Mendoza - Chacras de Coria Chacras de Coria
domingo 30 de octubre de 2016

La zona de los boliches de Chacras pierde terreno por otras ofertas

La municipalidad y los empresarios reconocen que hay menos opciones que en otras épocas esplendorosas.

La vieja ruta Panamericana, entre Guardia Vieja y Chacras de Coria, en Luján de Cuyo, se constituyó históricamente como la zona de boliches por excelencia de Mendoza.

Sin embargo, ya no luce el esplendor de otras épocas y sólo siguen funcionado los clásicos espacios, con mutaciones en su propuesta de consumo. Al mismo tiempo los salones para eventos cobran impulso en ese sector.

Según la Dirección de Industria y Comercio del Municipio siguen en pie 9 boliches. Muchos de estos, están en manos de sus tradicionales dueños, a pesar de que no mantienen el mismo nombre con el que surgieron. El principal cambio es que todos ofrecen restorán antes de invitar a la gente a la pista de baile. Además, en algunos casos los edificios son usados durante el día para fiestas.

Cuatro salones ganaron terreno en los inmuebles que fueron quedando desocupados, mientras otros que cerraron sus puertas, nunca más volvieron a abrirlas. Marcos Balcarelli, director de Comercio de Luján, precisó que actualmente están habilitados en ese sector: Runner, Aloha, Budapest, Al Sur, De Lucas, Pueblo Chico, El Cubo, Punto G y Abaricia.

"Es una zona donde los empresarios son muy ordenados y responsables con la ley. Salimos todas las semanas a controlar y calculamos que suben durante el fin de semana, por día y durante la noche, más de 2.000 personas. Esto genera la queja de los vecinos, ya que con los años el lugar se fue poblando cada vez con más viviendas", indicó Balcarelli.

El funcionario municipal describió que su trabajo es acercar a las partes para que haya un entendimiento y se pueda convivir sin que ninguna de las partes sea perjudicada: ni los vecinos ni los empresarios. Entre algunas medidas previstas es probable que se extienda el estacionamiento medido, con el fin de regular el desborde de vehículos que se genera en ese sitio.

El mercado ha ido mutando
"Si comparás la zona con otro tiempo, está muy descuidada. Hay muy pocos boliches funcionando, sólo quedan los de siempre. Creo que este fenómeno tiene que ver con que se abrieron nuevas propuestas en varios puntos de toda Mendoza. El mercado ha ido mutando, los boliches ya no son como eran antes", contó Enzo Tamborini, dueño de Runner.

El empresario opinó que la proliferación de algunos boliches en zonas urbanas "se debe a las facilidades que ofrecen ahora los municipios para habilitar lugares. Antes se era muy estricto con el impacto ambiental que podía generar un emprendimiento de estas características, por eso se ubicaban en sectores distanciados de los centros urbanos y las viviendas", señaló.

Sujetos a éxitos estacionales
Hugo Fiorems, director de Relaciones con la Comunidad, a cargo de la coordinación del programa de Diversión Nocturna, ofreció su visión sobre la tradicional ruta de boliches. Aseguró que hay una baja real a la asistencia de estos boliches, argumentando que es consecuencia del surgimiento de propuestas privadas y públicas que salieron a competir con estos espacios.

"Los boliches siempre estuvieron sujetos a modas y éxitos estacionales. Este rubro tiene sus etapas comerciales, y por eso muchos van cerrando y se abren otros en nuevos sitios. Hay que tener en cuenta también que hay propuestas departamentales por fuera del Gran Mendoza que se reparten el público que antes viajaba hasta Luján para bailar", expresó.

Fiorems explicó otra arista para entender los cambios. Dijo que los gastos fijos para mantener abierto un boliche son elevados, teniendo en cuenta que se paga por el mes entero, pero que sólo se usa el edificio durante las noches de los fines de semana. Como respuesta a esto, muchas productoras privadas alquilan por única vez un lugar y organizan eventos aislados para asegurarse una ganancia.

Visión turística
El director de Promoción Turística, Marcelo Montenegro, también se sumó al debate y manifestó que en su opinión, la oferta recreativa de la provincia ha ido transformándose del mismo modo que los principales ejes urbanos. De este modo, surgen nuevos espacios o se intensifican otros, como es el caso de San Martín Sur.

"Una cosa va atada a la otra. Hoy la oferta es más amplia y variada y se debilita el boliche como opción. Hay otras propuestas de música, comida y bandas en la Arístides, la Alameda y la Nave Cultural, sólo por nombrar algunas opciones. Antes la diversión se concentraba en el Challao o Chacras. Ahora hay más alternativas y una agenda cultural de los municipios", destacó.

La crisis afecta
El subsecretario de Relaciones con la Comunidad, Néstor Majul, uno de los encargados de impulsar la transición del programa de Diversión nocturna, de la órbita de Desarrollo Social al Ministerio de Seguridad, consideró que "ha cambiado la forma de consumo de la noche, y en esto influye mucho la situación económica. No es barato salir a bailar".

Está pasando que los jóvenes por seguridad y por dinero evitan trasladarse hasta Chacras y prefieren lugares con acceso más directo en micros. "Visitan lugares bailables de Capital y Godoy Cruz, abandonando de a poco Luján o Las Heras. Creció al mismo tiempo el movimiento en bares, restoranes y pubs. Las mayores restricciones de ingreso también influyeron", remarcó.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas