Mendoza - San Rafael San Rafael
jueves 21 de septiembre de 2017

Ordenaron eutanasia de un rottweiler que atacó a dos nenas y a una mamá

Lo dispuso la fiscal Florencia de Diego después de realizar una serie de informes que concluyeron que el animal era peligroso y que veía a los menores como una presa de caza.

La fiscal de San Rafael Florencia de Diego ordenó la eutanasia de Conan, un rottweiler que atacó, mordiéndolas, a dos niñas y a la mamá de una de ellas. El procedimiento se realizó el viernes pasado y lo concretó el área de Zoonosis.

Así lo confirmó un informe de la oficina de prensa del Poder Judicial que detalló las circunstancias de ambos ataques y las tareas que se realizaron para evitar la eutanasia del animal.

Según informaron desde el Ministerio Público Fiscal, el rottweiler protagonizó dos hechos de suma gravedad, el primero de ellos sucedió en diciembre del 2016. En este caso, se escapó de su hogar y una vez en la vía pública atacó a una menor que caminaba junto con su madre en la esquina de San Juan Bosco y República de Siria. El ataque provocó deformación permanente y pérdida de masa en el rostro de la menor atacada, así como también lesiones leves a la madre cuando intentó defenderla. La causa por este hecho ya se encuentra elevada a juicio.

Ante este primer episodio, por decisión de sus dueños el animal fue entregado a una persona que poseía un lugar que cumplía con las medidas de seguridad pertinentes para su tenencia, luego de haber estado alojado en Zoonosis de la Municipalidad de San Rafael.

El segundo hecho sucedió el 5 de junio de este año en Los Claveles cuando el perro logró sortear las medidas de seguridad de donde estaba alojado, y se dirigió a una vivienda de un vecino donde se encontraba una niña de dos años que fue atacada en la cara, provocándole graves heridas: pérdida de piezas dentales y lesiones graves que pusieron en riesgo la vida de la víctima.

A partir de este nuevo hecho, se solicitó por parte de la fiscalía informes y pericias a Zoonosis, desde donde se informó que el animal es "un riesgo potencial para las personas al haber realizado dos ataques contra menores y solicita se tomen medidas".

En un nuevo escrito, personal veterinario de Zoonosis, tras observar la ficha del can y después de entrevistar a su tenedor, concluyó que el animal era "potencialmente peligroso y sugería la eutanasia".

La fiscalía dio intervención a la secciones canes de la Policía de Mendoza para poder determinar si se podía lograr que el animal se incorporara al equipo de esa dependencia. Desde la Policía contestaron que "no era posible tal incorporación debido al carácter dominante del perro, por el riesgo de que atacara al resto de los canes del equipo y a los policías".

Con estos informes la fiscal De Diego solicitó una nueva serie de medidas tendientes a evaluar alternativas a la eutanasia recomendada.

En ese contexto intervino una adiestradora profesional cuyo informe determinó que "era imposible que el animal pudiera someterse a un plan de rehabilitación como consecuencia de su agresividad, su comportamiento, y en particular porque el animal ve a los niños de su tamaño como presa de caza, por lo que ante la presencia de un menor, se despertará el instinto desarrollado por el can e intentará atacarlo a fin de marcar territorio y preeminencia" y concluyó que "bajo ninguna circunstancia puede ser reincorporado a un medio social".

Después de esos informes, la fiscal tomó nuevas medidas y dio intervención a tres organizaciones dedicadas a la protección de los animales con personería jurídica en San Rafael ( Cuatro Patitas, Sociedad Protectora de los Animales y Plantas, Asociación Cultural Animal y Voluntarios por la Dignidad de los Animales).

En principio les solicitó que informen sobre las condiciones de salud del animal, comportamiento y si era posible someterlo a tratamiento de recuperación, y si este fuera el caso informaran la persona idónea para hacerlo, y si nada de esto era posible se pronunciaran sobre la medida sugerida de eutanasia.

En este caso, "ninguna organización pudo retirar al perro del lugar donde se encontraba debido a su agresividad. Tampoco ninguna de ellas avaló la eutanasia y tampoco se brindaron alternativas para solucionar el conflicto", informaron desde prensa del Poder Judicial.

La eutanasia se hizo el viernes por veterinarios del Zoonosis, "siguiendo de manera estricta el protocolo correspondiente (utilización de anestésicos que permiten dormir al animal) evitando todo tipo de sufrimiento".

En este marco, la fiscalía resolvió dar lugar a la sugerencia realizada por Zoonosis respecto a practicarle al animal la eutanasia porque no hubo, según la fiscal, otra alternativa.
Fuente:

Más Leídas