Mendoza Mendoza
martes 04 de julio de 2017

La joven mendocina que no conoce de límites y se consagró en Italia

Marianela Fernández es no vidente y practica patinaje artístico. Ha representado a Argentina en múltiples certámenes internacionales y se abre camino a su manera.

Marianela Fernández es una adolescente como cualquier otra, con sus crisis existenciales, sus miedos y esperanzas pero Marianela patina, desde pequeña y eso la hizo especial porque es libre cuando lo hace.

Al nacer descubrieron que sus retinas no funcionaban correctamente y se limitó a ver cosas brillantes durante algunos años, hasta que a los tres años perdió completamente su visión pero eso no significó una limitación. Y en su vida conjuga ambas cosas: "Patinando me siento libre", suele decir.

Esa libertad la llevó hasta Italia donde fue invitada como única representante de Argentina en una de las competiciones de patín más importantes del mundo en la mítica ciudad de Oderzo, cuna de los mejores patinadores.

marianela fernandez patinadora 00.jpg
Foto: gentileza
Foto: gentileza

Con su malla celeste y blanca recorrió la pista junto a su profesora y luego arrancó su performance acompañada de la canción "A mi manera". "Fueron minutos eternos, rogaba para que no tuviese ningún problema", dice Silvana Martín, una de las mujeres que ha estado a su lado desde el comienzo y ha aprendido junto a su alumna que la falta de visión no impide patinar.

"Estábamos todos muy nerviosos, costó mucho llegar hasta allá. Recibimos muchísima ayuda y era una experiencia nueva para nosotros", comentó Silvana sobre su viaje a Italia con la certeza de que han abierto un camino que podrán andar otros luego de que Marianela rompiera este límite.

"Cuando la presentaron dijeron que ahora incorporarían a personas con discapacidades en el certamen. Eso es muy bueno". Y esta no es la única vía en la que ha innovado esta dupla: "Me han llamado de Brasil y Colombia para preguntarme sobre técnicas de aprendizaje para chicos con discapacidades. La verdad es que yo fui aprendiendo junto a ella".

marianela fernandez patinadora 02.jpg
Foto: gentileza
Foto: gentileza

Es que el camino hasta aquí no fue fácil para ninguna de las dos. "Marianela llegó un día y todos teníamos miedos que de a poco se fueron superando. Es muy difícil enseñarle posturas estéticas a alguien que no ve. Ella me toca y me va imitando. Un día quiso bailar con música y le marcamos una coreografía. Ahora es diferente, ella patina entre medio de las otras chicas sabiendo que todas la van a cuidar".

Al rememorar esos tiempos de esfuerzos y temores, Silvana lo hace con el mismo amor que le tiene al patinaje, disciplina que abandonó muy joven luego de representar a Argentina en varios campeonatos. "En aquellos tiempos no habían tantos profesores, siempre fue un deporte caro. Hoy en día unos patines cuestan 40 mil pesos. Empecé a tener esguinces y fracturas así que preferí dedicarme a enseñarles a otras chicas. Ahí comenzó mi carrera como profesora. Hay muchas chicas ya grandes que me ven y me recuerdan con cariño, eso es muy gratificante".

Tanto Silvana como Marianela saben que el final del camino no está cerca, a pesar de ya haber obtenido una calificación perfecta en la Copa América de Patinaje Artístico, una gran performance en el Open de Patinaje Artístico de Brasil y consagrarse campeona internacional en Italia. "Ella quiere empezar la universidad y todos sabemos que lo va a lograr. No conoce de límites y todo lo que se proponga en esta vida lo va a lograr".

Marianela Fernández


Fuente:

Más Leídas