Mendoza Mendoza
jueves 19 de mayo de 2016

Preocupación y alarma: un alumno de sexto grado fue a la escuela con un cuchillo

Aparentemente tenía problemas con otro estudiante. Ocurrió en la mañana de este jueves en un establecimiento escolar de Alvear.

Una inmensa luz de alarma se encendió en la mañana de este jueves en una escuela primaria alvearense.

Un niño de 12 años ingresó al establecimiento escolar con un arma blanca porque aparentemente tenía problemas con otro alumno.

El incidente ocurrió en la escuela 70 Capital Federal de ciudad durante el turno mañana y fue confirmado por el comisario Antonio Cáceres, jefe de la policía alvearense.

"Se dio aviso que un menor había ingresó con un arma blanca a un establecimiento escolar. Tenía una hoja de 12 centímetros de largo", afirmó el jefe policial.

Compañeros del jovencito descubrieron el cuchillo de cocina cuando estaban en el baño del colegio y salieron corriendo a dar aviso a la maestra.

De inmediato la docente y directivos de la escuela le retiraron el arma blanca y convocaron a la madre como también a la policía.

Según trascendió, el niño había tomado la decisión de asistir a clases con el cuchillo para resolver un problema que mantenía con un alumno pero de séptimo grado.

Como primera medida, no se aplicará una sanción que implique la suspensión con lo cual seguirá concurriendo a clases, sin embargo aclararon que entre las condiciones impuestas debe comenzar un tratamiento psicológico.

"El martes tiene que asistir a la primera consulta", agregó el jefe de la Policía.

Drama familiar

El menor que sorprendió a propios y extraños al asistir a la escuela Capital Federal con un inmenso cuchillo de cocina tiene una historia de vida compleja y a lo largo de su infancia tuvo varios golpes difíciles de superar.

De pequeño fue entregado a una familia cuidadora que con el paso de los años consiguió la adopción. El amor de los padres del corazón le brindó la contención que necesitaba hasta que se presentó la oportunidad de conocer y entablar una relación con la madre biológica. Lo que fue una alegría en principio en poco tiempo se transformó en el primero de los golpes, la mujer falleció.

Al amparo y protección de la familia adoptiva, el pequeño siguió adelante pero poco tiene después se presentó otro sacudón en su vida, la pérdida del padre adoptivo.

Pese a conflicto que desató en la escuela y los dramas familiares que lo anteceden, el niño de 12 años no estaría etiquetado como alguien problemático.
Fuente: UNO San Rafael

Dejanos tu comentario

Más Leídas