Mendoza Mendoza
martes 26 de abril de 2016

La Provincia firmó un convenio con la UNCuyo para ahorrar energía

Para 2016, el Ministerio de Hacienda calculó que pagará más de 356 millones en luz y gas por el consumo en los edificos públicos del Poder Ejecutivo

El Gobierno provincial busca reducir el consumo de energía eléctrica y de gas en todos los edificios de la administración pública entre 10 y 20%, para lo cual recurrió a la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo con el fin de detectar el derroche de ambos servicios energéticos. Asimismo, la Facultad ofrecerá una propuesta para incorporar nuevas formas de abastecerse, por ejemplo, paneles solares.

Para 2016, el Ministerio de Hacienda calculó que pagará unos $356.340.755 millones en luz y gas, por lo cual, si la intervención de la consultoría pactada con la UNCuyo es exitosa, se ahorrarán hasta $72 millones por año. A su vez, la casa de altos estudios recibirá en pago 10% calculado sobre el gasto en energía ahorrado, eso sería un equivalente a $7 millones como máximo.

En la presentación del convenio encabezado por el gobernador Alfredo Cornejo y el rector de la Universidad, Daniel Pizzi, se dieron varios ejemplos de los consumos innecesarios detectados hasta ahora: en el área departamental de Salud de San Rafael, con una tarifa tipo 2B, no se registraron consumos durante marzo y, sin embargo, se abonó la factura por $6.464; en el caso del hospital Lagomaggiore, en el mismo período usó más potencia que la que habitualmente era requerida y se facturó un recargo por $69.000 o en el caso del Notti, se pagó sólo el primer bimestre, un millón de pesos cuando el año anterior, había consumido el mismo monto.

La clave, según explicó el consultor por la UNCuyo, Andrés Eluani, está en los contratos de las potencias en kilowats que celebran los hospitales con las distribuidoras, porque una vez que se mide qué cantidad de potencia requieren con el encendido de todos los aparatos de un nosocomio a la vez, se determina dicho nivel de la potencia.

En el caso del hospital de Malargüe se contrataron 600kw y se terminaron utilizando unos 100kw, por diversos motivos a investigar entre los que se puede suponer, la rotura de uno o varios equipos técnicos, la baja actividad por la estación, por arreglos, etc. Esa diferencia, si no es revisada por el usuario y él no hace un pedido para la reconfiguración del contrato, continúa pagándose por vía administrativa tal cual se firmó originalmente. La tarea de revisar cada contrato y su correspondiente necesidad en territorio es lo que hará la consultoría de Ciencias Económicas.

De todas formas, los cambios serán paulatinos, ya que el convenio sugiere que son necesario dos años para tener resultados notables en la disminución del consumo energético.
Fuente:

Más Leídas