Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 05 de abril de 2016

Los estatales están lejos de aceptar que no habrá ofertas superiores al 25% de aumento

La multisectorial promete continuar con las medidas. Este lunes marcharon 4.000 trabajadores a Casa de Gobierno.

Banderas de 25 sindicatos de la CGT y de 6 gremios estatales de las dos CTA se desplegaron este lunes frente a Casa de Gobierno de Mendoza. Cerca de 4.000 estatales se apostaron allí reclamando por la situación de los docentes nucleados en el SUTE, cuya negociación salarial fracasó y recibieron un aumento del 29% por decreto. Además, reclamaron que se respete el ámbito paritario como espacio de discusión de las condiciones laborales entre el Gobierno y los gremios.

Los dirigentes de ATE, SUTE, Sitea, judiciales, Casinos, FADIUNC, SADOP, UDA y otros gremios de la actividad privada, prometieron que este será el comienzo de la pelea si sus requerimientos no son tenidos en cuenta. Por este motivo, mañana vuelven a reunirse en un plenario para decidir cuál será el camino a seguir.

Por su parte, representantes del Gobierno, más allá de que minimizaron los resultados del paro, aceptaron que la situación es difícil para todos porque la inflación termina licuando los aumentos. Sin embargo, aseguraron que Mendoza está en quiebra y sólo se puede dar un incremento salarial de entre el 22% y el 25%.

Para los sindicatos fue un éxito
Según los representantes de ATE, Roberto Macho, y de judiciales, Carlos Ordóñez, la medida es histórica porque apuesta a la unidad de las tres centrales de trabajadores.

En cuanto a los niveles de adhesión, según miembros del SUTE se sumaron a la medida cerca del 80% de los trabajadores de la educación pública. Es más, difundieron un relevamiento realizado en 130 escuelas públicas de toda la provincia para avalar este dato.

En el sector de la salud, el acatamiento de la medida fue inferior al de educación, esto porque mientras los no profesionales pararon, los profesionales –nucleados en AMPROS– no lo hicieron, en cambio realizaron asambleas.

De todas maneras, y en palabras del secretario general de ATE, "si hacemos un cálculo entre paro y marcha, te diría que hubo una adhesión del 80% a la medida de fuerza. Esto, sobre todo, porque hemos logrado coordinar acciones tres centrales sindicales, lo que significa que los trabajadores están movilizados y que quieren pelear por sus derechos".

Macho mencionó sectores donde el paro se sintió con fuerza: la Empresa Provincial de Transporte (EPTM), el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Transporte.

Los sindicalistas resaltaron el hecho de que las medidas que se tomen sean consensuadas con los 31 sindicatos que componen las tres centrales de trabajadores que han decidido encarar juntas el reclamo.

El techo del 25%
Néstor Majul, subsecretario de Seguridad, aseguró que el paro no fue importante en cuanto a nivel de acatamiento. Aceptó el 27% de adhesión en el sector docente, pero en cuanto a la sanidad pública, aseveró que no se resintieron más que en el 15% porque se sumaron algunos trabajadores de ATE.
"Es verdad que hay inflación, y que esto afecta el poder adquisitivo de los trabajadores, pero también es cierto que Mendoza está fundida. Podemos ofrecer aumentos de entre 22% y 25% porque es lo que podemos pagar", manifestó el funcionario.

Esto, en consonancia con las declaraciones del gobernador Alfredo Cornejo, quien dijo que hay que ser responsable para administrar los recursos del Estado, y que las paritarias deben servir para mejorar la productividad de los servicios estatales, con especial atención en los de educación y salud.

También exhortó a los gremios a no pedir incrementos fuera de las posibilidades económicas limitadas que la provincia tiene en la actualidad.

Cronología de un decreto
El conflicto con el gremio docente comenzó en febrero, semanas antes de que se iniciara el ciclo lectivo.

Los sindicalistas nucleados en SUTE fueron a la paritaria convocada por el Gobierno provincial, pero tras cuatro encuentros en los que no hubo acuerdo, el gobernador decidió otorgar un aumento por decreto del orden del 29%. El punto más conflictivo de la discusión fue el "ítem aula".

Este ítem es el equivalente al 10% de la asignación de clase, estado docente, zona y antigüedad.

Se trata de un incentivo para los trabajadores de la educación que estén frente a curso, y que no tengan más de tres faltas justificadas en el mes y diez faltas acumuladas en el año.

Este aspecto trabó la discusión y llevó a los docentes a organizar medidas de fuerza. En medio de la pelea, el Gobierno dio por terminadas las diferencias, otorgó el aumento por decreto, que finalmente avaló la Legislatura, y allí se desató la guerra, no sólo con el SUTE, sino con los demás gremios de la actividad estatal.

-Asamblea gremial. Este miércoles, los sindicalistas de 31 agrupaciones, nucleados en 3 centrales
de trabajadores, se reunirán para decidir qué harán para frenar los aumentos por decreto y el techo de los incrementos.
-A la justicia. En tanto, en la página web de ATE Mendoza, el sindicato ofrece realizar presentaciones judiciales en contra del decreto. Más información en www.atemendoza.org.ar

El FIT y los camporistas acompañaron la marcha de los trabajadores
Tanto los integrantes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, como los peronistas del sector kirchnerista de La Cámpora, estuvieron presentes en la marcha que los trabajadores de las dos CTA y de un sector de la CGT realizaron para protestar contra el Gobierno.

La senadora provincial Noelia Barbeito (FIT) dijo que no se moverán del lado de los trabajadores "a los que el Gobierno ignoró cerrando las paritarias unilateralmente".
Fuente:

Más Leídas