Mendoza Mendoza
jueves 12 de mayo de 2016

Liberaron bajo fianza al padre de la Reina de la Vendimia de 2012, acusado de delitos de lesa humanidad

Ricardo Kaliciñski, teniente coronel (r), tiene prohibido salir del país por orden de la Justicia Federal. Cada 15 días se debe presentar ante la sede judicial para demostrar que está a disposición.

​La Cámara Federal de Apelaciones otorgó la libertad bajo fianza al teniente coronel (r) Ricardo Kaliciñski –padre de la Reina de la Vendimia 2012, Wanda Kaliciñski– y a otros coimputados, en una causa que se tramita en San Juan por delitos de lesa humanidad.

Según la acusación, los militares habían sido instructores de expedientes en casos de personas detenidas.

Concretamente, según trascendió de esferas de la instrucción que se lleva a cabo en San Juan, los acusados eran quienes instruían un sumario a los detenidos y luego los pasaban a la Justicia Federal de esa provincia.

Kaliciñski fue acusado por una persona que declaró haber estado detenida en sede policial y que dijo que la mantuvieron encapuchada y vendada.

La firma de Kaliciñski aparece en uno de los expedientes tras el arresto del denunciante y esa documentación lo complica.

El jefe militar, quien al momento del hecho que se le endilga tenía el grado de subteniente en el Regimiento 22 de Marquesado, San Juan, accedió a la libertad que le concedió la Cámara Federal de Apelaciones integrada por los magistrados Roberto Naciff, Hugo Echegaray y Carlos Parra, mediante el pago de una fianza cuyo monto no se especificó.

Si bien puede circular libremente por la provincia, no puede hacer abandono de ella y, además, pesa sobre él la prohibición de salir del país.

Cada 15 días se debe presentar ante la sede judicial para demostrar que está a disposición.

Posiblemente, el mes entrante en la Cámara Federal mendocina se discutirá el dictado de su procesamiento de parte de juez federal sanjuanino Leopoldo Rago Gallo, ya que fue apelado por la defensa.

Buscan al mayor (r) Olivera
La Justicia sanjuanina, que libró orden de captura internacional contra el mayor (r) del Ejército, Jorge Antonio Olivera, quien se fugó del Hospital Militar de Buenos Aires el 25 de julio de 2015, todavía no logró dar con su paradero.

Este militar había sido condenado por delitos de lesa humanidad en San Juan, donde era conocido como el Carnicero y logró junto con otro militar condenado a 25 años de cárcel en esa provincia, Gustavo De Marchi, ser trasladado al hospital porteño donde trabajaba su esposa, y donde se planificó la fuga que aún tiene en jaque a Interpol.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas