Mendoza - Godoy Cruz Godoy Cruz
lunes 22 de agosto de 2016

Padres reclamarán por el bullying en una escuela de Godoy Cruz

El caso de un niño de 8 años, a quien golpeaban y le bajaban los pantalones dentro del establecimiento, destapó un problema que aqueja a otros alumnos del Colegio Tomba.

Un grupo de padres se reunirá este lunes a las 8 en la puerta del colegio Antonio Tomba, en Godoy Cruz, para reclamar por casos de bullying.

El testimonio de un niño de ocho años, quien desde hace al menos un mes es víctima sistemática de acoso escolar, sacó a flote un problema que aqueja a la institución, según lo que contó a Diario UNO la madre del niño que sufre el hostigamiento.

"Hace un mes, mi hijo, que va a 3º grado, empezó con signos previos a un ataque de pánico. No quería ir a la escuela. Se acercaba el lunes y se descomponía. Al principio pensé que era por las evaluaciones, pero cuando lo llevé al pediatra me di cuenta de que le estaban haciendo algo en la escuela. Descubrí qué le pasaba y me enteré de que eran cuatro chicos de 7º grado los que lo atacaban: uno de ellos abanderado y el otro escolta", dijo Magalí, madre de la víctima, cuyo caso originó el destape del problema y la consecuente efervescencia de los padres, quienes de a poco se empezaron a enterar de la realidad que se vive dentro de las aulas.

Según el relato de Magalí, a su hijo lo acosaban durante los 15 minutos que debía esperar entre el final de la clase y la llegada del transporte.

Los alumnos aguardan dentro del establecimiento, en el patio. Sin que alguien controlara lo que pasaba, a su hijo lo agarraban entre cuatro chicos más grandes y le pegaban en la zona genital; sacaban frutas de un árbol, las arrastraban por el piso y lo obligaban comérselas; lo llevaban al baño y le bajaban los pantalones.

Era una tortura diaria por la que decidieron cambiarlo de colegio e iniciar apoyo psicológico de forma inmediata.

Este lunes, la víctima empieza a ir a otra institución, pero Magalí insiste en que las autoridades del Tomba no le dieron la importancia necesaria al caso. De ahí, en parte, el reclamo de los demás padres.

Durante toda la semana pasada, el alumno hostigado prácticamente no fue a clases. Su madre tuvo que ir a reuniones todos los días con las máximas autoridades del colegio.

La maestra del curso, sin embargo, no estaba al tanto de la situación a pesar de que Magalí le había dicho a los directivos quiénes acosaban a su hijo.

"Eso me llamó la atención. No la pusieron al tanto", se quejó la madre, quien aseguró que ya hubo otros casos dentro de ese edificio por los que también tuvieron que cambiar de colegio a las víctimas de ese tipo de acoso.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas