Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 14 de julio de 2017

Las obras en la calle Arístides siguen con optimismo y varias críticas

Comenzaron a principio de marzo y llevan el 40% de avance. Quieren que queden concluidas para fines de año.

La renovación de la calle Arístides Villanueva avanza y las obras están terminadas en varias cuadras cercanas a la avenida Boulogne Sur Mer. Los resultados alcanzados ya hacen lucir más bella y moderna esa parte de la ciudad de Mendoza. Sin embargo, muchos vecinos consultados confiesan cierto malestar por la dilación que sufrió el proyecto en la realización de los trabajos durante estos primeros meses.

Si bien ninguna de las personas entrevistadas negó lo positivo de la inversión y el esfuerzo municipal que requiere la nueva infraestructura urbana, en su mayoría enumeraron los trastornos y pérdidas económicas que significa este emprendimiento para sus negocios. Señalaron que las ventas decayeron el 30% ya que la construcción ha disminuido los ingresos y el trabajo, impactando negativamente en los locales comerciales.

aristides-2.jpg
Perjudicados. Por los trabajos que se realizan, los comercios han disminuido sus ventas.
Perjudicados. Por los trabajos que se realizan, los comercios han disminuido sus ventas.

Desde la Municipalidad de Mendoza reconocieron que "se trata de una obra muy invasiva" y que "el plan de ejecución no se viene cumpliendo en el tiempo estipulado". Pero aseguran que después de los primeros meses y tras pasar varios obstáculos relacionados con habilitaciones "ahora los trabajos caminan a buen ritmo" y quizás se logre hacer el corte de cinta con bombos y platillos a fines de año.

Según estaba previsto, cada cuadra demandaría no más de 45 días de corte para la reparación y renovación de instalaciones, cañerías, el tendido de red de cables y cloacas, y el mejoramiento de los espacios que exigían adecuarse al paso del tiempo, incluido el adoquinado de las calles. "Se nos atrasó en las primeras cuadras más de dos meses porque el soterramiento de las instalaciones fue muy complejo", dijo Juan Manuel Filice, subsecretario de Desarrollo Urbano de Mendoza Capital.

aristides-6.jpg

El funcionario explicó que el objetivo es "ordenar y acelerar" y que la "empresa está recuperando el tiempo perdido".

"Ahora trabajamos a media calzada y se preparó un nuevo plan de trabajo para que no se corte el tránsito y se respete el flujo de las personas". Filice detalló que las obras en la actualidad contemplan el 40% de avances y que comenzaron a principio de marzo después de Vendimia para no entorpecer esa fecha turística.

Impacientes
aristides-8.jpg

Los comerciantes que trabajan sobre este transitado carril, conocido por su amplio espectro de propuestas de diversión nocturna, no están muy contentos. En total funcionan 200 locales sobre la calle Arístides y de una decena de consultas todos describieron que "las ventas no son buenas desde hace un tiempo". Dijeron que la situación se debe en parte a la economía del país pero ellos están más afectados aún por la alteración y dificultades que generan las tareas de urbanización.

Fernanda Corinaldesi (29), empleada de un local de ropa infantil dijo: "Nos afecta directamente porque desde marzo y hasta ahora que están realizando trabajos. No hay estacionamiento, cada vez hay más desorden, cortes de calle, tierra y obreros por doquier. Todos estamos con la expectativa de que cuando concluyan vuelva a resurgir la zona y suban las ventas".

Más beneficiado contó su experiencia Gianni Napolitano (67), que vende tortitas y facturas entre los trabajadores. "Desde hace meses que tripliqué mis ventas, no me puedo quejar", dijo riéndose. Alberto Astudillo (53), vigilador, contó que "el Municipio ha puesto muchos más obreros que al comienzo, ahora avanzan a toda marcha".

aristides-9.jpg

"El martes nos dejaron todo el día sin gas y no pudimos abrir el local. Perdimos un día de trabajo por falta de coordinación", dijo Milagros Millone (37), encargada de una cervecería. La mujer expresó además que se le han cobrado "las tasas de derecho a vereda por $10.000 y no corresponde porque se había acordado otra cosa". Desde el Municipio aclararon que se trata de un error.

Fabián Hipólito (46), encargado de una playa de estacionamiento, explicó que con el resto de los dueños de playas interpusieron un amparo judicial para evitar que les rompan las veredas hasta que los accesos circundantes estén finalizados y puedan montar tablones para hacer pasar los vehículos. Así es como intentan proteger su negocio para que las pérdidas sean mínimas.
Fuente:

Más Leídas