Mendoza Mendoza
miércoles 19 de octubre de 2016

Perpetua para los cuatros acusados de matar al policía Funes en el Perrupato

Jonathan Funes (25) fue asesinado en febrero de 2015 mientras custodiaba a un preso internado. Los cuatro sospechosos fueron condenados por el cargo de homicidio agravado.

A más de un año y medio del crimen, fueron condenados este miércoles en San Martín los cuatro acusados por el homicidio de Jonathan Funes, el auxiliar de policía que fue muerto de un disparo en la siesta del 14 de febrero de 2015, mientras custodiaba en una de las salas del hospital Perrupato a un peligroso delincuente que había sido operado por un balazo en el abdomen recibido en esos días durante un enfrentamiento con la policía.

El juicio se llevó adelante en la sala uno de los tribunales de San Martín. Los condenados son Cristian Oscar "Pirincho" Tapia (35), que es el preso que fue liberado; Javier Carnevalini (42), quien según la investigación disparó sobre Funes; José Bustos Silva (49), que hizo tareas previas de inteligencia, y Jordan Tapia (23), alias "Poroto", que es hermano de 'Pirincho' Tapia.

El crimen ocurrió en la siesta del 14 de febrero de 2015, pocos minutos después de las 14:30, cuando faltaba menos de media hora para que Jonathan Funes dejara ese recargo de guardia y se fuese a su casa, donde lo esperaban su mujer y su hijo, de un año de vida.

A esa hora, tres delincuentes bajaron de un Honda Civic que había estacionado en la guardia del Perrupato y sin disimular las armas, caminaron por los pasillos hacia el área de cuidados intermedios, donde Funes custodiaba la cama de Cristian 'Pirincho' Tapia (35), un ladrón con graves antecedentes, entre ellos un intento de homicidio cometido en las semanas previas.

La banda llegó a la puerta de la sala 34 y entró a la habitación; sin darle tiempo a nada, Jonathan Funes recibió un disparo en el pecho: la bala ingresó a la altura de la tetilla derecha, perforó un pulmón y el bazo.

En la habitación había otros dos pacientes además de Pirincho Tapia, que estaba en el baño cuando entraron sus secuaces a buscarlo. Mientras Funes se desvanecía en el suelo rodeado por un charco de sangre que comenzaba a crecer, los delincuentes ayudaron a Tapia a salir del lugar, caminaron hacia la guardia y abandonaron el hospital a bordo del Civic.

Los médicos llevaron a Funes a la sala de operaciones donde fue intervenido, pero pasadas las 18 de ese mismo día dejó de existir. El joven policía había ingresado a la fuerza solo cinco meses antes: "No tenía trabajo, su novia esperaba un bebé y por eso se metió a policía porque era la manera más rápida de tener un sueldo", contó un familiar del muchacho.

La investigación del caso quedó en manos de la fiscal Florencia Díaz Peralta, que ayudada por la gente de Investigaciones y la declaración de un testigo protegido logró detener en menos de una semana a cuatro personas, entre ellas Pirincho Tapia, a quienes acusó por la muerte de Funes y procesó por el delito de homicidio agravado.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas