Mendoza Mendoza
miércoles 18 de mayo de 2016

La guerra entre Iglesias y Lobos sigue en la Corte

El intendente de Guaymallén cesanteó ayer a su antecesor y a su mujer. El ex cacique del PJ reclamará al máximo tribunal que lo reponga en su puesto de supervisor

La batalla a todo o nada entre el intendente radical de Guaymallén, Marcelino Iglesias, y su antecesor, el peronista Luis Lobos, se librará en la Justicia provincial.

Así será luego de que ayer el jefe comunal Marcelino Iglesias les enviara el telegrama de despido a Luis Lobos y a su esposa, Claudia Sgró, notificándoles que están cesanteados y que han dejado de ser empleados del Municipio.

Hasta ayer, Lobos se desempeñaba como supervisor de Servicios Públicos, puesto que había retomado tras dejar la intendencia. Su mujer, Claudia Sgró, era subdirectora de Turismo, luego de concluir su función al frente de la Jefatura de Gabinete de la gestión de su marido.

Lobos, cuya gestión es investigada por la Fiscalía Especial por el delito de administración fraudulenta y a quien se le ha prohibido salir del país sin autorización, decidió no quedarse con los brazos cruzados.
Su abogado, Omar Venier, anunció ayer por la tarde que por un lado harán una denuncia penal contra el intendente Iglesias "por abuso de autoridad, falsedad ideológica y uso fraudulento de sello verdadero", acusación que también extenderá a la directora de Personas Jurídicas del Municipio, Marcela Amarilla, quien recomendó la cesantía.

Y por otro, plantearán a la Suprema Corte de Justicia de la provincia que la cesantía es nula y que mientras el máximo tribunal lleva adelante este proceso, reponga a Luis Lobos en el cargo de supervisor que ocupaba y a Claudia Sgro en la subdirección de Turismo.

El camino hacia la Corte es de rigor, porque es la única vía legal que tiene el ex intendente para intentar revocar el despido.

Se la conoce como APA (acción procesal administrativa) y se tramita primero ante el propio Poder Ejecutivo (en este caso de Guaymallén) y luego ante la Corte.

La APA incluirá una medida cautelar para intentar recuperar el cargo mientras se discute el proceso.
"Reyes y príncipes"

Con todo lo que se ha dicho sobre Lobos, más las denuncias en su contra, se podría pensar que se lo cesanteó por una larga lista de motivos.

Sin embargo, el sumario y posterior despido fue por un par de expedientes.

El intendente Marcelino Iglesias, quien ha tratado públicamente de corrupto a Lobos, dijo a Diario UNO: "El 30 de noviembre, cuando la fiscalía penal allanó la casa de Luis Lobos, secuestró dos expedientes de la Municipalidad, contratos originales y factureros de diversas empresas".

"En cuanto a los expedientes originales –continuó Marcelino–, no debían estar en la casa de un particular, no pueden estar ni en la de Lobos, ni en la mía, ni en la del gobernador, por lo que se les abrió un sumario, se les dio el derecho de defensa y la asesoría legal de la Dirección de Asuntos Jurídicos dictaminó la cesantía".

El intendente Iglesias disparó que "Lobos manejaba el Municipio con su esposa según el capricho de reyes y príncipes y no de una forma republicana y democrática con responsabilidad de los funcionarios".
Y recordó que ya le ha hecho cuatro denuncias penales a su antecesor en la Justicia: "Una es por el consumo del combustible; otra por la contratación muy onerosa para el Municipio de una planta de asfalto; otra presentación por un familiar que nombró y que era ñoqui y también la de la empleada doméstica de la madre de Claudia Sgro, quien sin saberlo era empleada del Municipio por un sueldo de $9.500 pero a ella le pagaban $1.500 y la extracción del cajero con la tarjeta de esa mujer la hacía la suegra de Lobos".

Perseguido político
Desde el lado de Luis Lobos, su abogado, Omar Venier, aseveró que "la cesantía es ilegal".

Afirmó que Lobos retiró los expedientes en cuestión siendo aún intendente y que los hallaron en su casa porque "le allanaron el domicilio al día siguiente de dejar el cargo".

El letrado contradijo que no tiene nada de anormal que esas piezas estuvieran en la casa de Lobos: "Eran expedientes con dos solicitudes de dos uniones vecinales que se las llevó a su casa para su estudio, como también lo hacen los jueces, fiscales, abogados, intendentes y legisladores".

El penalista aclaró que "ninguno de los dos expedientes en cuestión son los que se están investigando en la Justicia pero la ignorancia y el odio de Marcelino Iglesias le hicieron tomar la decisión de cesantearlo a Lobos por los expedientes y a la esposa de Lobos sólo por ser la esposa".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas