Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 29 de marzo de 2016

La pista del aeropuerto de Mendoza se está hundiendo por una falla estructural

Así lo señaló el jefe del Aeropuerto, en una reunión a la que fue invitado por los miembros del Senado.

La pista del aeropuerto de Mendoza El Plumerillo está cediendo, literalmente, se hunde. La franja central, donde más sufre por el apoyo constante de los aviones, corre riego de hundimiento por una falla estructural.

Esto lleva a que tenga que ser continuamente vigilada y muchas veces, reparada. Así lo explicó ayer, el jefe del Aeropuerto, ingeniero Alejandro Barrionuevo, a los distintos bloques legislativos de la Cámara de Senadores.

"La pista tiene algunos problemas graves. La base sobre la que está apoyada es pobre, el terreno ha fallado, sobre todo en una franja que va por el centro de esta", expuso el funcionario ante los legisladores.

Tras la introducción, pasó a la cruda realidad: "Se ve muy claro dónde están las lozas más hundidas que otras, las reparaciones son frecuentes y ya no alcanza con hacer nuevos parches. Cada vez que un avión aterriza o despega se revisa toda la pista para ver si es necesario tapar una fisura o hacer un bacheo".

El ingeniero Barrionuevo se les adelantó a los senadores y sentenció: "Si me preguntan, creo que mientras antes se haga la obra, mejor".

El contundente diagnóstico es la causa principal por la que hay que hacer la obra mayor sobre la pista de El Plumerillo, la que demandará tres meses y casi con seguridad lo dejará fuera de servicio.

aeropuerto-mendoza.jpg
Frontal. El ingeniero Alejandro Barrionuevo, jefe de El Plumerillo, fue claro con los senadores sobre la delicada situación de la pista.
Frontal. El ingeniero Alejandro Barrionuevo, jefe de El Plumerillo, fue claro con los senadores sobre la delicada situación de la pista.

Este panorama es el que ratifica la frase que hace dos semanas escucharon, no sin preocupación, los empresarios del turismo local, de las autoridades del Aeropuerto.

Cuando les pidieron que postergaran las obras para marzo de 2017, les respondieron: "Hay que ver si la pista aguanta". No fue una exageración, a la vista de lo expuesto ayer por el jefe local de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil).

Por iniciativa del senador radical Armando Camerucci, se invitó a Barrionuevo para que informara sobre el estado del Aeropuerto y la factibilidad de postergar la obra, atento al impacto negativo que tendrá en la actividad turística, si es cerrado entre setiembre y diciembre, en plena temporada alta.

El funcionario les dio detalles del diagnóstico y de lo que se va a hacer, pero no les pudo responder si se posterga porque sus autoridades superiores todavía no lo resolvieron.

Y es lo único que falta: poner la fecha definitiva, prevista inicialmente para el 7 de setiembre y ahora en evaluación, con opción a postergarse para marzo de 2017 a pedido de los hoteleros y agencieros locales, que temen un oscuro panorama para el año que viene, si por las obras se pierde la mitad de la temporada alta.

Barrionuevo les aseguró que sus jefes en Buenos Aires "querían definirlo hoy (por ayer), pero no pudieron". Prometió: "Será en esta semana porque, por protocolo, le tenemos que informar a toda la actividad aérea mundial, si El Plumerillo se cierra y cuando será".

Esa decisión final dependerá de los estudios técnicos sobre la pista, de los riesgos de demora de la obra por el fraguado del hormigón si se hiciera en otoño y de si las compañía aéreas están dispuestas a operar.

-4 mil pasajeros por día es el movimiento registrado que tiene el aeropuerto mendocino y que deberán ser repartidos entre San Juan, San Luis y San Rafael.
Fuente:

Más Leídas