Mendoza Mendoza
lunes 05 de septiembre de 2016

Prueba para que los vinos del Este mendocino sean la base de un pisco chileno

Un caso concreto de vinculación se produjo entre representantes de bodegas chilenas y productores mendocinos.

El enólogo Walter Egea y el agrónomo chileno Miguel Pizarro Viera acordaron llevar adelante una prueba para elaborar el pisco en Chile con vino argentino. Pizarro llegó a Mendoza buscando proveedores de materia prima para la elaboración del pisco San Ramón. Hoy, variedades de vino argentino, como la torrontés, están en Chile, donde se hacen pruebas para dar el segundo paso. Hay variedades locales que fueron a Chile a modo de muestra.

Al respecto, el empresario chileno señalo: "Los vinos blancos del Este resultan atractivos para producir los piscos chilenos. A veces, por tiempo, trabajo y ahorro nos conviene comprar caldos de afuera.

El encuentro de los empresarios se produjo en la macro de la rueda de comercio e integración productiva impulsada por ProMendoza, ProChile y la Cancillería Argentina, entre otras organizaciones de los dos países, como la Fundación Ideal y Sofofa, la poderosa Sociedad de Fomento Fabril de Chile.

Ambas bodegas locales (Mi Estancia y Altillo Medrano) pertenecen al consorcio Cordón Andino, que reúne a cinco establecimientos. La organización comenzó contactos internacionales con Rusia y Chile. Este primer vínculo con un fabricante de pisco es oportuno, porque hay zonas de Chile que no cuentan con el volumen necesario de materia prima (vino) para destilar (pisco).

Además, el producto argentino resulta más barato: 30% a 40% menor con traslado incluido hasta el punto de elaboración. La base del pisco hoy serían los vinos blancos neutros y aromáticos y en las próximas vendimias los argentinos tendrían la posibilidad de elaborar vinos adaptados a las necesidades.

La función de ProMendoza

Junto a la Fundación Ideal, conformó un grupo de 25 empresas que representan a sectores productivos de la provincia: metalmecánico, vitivinícola, frutihortícola. Hubo una reunión en la embajada Argentina en Chile con Prochile y Sofofa. Juntos desarrollaron una prueba piloto con contrapartes del país vecino.

Este proyecto piloto resulta una experiencia que invierte la lógica de cómo se crea una política pública y tiene en cuenta las oportunidades del mercado y, mientras tanto, intenta salvar todas las barreras comerciales y fitosanitarias, de modo que las empresas noten la colaboración de las instituciones.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas