Mendoza - Mendoza Mendoza
sábado 18 de junio de 2016

Los comercios abrieron el viernes casi como en un día hábil y hubo mucho movimiento

Algunos hasta atendieron en horario corrido. Sólo bancos, compañías financieras y casas de cambio mantuvieron sus puertas cerradas.

Lo que se había anunciado finalmente ocurrió: la mayoría de los negocios del centro de Mendoza abrió sus puertas ayer, como si se tratara de un día hábil. Si no fuera porque los bancos, las compañías financieras y las casas de cambio mantuvieron sus persianas bajas, se podría decir que fue un día laboral más en la provincia. Si hasta las firmas de pagos exprés habilitadas para el cobro de facturas de impuestos, servicios o telefonía celular tuvieron sus sistemas habilitados para que sus clientes realizaran sus pagos con absoluta normalidad.

En este escenario, los negocios del centro mendocino no sólo decidieron atender al público, sino que también, en muchos casos, lo hicieron en horario corrido. El objetivo, básicamente, fue uno: aprovechar las mayores ventas por el Día del Padre.

"Nosotros no sólo abrimos, sino que estamos atendiendo en horario corrido. El movimiento fuerte comenzó el jueves", dijo a Diario UNO Carina Guzmán, vendedora de Canotier, un local de la Peatonal Sarmiento que se dedica a la venta de ropa exclusiva para hombres.

Las entidades empresariales, como la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), habían adelantado que aproximadamente el 93% de los comercios minoristas atenderían al público el día que se conmemoró a Martín Miguel de Güemes. Entienden que la ampliación en el número de feriados ha beneficiado a un sector, el del turismo y a otros rubros relacionados, pero que no ha tenido el mismo efecto en muchos otros rubros de la economía. A esos otros, dicen los dirigentes, directamente los han castigado, porque han tenido que aumentar sus costos laborales para poder seguir manteniendo su actividad habitual.

"La situación es distinta para los shoppings o las grandes superficies. Ellos tienen convenios colectivos de trabajo diferentes a los de las pequeñas empresas que, en la mayoría de los casos, el feriado trabajado lo terminan pagando el doble o el triple", explicó Adolfo Trípodi, presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM).

Entre los motivos más importantes de esta decisión de los comerciantes de trabajar como si se tratara de un día hábil se encuentra la necesidad de recaudar más ante la baja en las ventas y más para cubrir los costos fijos.

Así, ayer fue una buena oportunidad para concretar los primeros adelantos de ventas por el Día del Padre, que es una de las fechas comerciales más importantes del año.

Un estudio de la CAME demuestra que, para este fecha, el 80% de los consumidores define sus compras entre el viernes, sábado y domingo. Pero esto no es exactamente lo que está ocurriendo en nuestra provincia.

"Hoy ha estado tranquilo, pero el jueves se movió bastante. Lo que más busca la gente son pantuflas y billeteras para regalar en el Día del Padre", dijo Bety Puebla, de la marroquinería Umbral.

La visión es compartida por Juan Motta, encargado de la sucursal de la cadena de Farmacias del Centro, de San Martín y Amigorena. "Mucha gente adelantó las compras para el jueves ante la posibilidad de que algunos comercios no abrieran durante el feriado", dijo. Lo que más se esta vendiendo en esta cadena son los set de perfumes selectivos y semiselectivos.

La FEM insistió con que este feriado llegó en un momento poco oportuno, por una caída muy marcada en las ventas, si se toman en cuenta los cinco meses que van del 2016.

"Este feriado no estaba en los planes de nadie. Los comercios trabajaron para compensar durante el Día del Padre parte de la merma que registran las ventas que vienen en caída libre. Por eso, los negocios se vieron obligados a abrir sus puertas, aún asumiendo el mayor costo que ello implica", explicó Trípodi.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas