Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 24 de mayo de 2016

La novela del otoño: las muertes en el Zoo de Mendoza derivan en culebrón

La directora Mariana Caram dice que no fue informada sobre ninguna muerte: "Estuve viendo el mejoramiento de las cierveras y ningún guardia supo de esos supuestos decesos", acotó.

Como si se tratara de las intrigas de una tira diaria de la televisión, ahora la supuesta muerte de otros 14 animales durante el fin de semana pasado en el Zoológico de Mendoza es materia de investigación dentro de la misma Secretaría de Ambiente, ya que los veterinarios responsables de la salud de los ejemplares que viven en el paseo no habrían informado a la directora, Mariana Caram, sobre estos decesos.

Por lo tanto, la funcionaria no pudo confirmar si las muertes ocurrieron, ni tampoco entender de qué murió esta "tanda" de animales –si la hubo– porque sus cuerpos no fueron vistos ni por la propia Caram.

Es decir, si fallecieron por las malas condiciones en las que están encerrados sin poder escapar o defenderse, si los intoxicaron con el alimento o si tienen alguna clase de infección, que por estas horas ya podría entenderse como una epidemia.

Caram explicó que ella estuvo en el Zoológico durante el fin de semana haciendo las tareas de reacondicionamiento de las cierveras y ningún guardia le informó sobre esta cantidad de fallecimientos.

"Sí supimos de la muerte de un muflón, de una oveja somalí, de un loro y un ñandú, pero nadie nos dijo que habían muerto más ciervos", explicó.

Por eso, la medida que ha tomado la Secretaría de Ambiente es iniciar una investigación administrativa para conocer los hechos. En ese camino, se le pidió a la jefatura de veterinarios que informe quién notó las muertes, quién trasladó los cuerpos, quién hizo las necropsias y por qué no fueron registradas dichas muertes por el procedimiento normal.

Es que según Caram, las muertes pueden ser notificados a la administración porque siempre hay una guardia, algo que los trabajadores negaron terminantemente.

Lo cierto es que Caram explicó a Diario UNO que no puede descartar ninguna causa y explicó: "No sabemos si son los mismos cuerpos del jueves o si realmente murieron más ejemplares", con lo cual insistió sobre la teoría del sabotaje por un grupo de trabajadores sindicalizados bajo el ala dura de ATE.

De todos modos, la duda sobre la muerte de otros 14 animales tiene un problema básico: el registro de altas y bajas de ejemplares (nacimientos y fallecimientos) es poco confiable, debido a que los ejemplares están censados, pero no están identificados, excepto los que son únicos o pocos en cantidad, como el oso Arturo o los cuatro elefantes.

El resto es una gran incógnita. Esto implica que no puede saberse a ciencia cierta quién está enfermo, quién tuvo crías o quién murió. Sólo se hace un conteo periódico, para ver la cantidad, pero no el estado sanitario de los animales.

De ahí que la nueva administración no pueda aún decir si existe una epidemia de alguna enfermedad infecciosa y sólo reporta que existe "mucha patología pulmonar".

En este mismo sentido, Caram junto con el administrador de Parques y Zoológicos, Ricardo Mariotti, indicó que este año se hicieron dos conteos de animales, pero debieron corregir varias veces la información porque había errores, ya que había veterinarios que informaban dos veces la misma cosa.

Además comentaron: "El año pasado la administración anterior hizo ajustes a los registros porque no les cuadraban los números, entre altas y bajas respecto del censo. El desfasaje fue de más de cien animales. Pero eso nadie lo va a decir, ni hay pruebas porque los veterinarios informaron que había esa cantidad de animales y no se investigó. Por eso, estamos haciendo todo para que tengan identificación y una historia clínica de cada uno y exista un protocolo para cuando haya bajas, altas o traslados".

En resumen, existen tres investigaciones en marcha: una, la de la misma Secretaría de Ambiente, de la que también se hizo parte la Fiscalía de Estado; otra es una denuncia en Delitos Complejos que lleva adelante Santiago Garay, y la que empezará esta semana la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Ambientales de la Nación sobre las sucesivas muertes en el Zoológico, que sumarían en total 64, si se comprueban fehacientemente al igual que sus causas.
Fuente:

Más Leídas