Mendoza - violencia de género violencia de género
sábado 28 de mayo de 2016

Le quitaron el sueldo a la policía que denunció violencia de género

La policía Paola Legay había acusado a sus jefes y como protección judicial se la adscribió a Radio Nacional.

Hasta el año pasado la policía Paola Legay coordinaba la biblioteca de Radio Nacional, a donde estaba adscripta como una medida de protección judicial, tras haber denunciado a sus superiores por violencia de género e institucional cuando cumplía sus funciones como la primera mujer bombera.

El decreto gubernamental que puso fin a las adscripciones hizo que se la destinara a la Comisaría del Menor, donde ella dijo sufrir los "embates" por haber denunciado a sus jefes. Eso derivó en que una psicóloga y una psiquiatra le dieran sendas licencias, pero en la Dirección de Policías le iniciaron un sumario administrativo aduciendo que no se presentó a trabajar y decidieron cortarle sus haberes. Hoy su caso –emblemático en la provincia– es analizado por la Inspección General de Seguridad.

"Cuando empezó el maltrato en la Comisaría del Menor fuimos a la Dirección de la Mujer del Poder Judicial, denunciando que era víctima de violencia institucional, de lo que se le informó al ministro Gianni Venier.

Nos recomendaron que la tratara una psicóloga, que le dio 15 días de licencia y la derivó a una psiquiatra, que le amplió su licencia 30 días más. La misma psicóloga me llamó para advertirme de que sería un riesgo para la vida de Paola que ella tuviera que manejar un arma", cuenta la abogada Carolina Jacky, quien representa legalmente a Paola Legay, que también dejó constancia de lo ocurrido en el Primer Juzgado de Gestión Judicial, a cargo de Graciela Simón.

Según la letrada, cada vez que Legay recibió las licencias, su hijo presentó sus copias en la Dirección de Policías, desde donde continuaron enviándole a la efectiva distintas citaciones para que se presentara, aún conociendo sus licencias.

El lunes, cuando Legay fue a la Dirección de Policías para presentar un certificado más de su última licencia, allí le informaron que no debía presentar nada más porque se le había iniciado un sumario administrativo por abandono de servicio y que por tanto le habían cortado sus haberes.

"Cuando supe de la medida hablé con la jueza y ya se citó a la psicóloga que la asistió para que corrobora su tratamiento, y lo mismo ocurrirá con la psiquiatra que le dio la otra licencia y otros testigos que intervinieron en la causa", apuntó Jacky y recordó que en 2006, Paola Legay inició una demanda contra el Estado mendocino por violencia de género e institucional, ya que asegura que no sólo fue acosada cuando ejercía como la primera mujer bombero, sino que también fue relegada por sus superiores y eso le impidió ascensos en su carrera policial y con ellos, mejoras salariales. De hecho, la suya es una de las 8 demandas por violencia institucional dentro del Ministerio de Seguridad que el Estado mendocino acumuló en 2013.

Varios de estos casos involucraron a efectivas que también sufrieron el corte de sus haberes durante años y que por decisión judicial, debieron ser reincorporadas a la fuerza.

La versión oficial que dio el director de Policías

"Desde esta dirección se la citó varias veces para revalidar su parte de enfermo en Sanidad Policial y nunca se presentó. Por eso desde Capital Humano (ex Recursos Humanos) se decidió iniciarle un sumario administrativo por abandono de servicio y se dispuso el corte de haberes", explicó el jefe de la fuerza, Roberto Munives, al referirse a la situación de Paola Legay.

Según el funcionario, el lunes, cuando se le informó de su situación, Legay se negó a notificarse de su corte de haberes, lo que se habría certificado con testigos.

El sumario al que alude Munives ya ingresó en la Inspección General de Seguridad (ver aparte) y desde el Ministerio de Seguridad habrían incluido allí información de presuntas reiteradas licencias que la efectiva habría tomado.

Uno de los primeros casos que consiguió fallo del INADI

"En mi caso, la discriminación y la violencia dentro del Cuartel de Bomberos se basó en mi condición de mujer. Me daban tareas administrativas y cuando yo peleaba por hacer las tareas propias del bombero, como rescates o extinción de incendios, me decían que no querían mujeres", contó a Diario UNO, Paola Legay, poco después de que el INADI fallara a su favor en 2011.

Su lucha por tener el mismo trabajo que sus compañeros comenzó en 2006 cuando era la primera mujer del cuerpo y cuando por fin pudo participar de la primera reunión con sus compañeros oficiales de policías contó: "Entré al cuartel y todos se habían desnudado, y así se desarrolló la reunión".

Verificarán si las faltas son justificadas

"Hoy firmamos el inicio de la investigación, en la que se le va a dar derecho a la defensa de la policía para que presente la documentación que acredite las faltas, porque su abogada dice que hay un amparo judicial que las regulariza. Ahora, si son injustificadas se puede llegar a la cesantía y si hay algún tipo de incapacidad, correspondería el cambio de funciones o la jubilación anticipada", evaluó el titular de la IGS, Marcelo Puertas.

En el análisis también se incluirá lo que haya informado en su momento el área de Sanidad Policial, que se encarga de corroborar la situación psicológica de los efectivos, y los registros aportados por el Ministerio de Seguridad. Todas las pruebas se sumarán al expediente 11.080/d/2016.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas