Mendoza Mendoza
sábado 26 de noviembre de 2016

La Corte liberó a Salgado y dice que no debió estar detenido

Según el máximo tribunal, el ex intendente de Santa Rosa no estuvo prófugo como lo señalaron los tribunales inferiores. No se probó la asociación ilícita y ya cumplió gran parte de la pena posible.

Tras ocho meses preso, luego de haber sido encarcelado el 31 de marzo, el ex intendente de Santa Rosa, Sergio Salgado, recuperó anoche la libertad, después de que la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, resolviera a su favor un recurso de casación, en el que el máximo tribunal cuestionó con dureza jurídica el proceso penal comandado por los tribunales inferiores contra el ex jefe comunal.

En un fallo unánime, firmado por Omar Palermo, Julio Gómez y Jorge Nanclares, la Sala Penal concluyó que los argumentos de la Fiscalía, el Juzgado de Garantías y la Cámara de Apelaciones para mantenerlo preso, no existieron, no fueron justificados o no estuvieron probados.

El tribunal supremo señaló que Sergio Salgado ya cumplió en la cárcel, por adelantado y sin haber llegado a juicio, la mayor parte de la pena que podría recibir.

Detalló al respecto, en sus fundamentos, que el ex intendente enfrenta una posible sentencia de 2 a 10 años de cárcel y que si hipotéticamente recibiera 3 años de prisión, con los 8 meses que ya lleva preso, habría cumplido el mínimo requerido para salir en libertad condicional.

Además, recalcó que no está probada "ni mínimamente" la acusación de una asociación ilícita y menos que Salgado sea el jefe, uno de los motivos que lo mantuvo detenido.

Remarcó la Corte que nunca estuvo prófugo porque tardó tres días en presentarse ante el fiscal desde que se libró la orden de detención, destacando que en ese lapso de tiempo, su abogado pidió formalmente que se lo mantuviera en libertad.

Valoró que se presentara a la Justicia de forma espontánea luego de que le rechazaran el planteo para seguir libre y que aún podía apelar para revertirlo, lo que hizo ya preso, y lo consiguió recién en la Corte.
La Sala Penal concluyó que no se acreditó el riesgo de fuga y que los tribunales no probaron que él contara con medios económicos para asegurar una posible evasión.

Libre, pero no inocente

No todas fueron malas para los investigadores. De hecho, la Corte dejó en claro que libertad no presume inocencia y que Sergio Salgado tiene altas chances de ser declarado culpable.

Al respecto, señaló que está probado que el ex intendente cometió los delitos de fraude a la administración pública y peculado, junto con el resto de los imputados en la causa, todos ex funcionarios de la Comuna.
Detalló, como determinó la investigación, que Salgado y sus funcionarios libraron 482 cheques sin fondos por $23 millones y que del total, unos $7 millones fueron al portador.

Que las maniobras habrían sido para pagar salarios y obligaciones de la comuna, pero que no está claro el destino de todos los fondos porque buena parte de ellos no tiene piezas administrativas que los sustenten.
Asegura que se financió con prestamistas, citó acciones de gobiernos sospechadas de corrupción y declaraciones que le adjudican bienes a Salgado en manos de un testaferro.

Un párrafo aparte dejó para el rol de la Justicia. La Corte cree que hubiera sido más saludable, ante el cúmulo de denuncias contra Salgado, que fuera el pueblo de Santa Rosa el que lo juzgara a través del Concejo Deliberante para separarlo del cargo en vez de ir preso por orden judicial, lo que forzó su renuncia.

El abogado del millón

La liberación de Sergio Salgado no estuvo privada de contar con ese tono surrealista tan propio de las novelas de Gabriel García Márquez, que abundan en la cotidianeidad del colorido ex intendente.

La Corte lo liberó, pero a condición de rendir una fianza de $1 millón, en efectivo o en bienes.

Como el fallo salió después del mediodía de ayer, la defensa de Salgado se quedó sin chances de certificar a través de los organismos del Estado, que la propiedad y los dos autos ofrecidos para solventar la fianza estaban absolutamente limpios.

Así las cosas, debería esperar preso todo el fin de semana largo, hasta el martes que viene, para recién acceder a la libertad que había obtenido.

Fue entonces cuando su abogado defensor, el letrado Carlos Moyano March, hijo de un ex juez de la Corte provincial y cuya madre es parte de una acaudalada familia mendocina, dio el golpe de gracia.

El doctor Moyano, un radical de pura cepa, que milita en política y fue candidato a concejal, sacó sin más su chequera y labró un cheque por $1 millón, que entregó a la fiscalía para garantizar la fianza y el acceso inmediato a la libertad de su defendido. Como si esto fuera poco para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero, también puso en garantía su automóvil Porsche, valuado en más de $1 millón.

El letrado recuperará ese patrimonio la semana que viene, cuando los bienes presentados por el padre de Sergio Salgado sean certificados.

Así, con un mecenas que le cayó como un premio de lotería, el ex cacique, obtuvo anoche la libertad. Escueto y con órdenes estrictas de no hablar, sólo dijo: "Vuelvo a mi casa a estar con mi familia".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas