Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 05 de junio de 2016

Presentar el buzo de 5º año, un ritual con innovaciones descontroladas

Los estudiantes de las secundarias suelen cortar las calles para mostrarles a todos su particular indumentaria.

Plaza Independencia a las 7.45 del jueves. Un automovilista se trenza a los insultos con un colectivero sobre Patricias Mendocinas y Peatonal, de Mendoza. Los conductores de atrás reprueban con bocinazos. El tránsito avanza hasta Rivadavia y se vuelve a frenar. Ahora son los alumnos de 5º del Colegio Normal Tomás Godoy Cruz, que cortaron la calle para presentar su buzo. Los insultos de los conductores escalan en espiral. Pero los chicos no se dan por aludidos: están compenetrados en el ritual del último año de la secundaria.

Esta liturgia, que se enraizó en las escuelas durante los últimos años, muestra ribetes cada vez más llamativos.

En el Normal, por ejemplo, ya ni siquiera ingresan al establecimiento el día que presentan el buzo de egresados. Directamente, se instalan en la vereda para desplegar su puesta en escena, que incluye pirotecnia, pintadas y cánticos.

"Hace un mes convocamos a una reunión de padres de los estudiantes de 5º año por el acto de colación y la presentación de los buzos. Asistieron pocos y allí les avisamos que la institución no se hace responsable por el daño que sus hijos pueden sufrir fuera de la escuela", dijo Luis Nemes, director del Normal.

"En colegios de otros departamentos tienen la misma problemática. Sabemos que en algunos casos hay agresión verbal de los que presentan la campera a los otros quintos. Y eso no suma a la convivencia porque los agredidos suelen redoblar la apuesta", agregó Nemes.

De las ocho promociones del Normal, una sola optó por hacer la presentación dentro del establecimiento.

"Hay un curso que no se va a sumar. La va a hacer adentro, parece. No nos informan oficialmente, pero eso es lo que creemos. Y a ellos les vamos a dar las facilidades, por ejemplo, prestándole el equipo de audio y algunos espacios físicos para que hagan una coreografía. Las presentaciones deberían hacerse dentro del colegio, sin transgredir ciertas normas", recalcó Nemes.

El Colegio Universitario Central (CUC), por ejemplo, acostumbra a presentar el buzo dentro del establecimiento. "Nos juntamos en una casa a tomar un poco de alcohol y al otro día, todos al colegio. La presentación duró unos 20 minutos", contó Lucía, 17 años, alumna del CUC.

En el Martín Zapata, también se juntan a hacer la previa la noche anterior a la presentación en la casa de algún compañero.

"El buzo lo presentamos dentro del colegio. Buscamos una temática, bailamos y cantamos canciones que el curso crea. Hay un recreo de baile y otro de cantos", contó Fernando, de 17 años, alumno del Zapata.

Un presupuesto
El valor de los buzos aumenta año a año al igual que los motivos.

Para las promociones de 2016, el precio rondó los $700.

"Nosotros somos 30 en el curso y cada uno puso $150 para comprar bebidas y las cosas que usamos para presentar el buzo", agregó Lucía.

También comienza a verse en las escuelas primarias
La presentación de buzos también alcanza ahora a las escuelas primarias. Los que están por egresar, o sea los alumnos de séptimo grado, mandan a hacer las prendas para que les queden de recuerdos y cuando están listas, se realiza la presentación.

La diferencia con la secundaria es que la movida no se hace fuera del establecimiento escolar, tampoco hay previa y mucho menos ingesta de alcohol. En la primaria los chicos cuentan para esto con la colaboración de los padres y de los docentes para la organización del acto de presentación que, por supuesto, debe contar con la autorización del director o la directora.
Fuente:

Más Leídas