Mendoza Mendoza
miércoles 28 de septiembre de 2016

La matriz productiva de Mendoza refleja que la economía empeoró en los últimos 5 años

Los más perjudicados son los sectores industriales y la actividad agraria. Lo revela un estudio de la Red de Instituciones para la Competitividad Sostenible

Un informe de la REICOS (Red de Instituciones para la Competitividad Sostenible) indica que si bien creció el Producto Bruto Interno el 3,7% en el período 2003-2015, se profundizaron las desigualdades territoriales en cuanto al desarrollo, las empresas perdieron competitividad por la carga tributaria y el gasto público subió. En salud, los indicadores muestran un estancamiento en los índices de mortalidad infantil y salud materna.

"A partir del 2011 existe una tendencia decreciente que se repite en distintos indicadores económicos. Así vimos que hay menos superficie de producción en hortalizas, cae suavemente en frutales, el turismo crece, pero menos que antes, hay un problema muy serio de rentabilidad de los productores primarios, las exportaciones terminaron bajando y en las actividades sociales se ve un estancamiento, es decir, estamos peor", sintetiza Elizabeth Pasteris. Ella es la coordinadora académica del sexto informe sobre la matriz productiva, competitividad sostenible y territorio 2003-2015, realizado por REICOS y presentado ayer por la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo.

Del análisis se desprende que el Producto Bruto Geográfico creció el 3, 7% en el período descripto, pero la matriz productiva tiene una alta concentración en el sector terciario (comercio, transporte, finanzas, turismo), cuando lo saludable sería tener un desarrollo parejo de otros dos componentes, como son, la actividad agraria y la industrial, y así generar riqueza. El informe indica que la participación del sector terciario creció 14 puntos dentro de la matriz productiva, frente a las bajas registradas en la agricultura, en 8 puntos y en la industria, 6 puntos porcentuales.

Pero las malas noticias no terminan allí, ya que creció el gasto público, junto con la presión impositiva para el sector privado y la rentabilidad siempre estuvo por debajo de la inflación. Un indicador nuevo desarrollado por la red explica en números este proceso: se trata del Producto Bruto Geográfico, pero sin la participación del sector público.

Pasteris explicó: "Cuando se calcula la presión impositiva se toma el Producto Bruto total, pero este ya tiene incorporado al sector público que suma el 12%. Entonces si uno consigue sacarlo, se puede calcular verdaderamente cuál es la presión impositiva en el sector privado que es el que la paga, y hemos conseguido separarlos. Es muy claro que el componente gasto público ha crecido el 171% por encima de la inflación y sin esto, la presión impositiva se ha más que duplicado y dónde: en ingresos brutos. Por supuesto, no es la misma carga para todos los sectores, generándose asimetrías, por lo que es un tributo distorsivo porque si la cadena productiva está integrada, se paga menos, pero si no lo está, se paga más. No es un buen impuesto y habría que pensar en cambiar la matriz impositiva de la provincia".

En resumen, los requerimientos financieros del Estado hicieron crecer la presión tributaria del 3,9% registrado en 2003 al 8,4% del 2014, afectando negativamente a la competitividad de las empresas, dependiendo de la actividad que se trate.

En otro plano, también el informe incluyó una perspectiva sobre indicadores de salud, donde se observa un estancamiento respecto al cumplimiento de los objetivos del Desarrollo del Milenio, propuesto por la ONU para reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y luchar contra sida, chagas y tuberculosis.

Según el informe que aporto la Universidad Maza, en mortalidad infantil, entre 2010-2014 existe una tendencia decreciente. En cuanto a la salud materna, es observado un estancamiento del descenso, junto con una disminución de los ingresos y permanencias a los programas de salud sexual y reproductiva, y controles de embarazos de las mujeres.

Tanto chagas y sida, como tuberculosis presentan incrementos, colocando a Mendoza en un lugar de riesgo, que involucra a sectores sociales desfavorecidos y acarrean subdesarrollo. Y por último, se incrementó la población infantil sin cobertura de salud entre 2001 y 2012, en especial en niños de 1 a 4 años.
Fuente:

Más Leídas