Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 05 de julio de 2016

Por la crisis, muchos comercios deciden mudarse antes de cerrar

Junio ha sido el peor mes del año. Las ventas cayeron 11%, más que a nivel nacional. Radiografía de las razones.

Junio ha sido el peor mes del año para el comercio de Mendoza, porque las ventas cayeron 11% en comparación con el mismo mes del año pasado. Para sobrevivir, muchos se han mudado a locales más baratos, aunque no se ha producido cierre masivo de comercios, según los datos del registro de altas y bajas que lleva la Municipalidad de Mendoza.

El adelanto del informe que hace todos los meses la Federación Económica de Mendoza (FEM) marca que la baja en las ventas de los comercios arrojó el peor resultado del año; incluso más bajo que el promedio medido a nivel nacional, que fue del 9,8% en el mismo mes, y en comparación con junio del año pasado.

Esta tendencia se ha mantenido durante todos los meses de este año cumpliendo con la curva que marca que cuando al país le va bien, a Mendoza le va un poco mejor, y cuando a nivel nacional los números son negativos, a Mendoza le va peor. La matriz productiva de Mendoza, muy ligada a las exportaciones, es el principal factor que incide en este ritmo económico.

Este resultado, no obstante, aún no ha derivado en el cierre masivo de comercios. Según el registro de baja y altas de la Dirección de Industria y Comercio que tiene Capital, entre enero y el 15 de junio se cerraron 210 comercios y se abrieron 452.

"La movilidad comercial es habitual. Pero en este período lo distintivo es se produjeron muchas altas sobre todo en el rubro gastronómico", analizó la secretaria de Gobierno de la Municipalidad, Natacha Eisenchlas.

"Este ha sido un rubro muy activo, que evidentemente se considera redituable. Durante este período también se ha registrado mucha movilidad en el rubro de quioscos y minimarkets", amplió la funcionaria.

El hecho de que la caída en el consumo no haya provocado cierre masivo de comercios se explica en el nivel de expectativas. Este primer semestre ha sido duro y las cifras de caída en las ventas así lo marcan, pero los comerciantes resisten pensando en que los meses venideros serán mejores.

Tasas
Otra muestra de que el agua no llegó al cuello aún en los comercios es que no se ha registrado mora generalizada en el pago de tasas de comercio. Eisenchlas expresó que no hay retrasos en los pagos, más allá de los números habituales.

Si la crisis fuera más profunda o más prolongada, como ha ocurrido en otros períodos económicos, el pago de las obligaciones tributarias se empieza a quebrar y las arcas municipales reciben menos fondos. Hasta ahora eso no ha ocurrido, de acuerdo con los registros que lleva la Capital.

El gerente de la FEM, Maximiliano Gabrielli, también coincidió con el panorama trazado por la secretaria de Gobierno capitalina. "Hoy los comercios venden poco, pero tienen la expectativa de que las condiciones económicas mejoren y se aferran a eso para evitar el cierre o para despedir empleados".

"No se han producido cierres masivos, porque de lo contrario el Centro de Empleados de Comercio ya hubiera salido a hacer advertencias. Las pymes y los comercios están aguantando hasta que las condiciones mejoren. Despedir empleados resulta caro y desprenderse de mano de obra formada termina siendo una complicación para los pequeños comerciantes. Por eso apuestan a resistir", analizó.

Como alternativa para amortiguar la caída en las ventas, algunos comercios se mudan de local para pagar más alquiler. Salen de las arterias más caras y se mudan a locales más chicos o ubicados en zonas más económicas. De esta manera abaratan un costo fijo inflexible del que no pueden prescindir, como es el alquiler, explicó Gabrielli.

La pelea para subir
En un intento por suavizar la caída en las ventas los comercios del centro han recurrido a todas las estrategias de seducción que tienen aceitadas los shopping para atraer clientes.

Tienen acuerdo cerrados con varias tarjetas de crédito para ofrecer descuentos; hacen promociones especiales para los días de ventas claves como el Día del Niño, del Padre o de la Madre. Inclusive hacen sorteos y ofrecen regalos extras para estimular las ventas.

De esta manera luchan cuerpo a cuerpo contra los centros comerciales e inclusive con los supermercados. Tienen como ventaja la mayor diversidad de marcas y productos, lo que permite encontrar una oferta de precios mucho más amplia de la que ofrecen los shopping.

Como desventaja tienen el estacionamiento, que es escaso y pago.

La "fuga" de compradores a Chile, otro factor que retrae la venta en Mendoza
Otra realidad que atenta contra la ventas viene de Chile. Los precios del otro lado de la cordillera se han convertido en un atractivo que mueve a mendocinos en masa.

Los comercios del centro de Mendoza han advertido este cimbronazo, reconocido por las autoridades de la FEM, e inclusivo voceros de los supermercados que tienen presencia en Mendoza también.

Hay sucursales de cadenas de supermercados que han registrado baja en las ventas en productos de línea blanca, electro, indumentaria y calzado.

Es decir venden menos de este tipo de productos en comparación con las sucursales instaladas en otras provincias, por el efecto de la fuga de compradores mendocinos que cruzan la cordillera.

-Altas y bajas. Según los datos proporcionados por la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de de Mendoza, entre enero y el 15 de junio se dieron de baja 210 comercios, y se les tramitó el alta a otros 452.
-Perfil. La mayor movilidad se da en el rubro gastronómico y en rubro de quioscos, drugstores y minimercados. El rubro indumentaria resiste la baja en las ventas y confía en una pronta mejora.
Fuente:

Más Leídas