Público, es decir, al nuevo procurador Alejandro Gullé, a formular un plan de política criminal judicial que deberá reportar todos los años a la Comisión Bicameral de Seguridad, rindiendo cuentas de los resultados obtenidos con el plan anterior que se formuló".

Finalmente, "las Defensorías Oficiales de Pobres y Ausentes no dependerán más de la Procuración. Con otra ley, se creará el Ministerio Público de la Defensa, liderado por un defensor general", dijo D'Agostino.

Un nuevo tiempo judicial
El arribo de Alejandro Gullé al frente de la Procuración General de la Suprema Corte, como jefe de los fiscales, abre grandes expectativas a la clase política sobre los resultados que pueda mostrar el Poder Judicial en su diaria persecución y esclarecimiento del delito.

Arranca una nueva era después de más de 25 años de conducción de Rodolfo González. Arranca otro estilo, bajo nuevos conceptos jurídicos y donde se buscará obtener resultados rápidos y efectivos. Desde hoy la Procuración tomará más protagonismo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas