Mendoza Mendoza
jueves 30 de junio de 2016

La terminal y sus alrededores suman peligros y deterioro

Veredas levantadas, cartelería arruinada, escombros, pozos y desniveles en las arterias, escombros, desagües tapados y sin rejas son parte del estado general

El estado de las principales arterias que rodean la terminal de ómnibus Padre Jorge Juan Augusto Contreras, en San José, Guaymallén, rompió cuatro automóviles ayer antes del mediodía. Las víctimas sufrieron distintos daños en el mismo pozo, sobre la avenida Gobernador Ricardo Videla y Reconquista, antes de ingresar a la rotonda que conduce hasta Alem.

María Cristina Parra, una mujer jubilada que vive en Ciudad, fue la más perjudicada de todos, ya que rajó dos cubiertas de su Fiat Siena y quedó demorada cuatro horas esperando a una grúa que la socorriera.
Durante ese tiempo, el tránsito estuvo interrumpido en este sector por el que circulan cientos de micros, camiones, motocicletas y automóviles particulares que quieren ingresar al centro o continuar por el Acceso Norte hacia otro destino.

Pero ese pozo que tanto caos ocasionó y que desde ayer después del conflicto quedó señalizado con una valla metálica, es solo uno de los tantos sectores de la infraestructura vial y arquitectónica que se encuentra deteriorada en la zona.

En un recorrido por las calles aledañas a la terminal pudo comprobarse que como dicen los vecinos y comerciantes: "Pareciera que hubiese caído una bomba". Una lista de los inconvenientes que saltan a la vista incluye: veredas levantadas por las raíces de los árboles, cartelería vial oxidada y que ha perdido su capacidad reflectante o algunas letras o números, franjas de asfalto sin terminar, acumulación de escombros, bocas de tormenta, y desagües tapados y sin su enrejado.

Pero eso no es todo. Hay calles como Albania que nunca en su historia fueron asfaltadas, la luminaria en muchos espacios está quemada o ha sido atacada por vándalos y en las paradas de micros los pozos son altamente peligrosos, ya que tienen hasta medio metro de profundidad y cualquiera que meta un pie al pasar por ahí podría fracturarse.

El intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias, dijo que no todos los problemas corresponden a su jurisdicción, ya que hay arterias que son responsabilidad de Vialidad provincial, otras que están bajo la órbita de Vialidad nacional y también hay aspectos, como el de las veredas, que corresponde soluciones de los propietarios de la terminal. "Hemos arreglado la calle Alberdi y estamos cambiando luminarias en todo el departamento. No está en los planes inmediatos reasfaltar calles de esa zona aún", indicó.

Varios taxistas que trabajan en el lugar dijeron: "Hay baches y pozos que están en el mismo estado desde hace tres meses y que nadie hace nada para arreglarlos". Uno de ellos fue el que causó tantos problemas y peligros ayer.
Fuente:

Más Leídas