Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
domingo 28 de agosto de 2016

Maná: la ayuda principal nos deberá caer del cielo

Mirando a la Capital. Materias centrales como inflación, tarifas o desempleo dependen de la Nación. Ordenar las cargas es básico.

Cuando Alfredo Cornejo dijo, en la semana, que "la Provincia no tiene facultades sobre el sistema de gas", no sólo expresaba una verdad de Perogrullo.

Lo que se desprende, en el fondo, de las palabras del gobernador es que, hoy, varias de las cuestiones que aquejan a la vida provincial están fuera de su órbita de decisión.

La política tarifaria, devenida en tarifazo para el habla popular y mediática, es el ejemplo estelar.
Otras, no menos importantes, como la inflación, también obedecen a la administración macroeconómica del Gobierno nacional. O la tan ansiada reactivación económica, inversiones mediante.

Por lo tanto, en este momento, más que nunca, se confirma aquello de que, si bien Dios está en todas partes, atiende en Buenos Aires.

Y nos puede enviar, desde su exclusivo cielo, el benéfico maná. O las siete plagas de Egipto.

Guarismos envenenados
Los números del desempleo que vienen de conocerse son otras de las variables que responden a un patrón estructural del país.

Si bien es cierto que hay matices regionales, donde Mendoza salió favorecida con el 4,4% en relación al 9,3% nacional, y mucho mejor aun respecto de otros conglomerados urbanos como Buenos Aires, Rosario, Córdoba o Mar del Plata; aun así, la cuestión de fondo depende del cuadro general.

Una muestra es el plan de reforma laboral que está estudiando el Estado nacional para facilitar la contratación de nuevos trabajadores en el sector privado.

La magnitud del desempleo y del subempleo preocupa. Lo mismo que los índices de pobreza o costo de vida.

Hay, sin embargo, un punto a favor. Son números confiables, creíbles, que antes no se tenían. Es decir, la comparación con ciclos anteriores se dificulta.

También es bueno que el Gobierno no cierre los ojos, como antes, frente al contratiempo ni insulte, en todos los idiomas, a los mensajeros que lo ponen de relieve y lo exhiben.

Aceptar, cabalmente, el escollo es la única garantía de poder resolverlo en su integridad.
También es positivo que la Provincia haya recuperado capacidad de efectuar mediciones propias. Las defecciones que aceptaron, con extrema pasividad, los gobiernos de Jaque y de Pérez para no tener que contradecir al bochornoso INDEC, que manipulaba Guillermo Moreno, privaron a Mendoza de una herramienta muy útil.

Hay que descontar el tiempo perdido y el prestigio regalado
La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas que conduce, con independencia local, el joven Facundo Biffi es, entonces, una buena noticia entre tanta malaria que arroja la numerología.

Esperando el maná
Frente a los contratiempos del momento actual, las autoridades mendocinas se esfuerzan por mantener las cuentas bajo control.

Por eso mismo, la reapertura de paritarias que reclaman los gremios estatales está fuera de agenda.
Se pone la mirada hacia adelante.

Las perspectivas, entienden, son favorables. La inflación mantendrá un paulatino descenso.

Y se espera, para el año próximo, un crecimiento de la economía en torno al 3,5% o 4%. Es lo que han escuchado de boca de los ministros nacionales Alfonso Prat-Gay y Rogelio Frigerio.

Mendoza, inclusive, puede mejorar en algo esos guarismos. Entre otras cosas, si se recupera la producción vitivinícola, mermada en este ejercicio por cuestiones climáticas.

Otros caminos a recorrer
Existen, para la provincia, más ventajas comparativas, en relación al país, que deben aprovecharse.
Una de ellas es el clima político, distendido y "civilizado" si se pone en la perspectiva de la "marcha de la resistencia" que efectúa el ultrakirchnerismo.

Hebe de Bonafini, Martín Sabbatella, el Cuervo Larroque, Guillermo Moreno, Fernando Esteche y Máximo Kirchner, entre otros, concentran sus manifestaciones en la Capital Federal y alrededores.

Su intención, a fin de cuentas, para evadir la garra de la Justicia, es derrumbar, lo antes posible, el gobierno de Macri, consigna extrema que aquí tiene exigua proyección.

La prueba es que el proceso legislativos que debe conducir al nombramiento del nuevo procurador, Alejandro Gullé, marcha por carriles razonables.

Mientras tanto, la aprobación de la reforma del Código Procesal Penal indica otro paso de las instituciones en dirección a un reclamo que sigue siendo prioritario en la población: la inseguridad y la inoperancia de la Justicia.

Donde sí puede haber novedades es en otro ámbito que no cuenta con tanta atención pública, pero que será determinante en 2017, año de elecciones legislativas.

Se trata de la reforma electoral, que apunta a superar la boleta sábana con el voto electrónico y, tal vez, bajo un esquema que ordene el calendario en todo el país.

Mendoza, por ahora, ve con buenos ojos, gracias a la boleta electrónica, volver a votar con la Nación.
El primer test de estos nuevos tiempos será en Santa Rosa.

Para recuperar la normalidad política en el departamento e irse entrenando en función de los nuevos tiempos.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas