Mendoza - San Carlos San Carlos
sábado 19 de marzo de 2016

Los radioaficionados dicen que están más vigentes que nunca

Conectados. Aseguran que la radio sigue siendo el mecanismo más fiel ante catástrofes o emergencias.

San Carlos. Suena romántico que exista aún un grupo de personas que usan una radio para comunicarse, sobre todo en estas épocas en que la tecnología sorprende a diario con innovaciones y la promesa de mantenernos cada vez más conectados.

Sin embargo, los apasionados por la radiofonía siguen demostrando que todavía ese es el mecanismo de conexión más fiel ante cualquier catástrofe y que mantiene como espíritu el servicio a la comunidad.
Los sancarlinos no son la excepción y su Radio Club está cada día más activo, al punto de que hoy trabajan en el armado de un protocolo de actuación que servirá para ser usado ante cualquier emergencia.

Darío Castro, presidente de esa entidad, dice: "Son la rueda de auxilio de las comunicaciones oficiales cuando estas colapsan o cuando hay que suplir sus falencias. Pero para mantener ese espíritu, tenemos que organizarnos y coordinar acciones entre todos".

Ahora se han propuesto como desafío ser funcionales al cuidado de la población de forma organizada y pautada.

Es que a raíz de las eventualidades surgidas en la zona como consecuencia de algunas inclemencias climáticas, como las inundaciones que afectaron a casi 20 mil personas en Tunuyán o las intensas lluvias por las que se desmoronó un puente y varias fincas quedaron tapadas de agua en San Carlos, ellos trabajarán en el armado de un protocolo de seguridad y actuación que los involucrará ante cualquier imprevisto.

"Queremos que quede definido y listo para que sea usado, ya sea por este Gobierno o por los que vengan. Que sea algo establecido", agregó el radioaficionado que lidera la nómina de autoridades del club sancarlino, resaltando también la necesidad de que los organismos gubernamentales reacondicionen sus equipos –la mayoría tiene radios– y que vuelvan a darle el valor que se merece la radiofonía.

Es que ante un corte de energía o el colapso de las líneas telefónicas (lo que suele ocurrir hasta en fechas especiales) el único medio de comunicación autónomo, que no depende más que de una batería de 12 voltios, sigue siendo la radio. Los aficionados sancarlinos lo saben y por eso quieren ser voluntarios activos en la sociedad en la que ya, de por sí, no pasan desapercibidos.

En la actualidad, quienes se identifican oficialmente con la señal LU1MSC atienden la comunicación de la escuela albergue Yapeyú, del paraje La Jaula, quienes desde 2004 cuentan con un equipo de radio que les permite informar cómo se encuentran en esa zona donde no hay señal de teléfono.

Ahora se han propuesto lograr que cada uno de los puestos de donde son oriundos los familiares de sus alumnos –son de San Rafael y de San Carlos– puedan llegar a tener un equipo autónomo.

También tienen a radioaficionados distribuidos en cada distrito, lo que les ha facilitado que en distintas situaciones hayan estado informados al instante acerca de las condiciones de cada lugar. Como ocurrió en el terremoto de Chile y los sismos registrados durante los últimos meses.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas