Mendoza Mendoza
domingo 20 de marzo de 2016

No se salva nadie: morirse es más caro en estos tiempos de inflación

Los precios de los servicios funerarios vigentes rondan los $10.000 y pueden llegar hasta $16.000, según la cochería. A fines de 2015 se produjeron las subas más relevantes. Hay planes prepagos y diversas opciones de financiación

En épocas de inflación, vivir es cada día más caro... y morirse también. Algunas de las empresas que prestan servicios fúnebres han ido ajustando sus tarifas gradualmente. Otras han intentado sostener los precios hasta que, ahora, debieron acomodarlos a los costos. Si hasta el aumento de los combustibles influye en estas actualizaciones.

Morirse hace una semana era más barato. Ahora, ya nos agarró el aumento. Las políticas de las empresas fúnebres varían pero, días más días menos, todas debieron ajustar tarifas por la devaluación y la inflación.

"Nosotros veníamos aguantando los precios desde octubre, pero ahora ya no podemos más y tenemos que subirlos, aunque hemos tratando de ser moderados", dijo Cristian Milio, responsable de una de las principales cocherías fúnebres de la provincia. "Muchas empresas ya habían aumentado, y los porcentajes fueron mayores. Pero nosotros tratamos de evitar un salto grande en los precios", contó.

El servicio más económico que ofrece Milio era de $12.500, hasta hace unos días. Ahora es de $13.750, lo que representa un 10% de aumento. "Si hubiéramos seguido el aumento de los costos, hoy el servicio tendría que andar por los $16.000", estimó el empresario.

-¿Y ese precio es similar a las otras cocherías?

-No a todas. Algunas te están cobrando $10.000, pero tienen personal en negro y no te hacen factura.

Otro de los servicios que inevitablemente aumenta, es el de los traslados. Morirse en San Luis y querer descansar definitivamente en suelo (literalmente) mendocino, significa pagar un litro de nafta súper por kilómetro recorrido "solo de ida", aclaran. En Milio también han sostenido el servicio completo de cremación, que corre como plus del servicio velatorio y que cuesta $5.000 en esta empresa y que incluye desde el traslado al crematorio (cementerio de Capital o Lavalle) la cremación en sí misma y hasta la urna.

El resto, el lugar en dónde se decida el descanso final, ya es cuestión de la familia. Los cementerios municipales ajustan tarifas por ordenanza de la comuna. Los privados son muchos y variados y deciden precios y ajustes muy diversos.

La mayoría de las veces, las compañías intentan ser lo más flexibles posibles con los deudos. Pero también toman sus precauciones, al momento de sacar cuentas. Para comenzar con el servicio, piden que esté pagado el 60%, al menos en cheques o tarjeta, y el resto se puede liquidar en dos o tres cuotas.

Si la familia no logra reunir ese monto, la única alternativa que tienen es recurrir al área de Acción Social de las municipalidades que, por lo general, tienen cuenta corriente con alguna funeraria y resuelven así la emergencia.

Planes para el final

Hay otras formas de morirse, un poco más ordenadas. Milio y la mayoría de las cocherías tienen un servicio prepago. Internamente lo llaman "seguro de sepelio". Casi como si fuera un círculo cerrado de ahorro previo, con "licitación" pero sin sorteo. Sería muy jodido que la muerte se resolviera con la última jugada mensual de la Lotería Nacional. En realidad, así ocurre,pero el número ganador no lo cantan los boy scout.

-Digamos que quiero ir pagando mi funeral. ¿Qué opción tengo?

-¿Por el servicio más barato?

-Sí.

-Y... ¿qué edad tenés?

-52.

-Te sale $60 por mes.

-¿Qué? ¿Depende de la edad?

-¡Claro!

El sistema es simple y lógico, aunque no son muchos los que son tan ordenados. Por lo general se contrata por grupo familiar, pero también hay precavidos individuales.

La cuota mensual que deberá pagar el cliente se evalúa de acuerdo a su edad y a su estado de salud, que debe certificar con un médico.

Cada plan tiene un tiempo de carencia, que es más breve cuánto más sano y joven sea el cliente. Es decir que, una vez contratado el plan, la persona debe morirse después de esos meses fijados, que por lo general varían entre los 3 y el año y medio. Superado ese tiempo de carencia, solo hay que tener la cuota al día para poder "gozar" del beneficio. Igual que con el seguro automotor.

Estas cuotas no han sufrido variación, a pesar de la inflación. Pero las funerarias tienen un límite.

El seguro de sepelio es para personas menores a los 77 o 78 años.

La edad límite varía de acuerdo a la compañía.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas