Mendoza - Chacras de Coria Chacras de Coria
domingo 28 de agosto de 2016

Mendocinos refugiarán a 11 sirios que huyen del horror

Una bailarina, su madre abogada y un profesor de kung fu albergarán a tres familias que dejarán Siria. Las contactaron por un cura mendocino que vive en Gaza.

Una foto. La de Aylan Kurdi, el niño sirio de 3 años que murió cuando naufragó una embarcación de refugiados, pudo conmover a millones de personas que se quedaron lamentando el conflicto sirio y también movilizar ayuda. Esto es lo que provocó en una joven bailarina y su madre, oriundas de Chacras de Coria, que en breve recibirán a tres familias sirias, con 11 integrantes, que huyen del horror en el que viven hace 5 años.

Jimena Pizarro (23) es bailarina y madre de un pequeño que apenas comienza a caminar. A ella –como a tantas madres– la foto de Aylan la conmovió tanto que sintió casi la obligación de hacer algo para que esos niños envueltos en el conflicto armado pudieran tener una vida fuera de la guerra. Así se lo comunicó a su madre, la abogada Mariela Caviglia, quien involucró también a la Fundación Calhayma, en donde practica biodanza.

Con la decisión de ayudar en primera persona, se contactaron con la ONG Refugio Humanitario (www.refugiohumanitario.com.ar) y se inscribieron como llamantes, es decir, como una familia que cobijará a refugiados sirios.

"Ellos tienen contacto con el sacerdote David Hernández (el mendocino que lidera una iglesia en Gaza), que es quien contacta a las familias que ayuda allá y a la vez da las referencias para hacer el trámite legal. Con su aporte, en 10 días, llegaron las copias de los pasaportes de las 3 familias que vendrán, que están visadas por la Embajada Argentina en Damasco", cuenta Jimena, mientras su madre acota que el Programa Especial de Visado Humanitario, que regía en el país desde el año pasado por un año, se extendió indefinidamente y que ahora además permite a una ONG refugiar a cuantos sirios fuera necesario.

En principio Jimena y su mamá habían contagiado esta solidaridad a Omar Carrasco, que lidera una federación de kung fu y a una tercera familia local para que cada uno alojara a una familia de sirios. Sin embargo, en medio de los trámites, esa tercera familia decidió no continuar. "Hasta ese momento, nosotros éramos llamantes de una pareja de modistos y su hijita de 6 años, y cuando supimos de la baja, nos miramos y dijimos 'bueno donde caben 3, caben 7' y decidimos continuar", relata Mariela, quien ya ideó como hacerles lugar a ambas familias de refugiados en su casa de Chacras de Coria.

El duro viaje de Siria a Argentina
Para que una familia siria pueda dejar ese país y venir al nuestro es necesario que la Embajada argentina en Damasco lo apruebe y solamente saldrán con la colaboración de Naciones Unidas o la Cruz Roja.

Sin embargo, esas instituciones sólo cumplen con sacarlos de allí y llevarlos a Beirut, en el Líbano, el único aeropuerto cerca disponible. Una vez allí, cada familia de migrantes o quienes vayan a refugiarlos deben conseguir los medios para pagar pasajes y los trámites necesarios.

"Hay familias, que urgidas por salir del conflicto que venden lo que tengan, pero en el caso de las familias que vienen para acá se quedaron sin nada por los continuos ataques. Es más: vienen con lo puesto, así es que estamos tratando de conseguir donaciones para poder costearles los pasajes", explica Mariela.

De las familias que van a refugiar saben que actualmente viven en Aleppo, la ciudad que se disputan las fuerzas de Damasco y los rebeldes desde el verano de 2012, una de las más castigadas por el conflicto que se inició en marzo de 2011. De allí surgió hace 10 días la imagen de un niño de 5 años que sobrevivió a un bombardeo aéreo.

"Lo único que sabemos es que la pareja de modistos sólo pide que su hijita pueda estudiar. Hay que imaginar que esa nena sólo conoce el conflicto, tiene 6 años y esto empezó hace 5, así es que ya estamos contactando a docentes y psicólogos que sepan árabe y nos puedan ayudar", se esperanza Jimena, quien además ya comenzó con una cadena de contactos buscando trabajo para los mayores de las dos familias que refugiarán.

En principio, las donaciones se recibirán en la Fundación Calhayma, de Ciudad.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas