Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 21 de septiembre de 2016

Las voces de un largo viaje

De Mendoza a Tokio. El libro de Fernando G. Toledo, que cuenta la travesía de los Niños Cantores para llegar a Japón, arriba al teatro.

Un talentoso visionario embarcó en su sueño a 32 niños y 6 adultos en un viaje a través de varios países. Parece la más increíble de las ficciones, de no ser porque los protagonistas fueron reales y fue en nuestra provincia donde esta historia comenzó a gestarse hasta llegar al papel, cuando el escritor y periodista Fernando G. Toledo escribió De Mendoza a Tokio.

El libro cuenta la travesía que el maestro Víctor Volpe emprendió junto con el Coro de Niños Cantores de Mendoza para llevarlos a las antípodas, a Japón, para que allá por 1971/72 conocieran el talento inigualable de estos pequeños. Ahora, lo que comenzó en la vida real y luego fue obra literaria llega al teatro con la puesta del actor y director Guillermo Troncoso y la producción de Alejandro Scarpetta, quien fue unos de los 32 niños de ese coro.

Este miércoles 21 a las 21 en el teatro Independencia el sueño de Víctor Volpe y sus niños renacerá en las voces de los actores.

Inicio literario
Cuando Fernando G. Toledo conoció la historia, pensó que los resortes literarios de una gran narración empezaban a mostrarse, pero también que ese texto podía adquirir otros modos expresivos. "Cuando lo escribí sentí que casi todo el libro tenía el ritmo de una road movie, con muchos ingredientes en esa aventura, porque no todos fueron aplausos y diversión. Lo interesante es que todo pasó y lo protagonizaron mendocinos", cuenta Fernando abriendo la posibilidad de que en algún momento el relato llegue al cine.

"Que pasara de verdad ya sería muy atractivo para quien sea amante de las historias, pero además que fueran mendocinos es lo que siempre quiso rescatar Alejandro Scarpetta de esa historia. Convertirla en arte es un modo de tratar de fijarla en papel o ahora en teatro, para que no se olvide del todo. Es una de las maneras de perennidad", completa el autor. Y ejemplifica: "Si fuera una película de buena factura, el personaje de Víctor Volpe creo que sería el soñado por cualquier actor, porque tiene toda la riqueza dramática incorporada y para un intérprete esto es un tesoro, porque le permite expresar todo su talento".

Quien enfrentará el desafío de ponerse en los zapatos del maestro Volpe es Guillermo Troncoso, también a cargo de la puesta, quien destaca de su personaje "que era un hombre de arte, manejado solamente por su pasión, que tenía un enorme grado de convencimiento y lograba lo que quería", aunque lo que quisiera fuera llegar al extremo opuesto del mundo.

La puesta
El desafío de Troncoso era llevar al espacio acotado de un escenario una historia plagada de aventuras, logros, compañerismo y algunos momentos difíciles que este grupo de soñadores tuvo que enfrentar a lo largo del viaje. "Hemos logrado armar un espectáculo ágil. Es una síntesis, porque hay tantas anécdotas y es difícil, porque el libro es una belleza y en algún punto querés incluirlo todo, pero no es posible", cuenta de su primera aproximación a la historia. "A medida que se va desarrollando el relato también muestro los registros que existen de este viaje, ya sean fotográficos o fílmicos, porque son un verdadero tesoro. Lo hice para que sea ágil y explicativo para el espectador, porque los nexos narrativos están trabajados desde estas imágenes, cuando atraviesan toda América, para darle la continuidad histórica y que el público sepa en qué lugar geográfico están. Como Volpe hacía notas en radios y diarios ficcionamos el personaje de un locutor que va narrando y también se incorporan textuales de las cartas que Volpe le escribía a su esposa, Annie, desde los distintos lugares", explica el director y protagonista.

Para Toledo, no había otro rostro posible para Volpe que el de Troncoso. "Me interesaba que él asumiera el rol porque lo he visto en papeles tan entregados y tan perfectos que me parecía que una personalidad del calibre de Volpe necesitaba un actor que asumiera esa personalidad y debía ser alguien tan talentoso como Guillermo. Más allá del physique du rôle, era importante transmitir todo ese carácter, toda esa pasión, todas esa contradicciones internas que tenía Volpe como persona y que como personaje debía tener", refiere el autor.

El elenco
A Troncoso se suman Beatriz Fornabaio y representarán a los Niños Cantores de Mendoza Santiago Rojas Astié, Tomás Guajardo, Juan Bautista Ré, Álvaro Pérez Sbriglio, Emiliano Wintersteller, Said Zuqui, Yamil Tahán Durán, Ignacio Piracés, Joaquín Maragna, Ennio Pagano, Pedro Vargas, Francisco Yáñez; todos ellos alumnos del Colegio de Niños Cantores de Mendoza y de la Escuela Italiana.

La música en vivo estará a cargo del Coral Víctor Volpe (dirigido por Jorge López) y el pianista Mariano Colombo; la producción ejecutiva es de Eduardo Llorente y la producción general es de Alejandro Scarpetta.

Para Troncoso, esta es la primera vez que dirige a niños y ha sido una experiencia sumamente enriquecedora. "Son 12 y representan en este pequeño grupo a los 32 niños que iban en esta travesía. Montar un espectáculo de semejante envergadura con chicos no es nada fácil, sobre todo porque no tienen experiencia actoral, más allá de que canten. Decir textos, interactuar con actores más grandes y en el teatro Independencia es muy fuerte, pero están locos de contentos. Me he recontra encariñado con ellos. Yo desde el principio les dije que los iba a dirigir como lo hago con los actores profesionales, con lo cual para ellos fue todo un desafío", resume el director de la puesta.

Pero este desafío se vio recompensado con la entrega actoral de los pequeños: "Hay que tener en cuenta que estos chicos han estado ensayando y estudiando. Algunos días llegamos a ensayar hasta las 11 de la noche y vos veías que los ojitos se les iban cerrando y me preguntaban: 'Guille, ¿hoy hasta qué hora nos quedamos?'. Ese cansancio, esas ganas, esa emoción que estos niños están viviendo es similar a la que vivieron los chicos que emprendieron ese viaje increíble", culmina Troncoso para probar cuán viva sigue hoy la historia de Volpe y su travesía.

La historia de un viaje inimaginable
De Mendoza a Tokio cuenta la historia que tuvo como gran protagonista al maestro Víctor Volpe y sucedió a fines de 1971 y principios de 1972.

Quien fuera el director y creador del Coro de Niños Cantores embarcó a 32 niños y un pequeño grupo de adultos en una gira en colectivo (y otros medios de transporte) que los llevó por gran parte de América hasta arribar a los Estados Unidos, desde donde partieron para cantar finalmente en Japón.

Sin embargo, el viaje que parecía una gira artística terminó convirtiéndose en una aventura con peligros, contratiempos inesperados y situaciones que pusieron a prueba el valor de toda la delegación. Y también puso en claro el nivel musical de este coro, que al menos por ese entonces era sin duda uno de los mejores del mundo.

En la foto vemos la presentación de la novela en la Feria del Libro de Buenos Aires que se realizó en 2014, donde están presentes Federico Zanetti, Daniel de la Llana, Eduardo Llorente y Alejandro Scarpetta (de los Niños Cantores de Mendoza que fueron al viaje en los años '70) y Fernando G. Toledo (autor del libro).

De Mendoza a Tokio.
Un homenaje al maestro Víctor Volpe
Cuándo: miércoles 21 a las 21
Dónde: teatro Independencia (Chile y Espejo, Mendoza)
Entradas: $100, a la venta en la boletería del teatro

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas