Mendoza - DGE DGE
miércoles 23 de agosto de 2017

Piden que se creen jardines maternales en los terciarios

En Mendoza, hay 27 terciarios y sólo dos cuentan con guarderías infantiles. Otros tres tienen convenios especiales.

La noticia de un niño durmiendo en el banco de un colegio secundario en Entre Ríos, siendo acunado por el profesor de una alumna mientras ella estudiaba, se viralizó en las redes sociales.

Sobre este tema, la subsecretaria de Planeamiento Educativo de la DGE, Mónica Coronado, escribió en su cuenta de Facebook: "He sostenido en clase a muchos niños de mis alumnas o los he visto dormir en sus carritos en clases o cursos. Y digo alumnas porque 'estudiantes' no da cuenta de que son ellas las que se hacen cargo en la mayoría de los casos y los llevan porque no tienen con quién dejarlos, solo por eso. Con gusto los dejarían en casa, si tuvieran ayuda".

Y continuó: "Y los profes las ayudamos porque no hay polémica, hay solidaridad. Mi hijo alguna vez estuvo conmigo en alguna clase o en alguno de mis trabajos haciendo la tarea porque estuve en la misma situación. Solo una sociedad niñofóbica los considera un estorbo".

La anécdota viene al caso porque en la Cámara de Diputados de Mendoza, un proyecto para crear jardines maternales en los terciarios está cajoneado hace un año en comisiones.

La iniciativa fue presentada en setiembre de 2016 por la diputada del FIT Cecilia Soria y puede convertirse en ley, puesto que la DGE realizó un informe positivo al respecto de esa posibilidad.

Es más, dio datos concretos: en Mendoza, de 27 terciarios de gestión estatal, sólo dos cuentan con jardín de infantes propio; mientras otros tres tienen un convenio para que los hijos e hijas de sus alumnas puedan ser cuidados mientras ellas cursan. Sin embargo, la idea sigue en carpeta. Aquí algunos de los argumentos de por qué no se trata en la Cámara Baja.

Según explicó Soria, el proyecto surgió de la propia necesidad de las alumnas. "El año pasado recorrimos muchos terciarios difundiendo temas que tenían que ver con la prevención de la violencia de género. Y las mismas mujeres que cursaban lo planteaban como una necesidad. La realidad es que muchas estudiantes abandonan después del primer cuatrimestre porque no tienen con quién dejar a sus hijos e hijas", subrayó la legisladora.

El punto es que el derrotero del proyecto en la Casa de las Leyes se complicó. Así explicó el diputado Lautaro Jiménez, también del FIT, la situación. "Cuando lo presentamos, se decidió que pasara por tres comisiones: Educación –salió con un despacho positivo, apoyado por el dictamen de la DGE–, luego pasó a Obras Públicas –está varado– y una vez que logre salir de esta instancia, tendría que ser evaluado por Hacienda y Presupuesto. Por qué no sale de la comisión de Obras, es parte de otra discusión".

Argumentos de la demora
Consultado acerca de por qué no se trata esta iniciativa, el diputado Jorge Sosa (UCR), director de la Comisión de Obras Públicas, explicó que la política que tienen en la comisión que dirige, con los proyectos que implican construcción o reparación de algún edificio –escuelas, o jardines de infantes, por ejemplo– es convertir estas iniciativas en proyectos de resolución. "Hablamos con los autores y les sugerimos que en lugar de una ley realicen una resolución, un 'vería con agrado' que la DGE o el Ministerio de Obras Públicas realizara la obra, porque nos pasa que los proyectos no salen porque no cuentan con el presupuesto necesario", manifestó el diputado.

El punto es que los legisladores del FIT no quieren hacer este cambio. "Nosotros no estamos planteando solamente la construcción de uno o más edificios. Lo que queremos es que se garantice un derecho y esto es que la condición de maternidad no sea impedimento para que una estudiante pueda seguir una carrera", sentenció Jiménez.

Y agregó que, con intención de que no se trabara por el tema del financiamiento, ellos dejaron el punto de la implementación en manos de la DGE, porque hay muchos terciarios que tienen aulas vacías en las que puede funcionar una guardería infantil y también –según señaló Soria– en muchos de estos terciarios se estudia para maestra de Nivel Inicial, entonces sería una forma de realizar prácticas para las futuras docentes. En síntesis: el proyecto es amplio y flexible. Podría adaptarse fácilmente a los recursos con los que cuenta el Estado, dicen.

Habrá que esperar para ver si logra pasar la prueba de comisiones y ser debatido en el recinto, para seguir su camino al Senado y convertirse en ley.

fit.jpg

Fuente:

Más Leídas