Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 10 de mayo de 2016

Persiste el desorden en las calles de la Casa de Gobierno de Mendoza

Hace dos meses comenzaron a multar a los que se estacionaban mal en esa zona y hoy la situación es la misma.

La cosa funciona a medias. En la gran manzana que rodea a Casa de Gobierno de Mendoza no se estacionan tantos autos como hace dos meses, cuando de un día para el otro comenzaron a multar a los que lo hacían en línea amarilla, pero tampoco se fue a fondo con la decisión del gobernador Alfredo Cornejo de prohibir terminantemente dejar el vehículo estacionado en esas calles.

Tampoco se instrumentó el estacionamiento medido. Y algunos cuidadores siguen trabajando en la zona mientras la policía sigue colocando multas sin un patrón de tiempo y espacio definido. La cosa, como se dijo, funciona a medias.

Los mismos conductores reconocen que no hay una decisión clara y en general están en contra de que les impidan estacionar.

"Que dejen hacerlo o que pongan estacionamiento medido. Pero yo hace 35 años que dejo el auto acá y no quedan otros lugares para buscar. Las playas están llenas. Venimos hasta acá a trabajar o a hacer trámites", dijo Sergio Di Rocco, de 60 años, quien pasa todas las mañanas por Casa de Gobierno a dejar tortitas.

Lo cierto es que las calles que circundan a Casa de Gobierno están, en su mayoría, demarcadas con la línea amarilla. Por momentos no hay autos estacionados y de a ratos sí.

Lo curioso es que no bien se cruza alguna de esas calles, en la cuadra siguiente los autos se estacionan a la derecha y a la izquierda.

Eso llama la atención, porque aunque se cumpliera a rajatabla la disposición de Gobernación, la congestión vehicular seguiría. En otras palabras: si ningún vehículo se estacionara alrededor de Casa de Gobierno, el caos se desataría cruzando la calle, donde no se respetan desde hace años las señales viales como carteles de prohibido estacionar o líneas amarillas.

Allí la policía no restringe el estacionamiento. Aunque si quisiera podría hacerlo. Por eso es que los mismos cuidacoches apoyan hacer un estacionamiento medido.

Eso les ayudaría a conservar el trabajo y los clientes tendrían un lugar en donde dejar el vehículo, a pesar de que les saldría mucho más caro, ya que en ese sitio no imponen una tarifa. Es a voluntad del conductor.

Hay un pedido que continúa sin respuesta
Matías Magallanes (29) es uno de los pocos cuidacoches que quedaron en la gran manzana de Casa de Gobierno. Hace ocho años que trabaja en la zona y lo hace de lunes a viernes de 7.30 a 15.

Como tiene una mujer y tres hijos que mantener no puede perder el trabajo de cuidacoches que tiene ahora.

No bien la Policía Vial comenzó a multar hace dos meses, él decidió presentar un pedido a Gobernación en el que propuso instalar un sistema de estacionamiento medido. Pidió, en su defecto, hacer una cooperativa para que los trabajadores de la zona administren los estacionamientos.

Allí admitieron que recibieron ese pedido, pero lo derivaron a la Municipalidad de Mendoza, argumentando que el tema no era de su competencia. Desde el Municipio aseguraron que ellos no habían recibido ninguna solicitud hasta el momento.

Matías habla en nombre de una serie de trabajadores de esa zona que tienen una relación con otra larga serie de clientes. La pregunta clave es: ¿qué van a hacer esos cuidacoches si dejan de recibir los pocos ingresos que tienen cuidando autos en ese lugar? Ellos responden que la comida a su casa la tienen que llevar, y que lo único que quieren es trabajar. Pero que si no es de eso es muy complicado encontrar otro trabajo cuando se tiene 45 años como Pedro Arce, otro cuidador de vehículos.

"Es algo incoherente lo que quieren hacer. Los clientes confían en nosotros, el lugar es necesario y necesitamos el trabajo para comer", afirmó Magallanes.

casa-de-gobienro.jpg

Fuente:

Más Leídas