Mendoza Mendoza
domingo 27 de noviembre de 2016

"Mi idea era no darle el endeudamiento a Cornejo"

Tiene pensamiento propio. Es una dirigente cuya opinión trasciende la del partido, por su trabajo territorial. Dice que al peronismo nacional le falta una figura como Mazzón y está segura de que el gobernador quiere ser presidente

Patricia Fadel es una dirigente peronista con peso propio. Tiene autonomía para opinar y sus ideas no siempre son coincidentes con la postura consensuada partidaria. Sin embargo, en el ADN del PJ está la capacidad de alinearse ante quien tiene la decisión final. En la actualidad, esa capacidad es de los intendentes, y ella se ajusta a sus decisiones, aunque no siempre las comparte. Habló con Diario UNO sin tapujos sobre la actual situación del PJ, de Cornejo y de la importancia del trabajo territorial para tener autonomía partidaria.

–¿Por qué el peronismo no actúa como oposición?
–Hasta hoy le venimos dando todas las leyes al Gobierno por una cuestión de responsabilidad, y porque así opinan los intendentes que hay que hacer, hasta que la gestión arranque. Nosotros creemos que ya debería haber empezado. Hay mucho para criticarle a Cornejo. Muchísimo.

–Critican, pero aprueban.
–Nuestro último gobierno fue de regular a malo, y por eso no dar herramientas era una irresponsabilidad. Pero ya se las dimos. Para mí se terminaron los plazos. Cornejo nos dio sólo $1.200 millones y a él le hemos otorgado $28.000 millones. La deuda más alta que se ha tomado en la provincia y es en dólares. Significa el 35% de un presupuesto.

–¿No es irresponsable que se lo aprueben?
–Nosotros creíamos que si no le dábamos lo que pedía él decía que se quedaba sin forma de poder hacer las cosas que tenía que hacer. Mi idea era no darle endeudamiento en este Presupuesto. Pero los intendentes decidieron que había que otorgarlo. Y si a ellos esto les funciona para gestionar, están en su derecho.

–¿Qué opina sobre Cornejo?
–Creo que es un político al que le gusta administrar bien, pero es una figura autoritaria. Él se forjó hace más de tres años el objetivo de ser gobernador, se fijó una estrategia que incluía atarle las manos al peronismo y lo logró. Antes quiso que Cobos fuese vicepresidente de la Nación, en un acuerdo que hizo con Alberto Fernández en su momento y no le importó que el radicalismo se rompiera. También lo consiguió.

–¿Y ahora que es gobernador, cuál piensa que es su meta?
–Hoy quiere ser el gobernador radical más exitoso del país. Porque él tiene en su cabeza ser presidente de la Nación y cree que con la UCR puede lograrlo.

–¿La figura de Cornejo es homologable a la figura de Mazzón?
–No, para nada. El Chueco (Juan Carlos Mazzón) era un dirigente que hablaba con todos los dirigentes, de todas las provincias y de todos los partidos y lograba consensos. Cornejo sólo habla con algunos, con los que le interesan y siempre y cuando hagan las cosas como él quiere. Y si no, no hay consenso.

–¿Se extraña la figura de Mazzón?
–La ausencia de Mazzón se siente, no sólo en el peronismo provincial, sino nacional. Falta su visión global, que trascendía el momento. Por eso podía aconsejar tan bien.

–¿Qué piensa de Cristina Fernández de Kirchner como líder?
–Yo con ella hace muchos años que dejé de hablar. Se disgustó mucho conmigo, por mi postura cuando se votó el matrimonio igualitario, a pesar de mi trabajo anterior, de 8 años, cuando fui vicepresidenta de la cámara y secretaria parlamentaria y conseguí los votos que necesitaba el partido. Ella nunca me perdonó esto.

–Pero no la removieron de su puesto en el Banco Nación.
–Eso fue por fuerte presión de Mazzón para que yo siguiera allí.

–¿De qué depende la autonomía de las mujeres en política?
–Del trabajo propio territorial, y de la militancia. Mientras vos no existís territorialmente no tenés el poder fuerte de imposición.

–¿Cree que es más difícil esto para las mujeres?
–Muy difícil. Yo siempre he militado territorialmente, desde 1983. He ido a todas las internas, y he perdido casi la mayoría. Pero he tenido siempre un poder limitado dentro de mi territorio. Hasta que logré poner un intendente, Martín Aveiro. Logramos ganar por 150 votos a Antonio Giner. Ahora él se distanció de mí, pero yo sigo teniendo el peso del territorio.

–¿Cree que el partido ya ha superado la herencia recibida de Francisco Pérez?
–Nosotros sí, lo que todavía no sé es si la sociedad lo ha superado.

–¿El tema de darle a Cornejo todo lo que pide tiene que ver con la culpa de cómo fue el final de Pérez?
–Creo que en parte es eso, pero tiene un límite. Y lo sobrepasó. Y ya he escuchado a algunos intendentes diciendo lo mismo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas