Mendoza Mendoza
domingo 15 de mayo de 2016

Madres ancianas: la ley argentina no pone límite de edad

Si bien la Sociedad Argentina de Reproducción Asistida recomienda poner como tope los 49 años, en Mendoza el margen varía entre los 46 y los 48. Queda a criterio médico

Si sólo se mirase la imagen, nadie podría discutir que se trata de una pareja de canosos abuelos cuidando a su pequeño nieto. Pero la información que la acompaña la vuelve una toma fuerte: es una mujer india de 70 años que mediante una fecundación in vitro acaba de ser madre acompañada de su esposo, también septuagenario. El caso que conmocionó al mundo volvió a poner el acento en cuál es el límite de la ciencia en materia de fertilización asistida. La ley que la regula en nuestro país no fija una edad límite para la mujer que quiera apelar a estos tratamientos, por lo que, según los profesionales locales, "todo está sujeto a la ética médica, aunque muchos sólo privilegian el negocio".

"Legalmente en el país no está estipulada una edad límite para estos tratamientos. Yo he tenido pacientes de 55 años que llegan buscando una fertilización in vitro. Ahí es cuando uno como médico les muestra los riesgos que correría ella y el bebé en caso de que se produzca la fecundación y de mantenerse en la misma tesitura, cada profesional puede apelar a la objeción de conciencia", cuenta la tocoginecóloga especializada en fertilidad asistida, Aída Pintos, quien hoy coordina el Programa de Fertilización Asistida de OSEP y además trabaja en un centro privado de reproducción asistida de Ciudad.

En el mundo, la mayoría de los países que han legalizado las técnicas de fertilización asistida, suelen fijar una edad límite para recibir el tratamiento como sucede en Europa, de manera tal de no dejarlo librado a la ética profesional. En India ese parámetro no existe y en nuestro país el artículo de la ley 26.862 que establece quiénes son los beneficiarios, sólo exige que sean mayores de 18 años y que hayan explicitado su consentimiento para recibir ese tratamiento.

Eso hace que ambos países se vuelvan tentadores para aquellos que superaron los 50 años y persiguen la posibilidad de ser padres.

"La Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva recomienda establecer como límite para estos tratamientos los 49 años, pero es claro que cada centro de reproducción define sus propios márgenes. En Mendoza difieren entre los 46 y 48 años. Lo que hay que decir es que el límite es médico: hay mujeres que pueden ser más jóvenes, pero cuando se les hacen los análisis necesarios surgen problemáticas que de producirse el embarazo pondrían en riesgo su vida y la del bebé que se busca gestar", advierte el ginecólogo y especialista en reproducción asistida Antonio Martínez, quien aclara que después de los 43 años, la fertilización asistida siempre se realiza con óvulos donados, ya que la ciencia no puede revertir la vejez de los óvulos de una mujer que superó aquella edad. De hecho la mayoría de los centros de reproducción locales cuentan con un banco de ovodonación para estos casos.

Preeclampsia y diabetes fatales
"Con nuestros psicólogos y obstetras hemos fijado como límite los 46 años. Y esto no es antojadizo, porque sabemos que después de esa edad un embarazo puede ser el gatillo que dispare enfermedades ocultas como es la diabetes gestacional o la preeclampsia que es un problema de hipertensión que se desarrolla en el embarazo y puede ser fatal. Por eso cuando llega una mujer que supera esa edad, suelo especificarle al marido cuáles son los riesgos y muchos desisten, porque llegan sin información", alerta a Diario UNO el ginecólogo Luciano Sabatini, quien lidera otro de los centros de reproducción locales.

Para el especialista, "es una aberración que se haya producido una fertilización a una mujer de 70 años. Eso sólo mancha la especialidad, porque es noticia un acto de insensatez, que en la mayoría de los casos podría terminar en una fatalidad".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas