Mendoza Mendoza
domingo 27 de agosto de 2017

Para combatir las palomas del Estadio utilizan aves rapaces

La Secretaría de Deportes contactó a un equipo de cetreros para probar la eficacia de esa técnica natural. En un mes y medio lograron disuadir a la mayoría

Las palomas pueden transmitir más de 40 enfermedades y cuando se reproducen invaden espacios generando nidos y altas concentraciones de materia fecal, que al secarse se transforma en polvo y se disemina por doquier. Su presencia en el estadio Malvinas Argentinas es un riesgo para la salud de las miles de personas que visitan mensualmente ese predio y un dolor de cabeza para las distintas administraciones desde hace décadas.

Por eso, el secretario de Deportes, Federico Chiapetta, contactó hace un mes y medio a una pareja de amigos que practica la cetrería, una actividad milenaria y muy utilizada para disuadir y controlar esta plaga. Esta técnica emplea aves rapaces entrenadas que reducen la población de palomas ahuyentándolas, disminuyendo sitios de posamiento y anidación. Al practicarse durante un lapso de tiempo prolongado convierten la zona en riesgosa y las aves que se buscan erradicar migran a otros lugares.

Alejandro Sorrentino y Jerónimo Morales Neumann son los dueños del emprendimiento y realizan diariamente al atardecer inmersiones en el campo de juego con sus aves de presa. Quieren demostrarle al Gobierno la efectividad de sus servicios. Utilizan halcones y águilas, con los que tienen un vínculo muy particular. Además cuentan que desarrollaron sus habilidades en el manejo de estos animales luego de mucho estudio, paciencia y años de experiencia.

aves rapaces estadio.jpg

Alejandro se dedica a cuidar y rescatar aves desde hace unos once años. Comparte esta peculiar inclinación con su esposa, Luciana Cantale (34), y sus dos hijos. "Empezamos mirando videos del programa El hombre y la tierra, y supimos qué es la cetrería, pero lejos estábamos de practicarla.
Conocí a un amigo que se convirtió en nuestro mentor y de ahí en más nos interiorizarnos en el tema", explicó la pareja, que tiene equipamiento, jaulas y animales en un campo ubicado en Maipú.

Morales Neumann lleva dos años en el rubro, luego de abandonar su actividad futbolística profesionalmente. Jugó en River Plate, San Lorenzo, Estudiantes de la Plata e Independiente Rivadavia, entre otros importantes equipos. Viajó por todo el mundo y hace tiempo se instaló definitivamente en Mendoza.

"Siempre jugué al fútbol, pero desde muy chico me encantaron las aves rapaces. Nunca tuve la posibilidad de dedicarme a ellas, hasta ahora que me decidí. Llamé a todos lados hasta que conocí a Alejandro, con el que pegué bueno onda desde el principio", dijo Morales Neumann.

aves rapaces estadio.jpg

Trabajo en conjunto
Reunidos en el Estadio, los cetreros liberan a sus compañeros alados para mostrar sus habilidades. A juzgar por el cielo despejado de palomas, han realizado bien su trabajo. En pocas semanas lograron alarmar y hacer que desaparezcan cientos de palomas que sobrevolaban la cancha. Ya es difícil encontrar alguna.

Para la entrevista trasladaron a Martín, un águila harris, que ya tiene 11 años y fue una de las primeras que se unieron a la familia. También estuvo Mía, halcón peregrino de tres años, único en toda la Argentina por su color, envidia de los amantes de estos animales y muy costoso en el mercado. Se unen al trabajo de disuasión los halcones Kevin, de un año, y Diana, de 3 años.

Pero en el criadero son muchos más. Estos cetreros tiene en total 15 aves. Detallan que no cualquiera puede hacerse cargo de estos animales ya que se requieren habilitaciones de Fauna y de los municipios. "Para el trabajo en el Estadio contamos con el apoyo de Adrián Gorrindo, jefe de Fauna, a quien le agradecemos la confianza que depositó en nosotros para dar a conocer estas actividades", dijo Neumann.
Fuente:

Más Leídas