Mendoza Mendoza
domingo 11 de diciembre de 2016

Proyectan hacer una Andorra mendocina en alta montaña

El gobernador lo anunció en una entrevista exclusiva con Diario UNO. Ofertará en 2017 la explotación turística a grandes operadores del negocio desde Puente de Inca hasta Las Cuevas

Hallar un nuevo motor de desarrollo para Mendoza ha sido la preocupación de los últimos gobernadores provinciales. Alfredo Cornejo también está en esa búsqueda y ha decidido apostar a que el turismo de montaña y la energía sean las dos nuevas locomotoras del crecimiento doméstico.
No se trata de simples definiciones. El gobernador reveló sus planes en una entrevista exclusiva con Diario UNO: anunció que licitará en 2017 la explotación de la alta montaña a grandes operadores turísticos privados con el objetivo de que Mendoza se erija en la Andorra de Sudamérica.
Andorra es un principado, un diminuto Estado independiente cuyo tamaño es más chico que Maipú. Está ubicado entre Francia y España, su idioma es el catalán y es uno de los principales centros turísticos de invierno y de montaña de Europa.

Enclavado en Los Pirineos, a 2.000 metros sobre el nivel del mar, su geografía le permitió hacer del turismo su principal motor de desarrollo.

Andorra está poblada de centros de esquí, museos, negocios gastronómicos, centros comerciales y turismo recreativo para los visitantes.

–¿Cómo desarrollará el turismo a gran escala en alta montaña?
–Con inversiones privadas de riesgo. Estamos pensando en hacer una gran licitación de la zona norte, de todos los alrededores de Los Penitentes, Puente del Inca, Las Cuevas y el Aconcagua, para organizar un negocio que haga sinergia y aproveche las bondades que ofrece la montaña mendocina, que nunca estuvo bien explotada.

–¿Pero es posible o es una idea?
–Es totalmente posible, de hecho lo estamos estudiando y esta licitación sale o sale el año que viene. Queremos generar un ámbito rentable para organizar negocios de riesgo privado. Algo similar a lo que se montó por ejemplo en Andorra, un modelo así es el que creemos que tenemos que imitar.

–¿Qué buscarían desarrollar?
–Hoy tenemos pistas de esquí sin inversión, circuitos turísticos que no están explotados, hay que aprovechar la nieve y si no la tenemos porque no nevó, fabricarla para utilizar esas pistas, usar máquinas de nieve de primer nivel como las que operan hoy en Las Leñas, que son muy modernas. Queremos que se puedan aprovechar los paseos para hacer senderismo alrededor del Aconcagua, que es un imán natural por sí mismo.

–Es una apuesta muy fuerte.
–La montaña mendocina tiene una gran potencialidad que ha estado desaprovechada y creemos que se puede desarrollar un negocio alrededor del naturismo, el paisajismo, la nieve y la montaña que genere mucho empleo y crecimiento para la provincia.

–¿Y los intereses de los que hoy tienen emprendimientos en alta montaña?
–Debe ser un proyecto armonioso, que incluya a la gente de la zona que ya trabaja con el turismo, pero tiene que ser un negocio más grande que incluya a esas actividades que hoy se hacen con mucho esfuerzo. No tiene por qué ser en contra de ellos.

–¿Podrían ayudar a esos emprendedores a dar el salto para que se conviertan en esos grandes operadores que usted busca?
–No tienen suficiente apalancamiento y es muy difícil financiarlos. Hay que traer grandes jugadores que vengan a riesgo con sus inversiones y sumarlos a ellos. Pero antes hay que desarmar todo lo que se ha venido haciendo en el último tiempo. En el caso de los complejos de departamentos que hay en Los Penitentes, son un problema enorme acerca de la propiedad, del condominio. Hay que desarmar toda esa madeja que permita usar esa estructura y que sea reutilizable para invertir sobre el lugar y la nieve.

–¿Hay chances de que haya operadores interesados?
–Con este nuevo Aeropuerto, que nos va a duplicar la cantidad de vuelos por día como también el flujo de pasajeros y conectar con vuelos directos a otras ciudades del mundo, sí hay. Hay varias aerolíneas interesadas en operar directo a Mendoza.

–¿Cree que el turismo y el de montaña podrían ser un motor de desarrollo como lo ha sido la industria del vino?
–Ya no basta con un motor de desarrollo único. Necesitamos varios, por eso queremos convertir también a Mendoza en un polo de generación de energía.

–¿De qué manera?
–Reactivando la presa de Los Blancos y que se licite Portezuelo del Viento, más los siete proyectos de energía alternativa que ya tenemos, de los cuales seis son solares y uno eólico.

–¿Pero esos proyectos hace años que se anuncian y no arrancan?
–Con Portezuelo nos gustaría que se licite este año; el Gobierno nacional ya anunció en Malargüe que lo iba a hacer. Para nosotros es muy importante, porque esta represa es dos veces y media el dique Potrerillos y además Mendoza va a poder cobrar la energía que genere allí.

–¿No depende de lo que diga La Pampa, que consiguió cierto apoyo del presidente Mauricio Macri?
–Creo que el Presidente está un poco presionado por La Pampa pero el proyecto no está condicionado a lo que ellos digan. Macri quiere un acuerdo que satisfaga a esa provincia pero no es fácil porque físicamente no se puede cumplir porque no hay agua suficiente.

–¿Y Los Blancos?
–Uno de los miembros de la UTE (unión transitoria de empresas) que consiguió la preadjudicación de la obra se presentó en quiebra y estamos esperando que reordenen la sociedad. Macri me preguntó cómo estaba ese tema y si quería que él llamara a una nueva licitación pero le dije que no. Vamos a esperar que ellos cambien los socios y luego deberán salir a conseguir recursos para la obra.

–A pesar de esto, ¿igualmente lo tiene en sus planes?
–Es que si conseguimos que estos proyectos arranquen, van a generar muchísimo empleo. Portezuelo demandará entre 2.000 y 2.500 puestos de trabajo directos, Los Blancos 2.000 directos e indirectos y los proyectos de energía solar y el de energía eólica unos 3.000 empleos directos e indirectos. Incluso si lográramos reactivar el proyecto de Vale (la mina de sales de potasio de Malargüe) generaría 800 puestos de trabajo más.

–¿Aunque lo de Vale está verde?
–Sí, está verde, ese es el término correcto para definir la situación de la minera.

–¿Qué otros proyectos hay para 2017?
–En vivienda tenemos un déficit muy alto y cada vez es más caro construir. Hay varios convenios firmados con la Nación en la que ésta pone el 66% y nosotros el 34%. Igual ocurre con las redes de agua y cloacas. Vamos a priorizar estas obras porque son las que más empleo generan de forma intensiva. También vamos a licitar en marzo toda la red semafórica del Gran Mendoza. Aunque en los últimos año se ha ido renovando, no hay controladores. Y por otra parte tenemos previsto planes específicos para mejorar el parque General San Martín y el Parque Cívico (en Casa de Gobierno).

gestion.jpg

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas