Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 16 de mayo de 2017

"Luchemos por la Vida" pone el foco en disminuir las velocidades máximas para evitar accidentes

La ONG presentó un proyecto a nivel nacional. De aprobarse, Mendoza se sumaría, aunque ya se circula al tope que se pretende fijar por ley.

La ONG Luchemos por la Vida presentó una iniciativa para reducir las velocidades máximas al volante.

Fue en la Agencia Nacional de Seguridad Vial y en la Legislatura porteña. Lo que propone es bajar 10 kilómetros por hora el máximo permitido tanto para calles residenciales como para avenidas, autopistas y rutas.

"Está buena la idea del proyecto: a menor velocidad, menor riesgo. En Mendoza tenemos la Ley Provincial de Tránsito y tenemos velocidades menores que la ley nacional. Por eso, si baja a nivel nacional, nosotros ya vamos es estar en esos números. Pero no descartamos la posibilidad de aún así bajar los límites", explicó Oscar Hómola, jefe de Seguridad Vial de Mendoza.

"El exceso de velocidad, junto con el alcohol y las drogas, es la principal causa de muertes en Argentina y en el mundo. Adecuar las velocidades máximas a las que recomiendan las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud es un paso evolutivo", dijo a Diario UNO el director de Luchemos por la Vida, Alberto Silveira.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial tiene que mandar el proyecto al Congreso para que se sancione una ley nacional o bien puede cualquier diputado o senador presentarlo.

Recién entonces Mendoza podrá adherir.

Leonardo Yapur, director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial de Mendoza, explicó que por ahora no hay una decisión tomada sobre este tema, que no está formalmente decidido que Mendoza adherirá, pero destacó que vienen trabajando con Luchemos por la Vida.

Realidades y controles
Según Silveira, está demostrado a través de estudios que se hicieron en Suecia que si a un peatón lo arrollan a 30 km/h tiene entre 90% y 95% de posibilidades de sobrevivir. Pero si lo arrollan a 55 km/h tiene menos de la mitad y si lo arrollan a 65 km/h no tiene directamente.

"A veces –agregó Silveira– parece insignificante reducir 10 kilómetros por hora el límite permitido, pero en muchos casos puede salvar vidas".

Sin embargo, por más que las leyes digan una cosa, si no se cumplen de nada sirven. Por eso desde la ONG propusieron en el mismo proyecto que se instalen controles electrónicos de velocidad en las rutas, en las autopistas y en las avenidas de gran circulación vehicular y peatonal.

"En el siglo XXI nos parece que los mejores controles de velocidad son los electrónicos, por la capacidad que tiene de controlar muchos autos en simultáneo y además porque se evitan las distracciones humanas y las coimas", dijo Silveira.

En Mendoza hay dos radares que llegaron el mes pasado, y se utiliza uno en la zona Sur y otra en el Gran Mendoza.

Hómola explicó que en lo que va del año se labraron 51.441 multas por violar las normas de tránsito, de las cuales 730 fueron por exceso de velocidad.

"Hay que avanzar en la gestión de cobros. Si no, nos falta algo. Tienen que tener un carácter correctivo y ejemplificador las multas", dijo el jefe de la Seguridad Vial.

accidentes-1.jpg
accidentes-2.jpg


Fuente:

Más Leídas