Mendoza - Mendoza Mendoza
sábado 19 de agosto de 2017

Por los aprietes a docentes recalcan que la educación sexual es una ley

La DGE advirtió en una circular de que la enseñanza sexual en las escuelas es obligatoria y que si los directores no cumplen con ella, infringen la normativa. Hoy marchan en Malargüe contra la 26.150.

Tras una semana de aprietes y llamados telefónicos intimidantes a docentes de Mendoza y directivos en distintos puntos de la provincia para que no den clases de educación sexual en las escuelas, y mientras se anuncia para hoy una marcha en Malargüe contra la ley que ordena estos contenidos, convocada por organizaciones religiosas, la DGE (Dirección General de Escuelas) emitió ayer la circular Nº07 en la que les recuerda a todos los directores escolares, que en su condición de funcionarios están obligados a cumplir con lo que dispone Ley de Educación Sexual Integral 26.150.

El documento –aclara la DGE– no es una advertencia hacia las autoridades escolares, sino un instrumento para frenar los embates de padres y grupos religiosos que buscan evitar que se dé la enseñanza programada a los alumnos.

La circular les permitirá a los directores mostrar un papel con una orden emanada de la DGE a quienes se quejen. A la vez, en la misma se avisa que si el docente tiene algún inconveniente para el dictado de la clase, debe comunicarlo al supervisor para que el gobierno escolar arbitre las medidas para garantizar la enseñanza.

En la misma circular, la DGE da cuenta de que "docentes y directivos reportan con frecuencia acciones por parte de agrupaciones civiles y religiosas para impedir actividades en el marco de la educación sexual integral en las escuelas".

Luego, el documento resalta que ante estas situaciones, "se recuerda a los directores de los establecimientos educativos que, como funcionarios, tienen la obligación de aplicar la ley, en este caso la 26.150, y garantizar que se aborden las temáticas de la educación sexual integral".

Estos episodios de amedrentamiento que se tradujeron en algunos reclamos, discusiones personales y advertencias elevadas de tono a los docentes, no ocurrieron sólo en Malargüe, donde está el grupo religioso de católicos y evangélicos más combativo y que en conjunto se opone a la aplicación de la ley.
También el gobierno escolar recibió reportes con situaciones parecidas e incómodas para los maestros en San Rafael, General Alvear y en menor medida, en otros departamentos de la provincia.

"El silencio no es salud"


Por eso ayer, la DGE salió a marcar la cancha ante cierto estado de crispación y reclamo que se viene generando, que se disparó a principios de julio, cuando un sacerdote malargüino alentó a la comunidad "a tomar las armas" para frenar la educación sexual escolar.

La subsecretaria de Gestión Educativa, Mónica Coronado, fue tajante ayer al remarcar: "El primer mensaje (con esta circular) es que quienes están en contra no se pueden meter a dirigir qué se enseña o no en las escuelas".

La funcionaria calificó "muy preocupante estas interferencias" y aseveró: "Impedir la educación sexual es no cuidar a los chicos".

Coronado recalcó: "El silencio no es salud, es el lugar donde surgen cosas que a los chicos les hacen daño".

Destacó: "La enseñanza es necesaria para proteger a niños y adolescentes de abusos sexuales".
Incluso señaló: "En la mayoría de las clases con niños, niñas y adolescentes surge que algunos de ellos han sido víctimas de abuso sexual, en la calle, en el colectivo y a veces en el ámbito intrafamiliar, situaciones que nosotros denunciamos de inmediato".

La funcionaria recordó una clase sobre educación sexual que dio en un sexto grado, cómo en un papel, una niña preguntó: "¿Cuando mi tío me sienta en la falda y se endurece, qué hago?".

Por situaciones inquietantes como estas y otras, propias de la vivencia de los chicos a diferentes edades, en la casa y fuera de ella, es que Coronado recalcó: "Tener la información correcta es un derecho de los niños".

Explicó: "A los de nivel inicial (4 y 5 años) se les enseña el autoconocimiento, cuándo una caricia es correcta y cuándo no, que nadie debe tocarlos en determinadas zonas del cuerpo y que hay secretos buenos, pero también secretos malos que no deben ser ocultados".

Exclamó: "Evidentemente no les enseñamos a los niños de primaria la mecánica del acto sexual, ese es un tema de secundaria".

Enfatizó: "Hay una confusión en los grupos religiosos que se oponen, porque creen que la enseñanza se centra en la genitalidad y es todo lo contrario". Explicó: "En todos los colegios privados religiosos se está enseñando educación sexual sin problemas".

En la circular de la DGE, se recuerda que la educación sexual está contemplada en la Convención de los Derechos del Niño y que según la OMS (Organización Mundial de la Sadud) una de cada cinco niñas y uno de cada 13 niños en el mundo son víctimas de abusos.
Fuente:

Más Leídas