Mendoza - Mendoza Mendoza
lunes 04 de septiembre de 2017

Pascual Porco: "Sólo me falta peinar a Susana Giménez"

Pascual Porco está al frente de la peluquería del mismo nombre que nació en 1934. Pronto sumará un nuevo local en Arístides Villanueva. "Sólo me falta peinar a Susana Giménez", dice el estilista.

Se lo conoce como "el peluquero de las reinas de la Vendimia". Pero, en realidad, Pascual Porco es, al mismo tiempo, eso y mucho más. Su nombre, su marca, ya es sinónimo de estilo, elegancia y refinamiento en la provincia.

"Pronto vamos a cumplir 100 años dedicados a la belleza mendocina", resalta mientras atiende a Diario UNO en su local de La Barraca. La peluquería que fue fundada en 1934 por su padre (un barbero italiano que llegó al país en una de las tantas oleadas de inmigrantes) y que luego consolidó, hoy bajo su tutela se encuentra en pleno proceso de expansión.

Porco se siente a las anchas en este local donde en una vitrina exhibe antiguas herramientas como las que se usaban en las viejas barberías. Entre otros llamativos elementos, se puede apreciar un peine de la época de Luis XV. "En este local si bien el cliente puede hacerse el corte que quiera, tenemos el acento puesto en lo hipster", resalta el peluquero. Eso sí: enseguida aclara que "en un tiempo esto muere y cambia todo".

Embed

–¿Vos decís Pascual que la onda hipster se termina en poco tiempo?
–Sí (se ríe). La onda hipster, que es lo que está pegando desde hace varios años, va camino a desaparecer. Si bien no va a desaparecer del todo, se viene una onda más formal que es muppies. Algunos hombres que se sienten cómodos con su barba van a seguir con ella, pero muchos otros van a incursionar en algo nuevo. Ahora se viene una onda muy similar a la que usaban los chupines, sombreros, sacos cortos, pantalones largos a la altura del tobillo, y cortos con sacos, con cortes de pelo más variados.

–¿Cómo hacés para estar actualizado en cuanto a modas y tendencias?
–Viajo constantemente por America y a Europa y busco similitudes y diferencias entre lo que se hace allá y lo que hacemos acá. Las modas cambian y, en Pascual Porco, nuestra obligación es incorporar para nuestros clientes las opciones estéticas que encontramos en otros lugares del mundo.

pascual-porco-2.jpg
Pascual Porco.
Pascual Porco.

–¿Cuál ha sido el secreto para permanecer tanto tiempo en el mercado?
–Tesón, constancia, dedicación, perseverancia y firmeza. La peluquería siempre nos funcionó para nosotros porque es un negocio familiar. En la sucursal de Godoy Cruz trabaja mi familia. Allí están mi esposa Pupy y mí tres hijos ( Pascual Ringo, Nicolino y Tonino) atendiendo al público femenino y masculino. En ese local todavía tenemos los sillones con los que comenzó mi padre en esta profesión y con los que comencé yo. Todos nuestros locales son unisex, en todos atendemos a hombres y mujeres con la misma dedicación. Además, nos esmeramos en tener locales distintivos, que están equipados con wi-fi, aire acondicionado y música ambiental, entre muchas otras comodidades.

Embed

–¿Esta es la única clave de tu éxito?
–También es fundamental tener tu local propio. En este momento tenemos cuatro locales y estamos pronto a inaugurar otro en Arístides Villanueva, que estará a cargo de uno de mis hijos. Yo reparto mi tiempo estando en todos los locales. En la actualidad, entre todas las peluquerías, tenemos un grupo de trabajo conformado por más de 25 personas.

–¿Vos formás a tus peluqueros?
–Sí. Todos mis peluqueros tienen que aprender los secretos que nosotros les brindamos a esta profesión como yo los aprendí de mi padre. Tener la cantidad de clientes que tenemos nosotros hoy nos facilita la capacitación permanente de nuestros peluqueros en relación a los diferentes cortes y tipos de cabellos que existen. El color, el crecimiento y el grueso del cabello son todos diferentes en cada persona. El cabello es como la huella digital: es único y distinto a los otros. Un peluquero no es sólo aquel que aprendió a usar una máquina, cortar el pelo es un arte. Si hablamos de barberos solo quedan unos pocos que ya tienen elevados años, pero hoy aparecen muchos y nuevos barberos con muchas ansias de igualar esa leyenda, hay mucho por recorrer.

–¿Hoy en este rubro la competencia es más fuerte que en años anteriores?
–Sí. Pero todas las peluquerías tienen un alza, su momento. Y después se caen. Este negocio está muy relacionado con la moda, con las tendencias. Nuestra propuesta es que tenemos constancia en lo que hacemos. Todos los días estamos pensando en que es lo nuevo que podemos hacer, cómo podemos sorprender a nuestros clientes. Además, quienes nos eligen disfrutan de la experiencia de venir a Pascual Porco. En nuestros locales, Barraca, Arístides y Casa central además de cortarse el pelo o la barba o peinarse, se puede tomar un trago o una cerveza mientras se espera a ser atendido, se puede disfrutar de nuestros espacios. Nuestros clientes tienen empatía entre ellos y con el ambiente que generamos entre todos.

–¿Cuál es el target de tus clientes?
–Nuestros clientes son, mayoritariamente todos y también aquellos que están en la movida mendocina. Hay un target de gente importante que nosotros atendemos, como así también a personalidades que llegan desde Buenos Aires. Este es el caso, por ejemplo, de Mirtha Legrand, entre muchas otras figuras. Para nosotros es muy importante que nos elijan celebridades como estas.

–¿Te sentís el rey de los peluqueros?
–No, de ninguna manera. Ese es el gran problema en esta profesión, el ego que tienen algunos estilistas. Hay peluqueros, que se sienten reyes y creen que su peluquería es un castillo. Y acá el único rey es el cliente.

–Pero estás conceptuado entre los mejores...
–Algunos lo dicen...y yo agradezco mucho que la gente me elija porque en Mendoza hay muchos y muy buenos peluqueros. Nuestra provincia está muy bien posicionada a nivel internacional. En cuanto a salones de belleza, y profesionales, hay mucha gente buena trabajando en este oficio.

–¿Ser peluquero es un oficio o una profesión?
–Por ahora, lamentablemente, es un oficio. Hemos presentado una ley para matricular esta profesión, pero todavía no sale. Hoy decimos que somos profesionales por la manera en que trabajamos, con pasión, dedicación y responsabilidad pero, la verdad es que, no estamos matriculados. Pero sí, claramente, pretendemos que esto sea una profesión y deje de ser un oficio.

–¿Qué diferencia existe entre un peluquero y un estilista?
–Ninguna. Muchos dicen que el estilista busca el estilo, el coiffeur tiene estilo europeo y el peluquero solamente corta el pelo. Yo no comparto esa definición. Todo pasa por la creatividad, por el arte, por la mano de cada peluquero, somos todos peluqueros.

–Entre tus clientes hay muchos famosos. ¿Te gustaría sumar a alguien más a esta lista?
–Sí, solo me falta peinar a Susana Giménez (se ríe).

Embed

Su carrera
Pascual Porco es el presidente de la Asociación Cuyana de Peinadores y Peluqueros. Esta entidad, a su vez, está adherida a la Federación Argentina de Peinadores y Afines.

También preside la CML Confederación Mundial Libre de Peluqueros, organismo que tiene como principal función preparar a peluqueros, manicuras y maquilladores. Es el peluquero oficial de las Reinas de la Vendimia desde hace 16 años.
Fuente:

Más Leídas