Mendoza - DGE DGE
jueves 28 de abril de 2016

Los alumnos conflictivos podrán estudiar desde sus casas por internet

Son los estudiantes secundarios que faltan mucho por distintas causas o que se destacan en el curso por su indisciplina. Utilizarán una plataforma virtual y un tutor

Son alumnos secundarios que por distintas causas faltan mucho o prácticamente no asisten a la escuela, y por eso ya atravesaron el tope máximo de las 20 inasistencias. Muchos de ellos recibieron un puñado de sanciones y resaltan en el curso por su indisciplina. Son estudiantes que el sistema educativo considera "conflictivos" o en situación "condicional", por eso la Dirección General de Escuelas (DGE) habilitó por primera vez para ellos la posibilidad de que salgan del aula y completen su escolaridad por internet en sus casas.

Si bien la plataforma con la que interactuarán ya está lista (es la misma que desde hace 4 años se usa con alumnos de zonas rurales que no pueden llegar a sus colegios), el control, cumplimiento y evaluación de esos alumnos dependerá de los recursos de cada escuela, y ya hay quienes dudan de si esos estudiantes conflictivos, en sus hogares, van a cumplir con los contenidos requeridos –con los que no cumplían estando dentro del colegio– y ponen en tela de juicio la efectividad de la nueva medida.
"Por un lado la situación es que hay chicos que tienen un pésimo comportamiento y un ausentismo altísimo, y los seguimos manteniendo en el aula como si nada y eso nos hace conflictivo el clima educativo. Por otro, la realidad es que no podemos ni pretendemos dejarlos fuera del sistema, por tanto la idea es que cuando la escuela no pueda contener a esos alumnos y se agoten las instancias previas, el supervisor sea quien determine que completen su escolaridad a través de la virtualidad", explicó Sara Lucero, directora de Educación Secundaria.

Si bien para algunos funcionarios de la DGE los requisitos para que un alumno sea considerado conflictivos son extremos, y hablan de "casos puntuales", puertas adentro de un colegio secundario del Gran Mendoza las inasistencias permanentes y los problemas graves de indisciplina mezclados con violencia son moneda corriente y los docentes se plantean si esta nueva medida de la DGE, de fondo no abre la puerta para que esos chicos conflictivos salgan en masa del sistema.

"Si yo aplicara a rajatabla estos parámetros me quedaría sin alumnos en la escuela. Además, hay que sincerar la posibilidad de éxito de estas aulas virtuales. Por ejemplo, hay que medir cuántos alumnos tienen conectividad en sus casas y cuántos de ellos van a cumplir con los contenidos planteados en la plataforma? Otro tema es que la mayoría de ellos arrastran una complejidad familiar evidente y desde ese contexto, ¿cuántos tendrán un padre que controle que cumplan con los contenidos?", planteó la directora de una escuela céntrica de Las Heras que pidió reservar su identidad.

Algunos docentes de Nivel Medio coinciden en que lo apropiado hubiese sido hacer una prueba piloto este año con algunas escuelas, monitorear el sistema, y medir errores y aciertos, antes de aplicarlo a toda la provincia.

Cómo se estudia y quién controla
Ya que este lunes se lanzó en Las Catitas, Santa Rosa, el ciclo lectivo para los alumnos que estudian en aulas virtuales por vivir en zonas rurales, se decidió que las mismas plataformas que ellos usen se apliquen también para los estudiantes conflictivos.

Si bien cada escuela deberá generar su propio proyecto de escolaridad protegida, la idea de la DGE es que cada alumno pueda acceder a través de internet a los contenidos cargados en esas plataformas y que al menos una vez a la semana concurran a su escuela para reunirse con su "profesor de enlace", que es quien los orientará en cómo acceder a los contenidos y en las técnicas de estudio a aplicar.
A su vez cada área de estudio tendrá un profesor tutor que generará los contenidos virtuales, en consonancia con lo que ve el resto de los alumnos en la escuela.

Más tarde cada colegio establecerá el tiempo y forma de evaluación para estos chicos en riesgo.
"Si algún alumno tiene problemas de conectividad en su hogar, ese chico podrá venir a la escuela, conectarse con el profesor que tenga a cargo los contenidos, llevarse el material en un pendrive y trabajarlo en su netbook en su casa", abrió el paraguas Mónica Pérez, hoy a cargo de Políticas de Integración digital.

La funcionaria también se mostró permeable a que durante la aplicación de estas aulas virtuales se incorporen modificaciones: "Habrá que ver en la marcha cómo resulta, porque también es cierto que acá es necesario un acompañamiento de los padres. Igual, si hay que hacer modificaciones las haremos. También hay que decir que hay escuelas y docentes que son más reticentes al trabajo virtual, y otras que están más actualizadas y de hecho ya han ideado plataformas propias".
Según fuentes de la DGE, están trabajando para que la misma plataforma se actualice para estar disponible para celulares, y del resultado dependerá que a futuro se extienda la aplicación a la educación domiciliaria y hospitalaria.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas