Mendoza Mendoza
miércoles 30 de agosto de 2017

La figura de Cristina, eje del conflicto entre el PJ tradicional y La Cámpora

El sector de Omar Félix no quiere incorporar la imagen de la ex presidenta en la campaña local. Del otro lado, los K avanzan en sostener la figura de su líder

Como viene sucediendo desde 2015, el peronismo local no termina de ordenarse. Así, tras librarse la interna de las PASO, el panorama sigue siendo un tanto caótico para el PJ.

Está claro que la sartén por el mango la tiene el sector de la nueva conducción: Omar Félix y los intendentes. Fueron ellos los que, superada la prueba del domingo 13, marcaron el número de sus adversarios Juan Jofré, el candidato de la Cámpora, cuya lista llevaba el nombre de Unidad Ciudadana, y Jorge Tanús de Construyendo Mendoza, quienes surgieron la confluencia de un grupo de azules díscolos –el mismo Tanús, alejado de su mentor, Jorge Omar Giménez, y la senadora Patricia Fadel, enemistada con el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro– y del ciurquismo, huérfano de poder en la actualidad.

La idea de Félix era sacarse inmediatamente la foto de la unidad y luego realmente construirla. Así lo pusieron de manifiesto. Pero hasta el momento, esa foto no es posible.

Si bien el candidato de la lista ganadora aseguró: "Estamos conversando. Como siempre, después de una interna estamos avanzando de a poco. No hay roces, hay diálogo" y agregó: "Los que tenemos experiencia en política sabemos que esto es así", las voces que se escuchan del otro lado no dan cuenta de un diálogo tan fluido.

omar felix.jpg

El problema para que las líneas que más votos sacaron en las PASO se integren, se saquen la tan esperada foto de la unidad –para la que es el sector de Tanús el único que está dispuesto a hacerlo, al menos por el momento– tiene nombre y apellido: Cristina Fernández de Kirchner.

Dicotomía
Para la línea conductora del peronismo, mostrarse cerca de Cristina es un arma de doble filo: primero porque no se sienten parte de ese esquema y tampoco planeaban integrarla; después porque en mostrarse como una opción diferente al kirchnerismo han basado su campaña y si contradicen esos principios temen perder el apoyo que se ha conseguido, después de mucho batallar, en Mendoza.

En el otro extremo, el kirchnerismo no se lo perdona: una vez que ha logrado concentrar poder, por más que este sea incipiente, lo va a hacer valer. Por otra parte, es cierto que los votos de Cristina le hacen falta al PJ: no sumarían sin ellos.

Además, hay otro aspecto complejo que tiene que ver con la forma de hacer oposición en la Legislatura. Es que mientras la conducción –puntualmente los intendentes– quieren mostrarse como una opción para la gente que no se siente representada por el actual Gobierno, enfrentarse a Alfredo Cornejo significa complicarse la gestión. No lo harán y menos, en época electoral.

Los más duros
En cambio, el kirchnerismo se ha planteado ser una oposición más dura, sobre todo en el ámbito legislativo.

pejota-2.jpg
Contento. Juan Jofré estaba exultante con el resultado de la elección.
Contento. Juan Jofré estaba exultante con el resultado de la elección.

La votación del Plan de Ordenamiento Territorial fue un claro ejemplo de esto: mientras una parte de los diputados –entre los que estaba el camporista Lucas Ilardo y el ex candidato a primer diputado nacional Jorge Tanús– votaron en contra, otra votó a favor, puntualmente, los legisladores que responden a los intendentes.

"La votación del Plan de Ordenamiento Territorial es una foto del estado actual de la interna peronista", aseguró una confiable fuente kirchenrista.

En definitiva, el peronismo deberá definir por estas horas cómo conciliará con sus diferentes líneas internas, porque la campaña hacia las generales ya está –informalmente– en marcha y hay algunos aspectos que las muestra contrapuestas y sin un puente que las una.
Fuente:

Más Leídas