Mendoza Mendoza
viernes 29 de julio de 2016

Luis Lobos irá a la Justicia penal contra Marcelino Iglesias

La semana que viene lo denunciará y acusará de haberle plantado pruebas en el expediente de la cesantía. El abogado de Lobos dice que usaron de modo fraudulento un sello de la fiscalía especial para legitimar un listado falso

La guerra en Guaymallén no sólo no ha terminado en el territorio, sino que ya se trasladó a los tribunales provinciales. El ex intendente peronista Luis Lobos, quién ya ha empezado a convocar acólitos a reuniones privadas para rearmarse y volver a la arena política, denunciará penalmente ante la Justicia por "abuso de autoridad, falsedad ideológica y uso fraudulento de sello verdadero al actual jefe comunal, de la Unión Cívica Radical, Marcelino Iglesias.

Lo hará la semana que viene, luego de haber acudido a la Corte mendocina con un recurso solicitando que revierta su cesantía como empleado del Municipio.

El 17 de mayo pasado, el intendente Marcelino Iglesias echó a Luis Lobos y a su mujer, Claudia Sgró, de la Municipalidad de Guaymallén, firmando la cesantía de ambos.

El radical se basó en la tenencia de Lobos en su domicilio de expedientes municipales que tenían que estar en la Comuna.

Pero Lobos, a través de su abogado, Omar Venier (hermano del ministro de Seguridad Gianni Venier), denunció que el despido de la municipalidad se basó en pruebas falsas, y por esa razón se presentará la semana que viene para denunciar a Iglesias penalmente.

"A Lobos le plantaron pruebas para echarlo", sentenció ayer en diálogo con Diario UNO el letrado Omar Venier, quien afirmó: "Usaron de modo fraudulento un sello de la Unidad Fiscal Especial de Delitos Complejos para acreditar una prueba falsa".

Detalló que "lo acusan de haber tenido en su poder una serie de expedientes que nunca tuvo. En realidad –aclaró– los que tenía en su casa eran otros expedientes".

Venier señaló que "en el sumario se presenta un listado con el detalle secuestrado de los expedientes, sellado por la Unidad Fiscal Especial y que serían producto del allanamiento al domicilio de Lobos al día siguiente de que dejara su cargo".

Pero el abogado acusó que "ese listado que se usó para cesantear a Lobos es falso porque nosotros pedimos el listado real del secuestro hecho por la fiscalía especial, que nos certificó que esos expedientes por lo que lo cesantearon nunca estuvieron en la casa del ex intendente".

Venier afirmó que "el listado del sumario administrativo no tiene ninguna firma de los funcionarios judiciales de la fiscalía especial que hizo el allanamiento y los secuestros, tampoco ninguna certificación. Sólo tiene el sello de la unidad fiscal, que es auténtico, pero que se usó de modo fraudulento. ¿Cómo llegaron a plasmar el sello en ese papel? Eso es lo que hay que investigar".

Por eso el penalista anticipó que "la semana que viene vamos a hacer la denuncia contra el intendente Marcelino Iglesias, que es el autor ideológico de todo esto y quien firmó la cesantía a sabiendas de que ese listado era falso. También contra Marcela Amarilla, directora de Personas Jurídicas, que instruyó el sumario y sabía de la falsedad de la prueba, y contra los dos abogados de la Municipalidad que hicieron la maniobra en la fiscalía de delitos complejos".

A la Corte por el despido
Como adelantó Diario UNO en su edición del 18 de mayo pasado, Luis Lobos recurrió a la Corte de la provincia para que revise su cesantía.

Acude al máximo tribunal porque es la vía legal de rigor que establece el procedimiento para una revisión.

Lo hizo a través de una APA (Acción Procesal Administrativa), que es el único recurso posible.

Iglesias: "Redujimos la deuda a la mitad"

En diálogo con Diario UNO, el jefe comunal, Marcelino Iglesias, destacó que "recibí un municipio con una deuda de $220 millones, que ya redujimos a la mitad con recursos propios y con la comprensión de los proveedores, que nos esperaron en un año muy difícil. Estamos al día con ellos salvo en algunas facturas heredadas".

Marcelino Iglesias recordó que "cuando asumimos en noviembre no se podían pagar los sueldos, era una situación muy grave, y hoy estamos con los salarios al día. Tampoco se pudo hacer una gran reducción de personal porque había pocos contratados, ya que Luis Lobos había pasado a 800 contratados a planta permanente".

Recalcó que "queremos mostrar el contraste de lo que heredamos y lo que está en marcha hoy. La comuna tenía un recurso humano que era un verdadero aquelarre, un festival de adscripciones, en el que no se sabía donde trabajaban los empleados. El parque de maquinarias estaba roto y fuera de servicio, la basura apenas se levantaba".

Marcelino destacó que "ahora los servicios básicos funcionan, pusimos en marcha un modesto plan de obras con la renovación de las calles Azcuénaga y Arturo González, y estamos ahorrando".
Fuente:

Más Leídas