Mendoza Mendoza
martes 12 de abril de 2016

La hidradenitis supurativa es tan frecuente como la psoriasis

La padece medio millón de argentinos, y afecta del 1% al 4% de la población mundial. Se manifiesta con forúnculos que drenan pus con olor. Causa problemas sociales y de autoestima

De la hidradenitis supurativa se sabe poco, pero es tan frecuente como la psoriasis, otra clásica enfermedad de la piel. Quienes la padecen sufren lesiones dolorosas e incómodas provocadas por la formación de forúnculos o llagas en lugares donde crece el vello (ingle, axilas o entre los glúteos) o en una parte de la piel que se roza con otra, como en los muslos o bajo los senos en las mujeres.

"Los pacientes tardan de 2 a 8 años en ser diagnosticados, muchas veces porque acuden a una guardia por un forúnculo, los atienden por eso pero no investigan más allá. Tampoco el paciente va a un dermatólogo y le explica lo que le sucede", dijo Mario Bittar, dermatólogo y docente de la UNCuyo.

Esta enfermedad crónica e inflamatoria tiene una característica que afecta en ocasiones la vida social de los pacientes. La vergüenza es uno de los causantes principales del retraso en la consulta con el especialista.

"Los forúnculos drenan pus y mal olor, por eso se considera una patología estigmatizante, porque causa problemas de autoestima. Es la enfermedad dermatológica que más afecta la calidad de vida. Tiene muchas causas su aparición pero los fumadores y las personas obesas figuran entre los más propensos a desarrollarla", explicó el especialista.

Aparece, por lo general, a partir de la adolescencia, en forma conjunta a los cambios hormonales. Su mayor incidencia es en mujeres: cada cinco féminas, un hombre.

Sus causas se desconocen pero se cree que su desarrollo está relacionado a una respuesta anormal del propio sistema inmune del cuerpo. Se trata de anomalías inmunológicas o estructurales de los folículos pilosos que provocan que éstos se bloqueen.

"Los tratamiento apuntan a frenar el proceso inflamatorio. Se hace con antibióticos, y cuando quedan cicatrices se operan. Lo último en este sentido son los tratamientos biológicos, muy efectivos", precisó el docente y aclaró que si bien hay casos en que aparece a los 11 años, el pico máximo de aparición es entre los 20 y 40 años. Existen distintos estadios y puede darse en forma moderada, leve y grave.

"En las formas leves, los pacientes no sienten la necesidad de consultar en forma inmediata, esperando que el tiempo lo remedie. En las formas moderadas, cuando acceden a la consulta hay diagnósticos erróneos y por lo tanto tratamientos que en la mayor parte de los casos no son efectivos y así continúa pasando el tiempo", advirtió Alberto Lavieri, médico de la Sociedad Argentina de Dermatología.
Fuente:

Más Leídas