Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 03 de septiembre de 2017

La Corte ya revocó este año dos fallos polémicos de la Justicia laboral del Este

En ambos casos se anuló la sentencia de la Primera Cámara con algunas críticas a lo resuelto por los jueces

El fallo en el que un albañil fue beneficiado con 3,5 millones de pesos que debería abonar una empresa constructora, mientras que su ART no fue condenada, ya tiene sus antecedentes en la Justicia Laboral de San Martín, aunque en dos oportunidades el fallo fue luego revocado por la Suprema Corte.

En julio de este año la Sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza revocó un fallo similar de la Primera Cámara del Trabajo de San Martín.

La causa fue la caratulada "Guardia Fabio Alejandro c/ Liderar ART SA p/ indemnización enfermedad accidente", que imponía $149.676 a la demandada.

Con el primer voto del juez Mario Adaro y la adhesión de José Valerio se consideró que el juicio realizado por la cámara de San Martín era inválido.

La causa trataba sobre la supuesta incapacidad de un trabajador generada luego de una torcedura de una de sus rodillas.

El juez Adaro sostuvo en el fallo que "no existen elementos probatorios suficientes que permitan afirmar la existencia de una enfermedad laboral causada por las tareas efectuadas para su empleador, y todo ello me permite afirmar que las consideraciones efectuadas en la resolución sólo surgen de meras conjeturas a partir de un accidente laboral denunciado en el año 2008; por lo que la sentencia recurrida no se mantiene como acto jurisdiccional válido".

En otro expediente tratado en casación por la Corte el 21 de febrero de este año y también con argumentación del juez Mario Adaro y la adhesión de José Valerio se falló en forma similar, anulándose la sentencia.

La causa fue la caratulada "Tejada Carolina Eugenia c/ Prevencion ART SA p/ accidente", también sentenciada originalmente por la Primera Cámara del Trabajo de San Martín. En el argumento se subrayó que la cámara realizó una "valoración de la prueba en forma arbitraria" y que "se admitió la pretensión del actor sin el correspondiente respaldo fáctico y probatorio que requiere el debido proceso legal".

Fuente:

Más Leídas