Mendoza Mendoza
domingo 17 de julio de 2016

La chimpancé Cecilia espera en el Zoo una resolución judicial

El Gobierno y los ambientalistas insisten en trasladarla a un santuario de animales en Brasil, pero la Justicia aún no se expide sobre el amparo que presentó una familia local

Quizás un poco a la sombra del caso del oso Arturo, que falleció hace dos semanas, la chimpancé Cecilia espera que un fallo judicial resuelva su situación. Tras 20 años viviendo en el Zoo local (nació allí), la Secretaría de Ambiente apoyada por organizaciones ambientalistas insiste en trasladarla a Sorocaba, un santuario de animales en Brasil. Sin embargo, una familia mendocina encariñada con la mona presentó un amparo para impedirlo ya que dudan de que allá viva en mejores condiciones que acá.

El Zoológico mendocino atraviesa una situación compleja, cerrado tras la muerte de decenas de animales, con los casi 2.000 que quedan hacinados por la superpoblación y con un futuro remate del 75% de los mismos.

Por este motivo, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial tenía decidido trasladar a la última chimpancé que queda en Mendoza a un santuario en Brasil. El lugar elegido es Sorocaba, y los trámites para concretarlo están hechos, aunque por el momento no se podrá realizar ya que una acción de amparo presentada por una familia lo impide.

Nieves Rodríguez es la amparista y Omar Fornetti, su abogado patrocinante. El letrado explicó la razón por la que se presentó el recurso: "Si van a trasladar a la chimpancé, están violando un artículo de la Constitución que habla del derecho a la diversidad biológica. Al ser el único especimen de su tipo de Mendoza, si es trasladado se afecta la biodiversidad al perder una especie".

Además, aseguró, con la legislación actual (ley 6.006 de Administración de Parques y Zoológico), no está dentro de las facultades de la secretaría hacer eso, sino que "al revés, hay que mantener y conservar las especies".

En cambio, desde la Dirección de Legales de la Secretaría tienen una visión diferente sobre esa misma obligación de proteger la biodiversidad, y es ahí donde radica el conflicto que recién será resuelto cuando se reanuden las actividades judiciales tras la feria.

"La diversidad biológica es donde pensamos igual pero diciéndolo de distintas maneras. En ese marco, se corresponde justamente con la protección que se le pretende dar a la chimpancé como parte de un grupo o raza del que forma parte. En sintonía con esa noción, todos queremos darle un mejor entorno de vida a Cecilia", explicó Paula Llosa, directora de Legales.

Agregó que el traslado se plantea inmerso en un pedido de hábeas corpus de Afada (Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales), asegurando que Cecilia ha sido privada ilegítima y arbitrariamente de su libertad, entendiendo a la chimpancé como persona no humana y no como cosa en el sentido jurídico. Ese pedido tiene precedente en el caso de la orangutana Sandra, que aún vive en el Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque la intención de ambas partes es que se resuelva con rapidez, todo indica que no será así, ya que si no se llega a un acuerdo una vez resuelta la acción de amparo, quien salga disconforme con el fallo puede apelarlo en distintas instancias, lo que dilataría todo aún más. Por el momento, la causa se encuentra en fase de sustanciación de pruebas y testimonios.

Las razones de unos y otros
En una esquina del ring está la Secretaría de Ambiente, junto con la Dirección del Zoo y organizaciones defensoras de animales, quienes aseguran que la vida de Cecilia mejorará si es trasladada al santuario brasileño. En la otra esquina está la familia Vit-Rodríguez, quienes desde hace años visitan periódicamente a la mona y gracias a sus donaciones se pudo ampliar y embellecer el recinto donde vive. Ellos opinan que el santuario "no es más que una cárcel de máxima seguridad para chimpancés".

Luis Vit y Nieves Rodríguez recibieron a Diario UNO y expusieron las razones por las que desean que Cecilia permanezca en Mendoza. Ellos la conocen, la visitan semanalmente, aportaron
económicamente para mejorar el espacio de la mona (obra que se paró en diciembre luego del cambio de gestión) y hasta comenzaron trámites para conseguirle un acompañante, opción que se detuvo por otro amparo presentado por una organización ambientalista.

"Nosotros investigamos el lugar (Sorocaba), vimos fotografías, comentarios, inclusive tenemos un mail del dueño, que tiene un laboratorio farmacéutico, que rechaza a Cecilia", aseguró Luis.

Entre las razones principales, Vit destaca que la chimpancé es sumamente sumisa, por lo que el temor más grande es que no sepa defenderse de otro si no es aceptada al llegar. Además, considera que al haber nacido aquí, si bien no deja de ser una especie exótica, está acostumbrada al Zoo y a las personas que diariamente la cuidan y alimentan.

"No sabe cazar, no sabe defenderse ni de los machos ni de las hembras. Como le dije al secretario de Ambiente (Humberto Mingorance), nosotros vamos a hacer todo lo que la ley nos permita, fuera de ella nada. No queremos imponer, sino convencer".

Nieves Rodríguez es la esposa de Vit y es la actora en la causa. Está convencida de que en Brasil no estará mejor que aquí, y asegura que "lo instalado en la opinión pública de que Cecilia está depresiva, abandonada y viviendo en un lugar horrible no es cierto".

Sin embargo, desde la Secretaría de Ambiente están convencidos acerca del traslado y aseguran que han realizado todas las investigaciones y averiguaciones pertinentes para concluir en que lo mejor es llevarla a Brasil.

"Cuando declaró su cuidador, preguntó si le podían garantizar que allá iba a estar mejor, que no la iban a matar, y le dijeron que no. Entonces la pregunta es, ¿para qué?", cerró Nieves.

Polémica por el destino
El santuario elegido para Cecilia por la Secretaría de Ambiente es el de Sorocaba, en Brasil. Esto sumó un nuevo conflicto a la disputa, ya que no son positivos los antecedentes de ese lugar.

Aunque el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, asegura que el santuario está avalado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), lo cierto es que desde hace años viene siendo investigado por distintas razones. Una de ellas es el presunto tráfico de animales.

Sin embargo, la razón más importante por la que la familia de amparistas (Vit-Rodríguez ) pide que Cecilia no sea trasladada, es porque el dueño del santuario es, también, dueño de un laboratorio farmacéutico, por lo que no sería raro pensar que allí podrían realizarse pruebas con los chimpancés.

"Nosotros decimos que en Sorocaba no, porque es un paredón de cuatro metros, con césped y un juego. Además, el dueño es de un laboratorio y sabemos que probar con chimpancés te garantiza resultados similares", expresó Nieves Rodríguez.

La familia indicó también que recibieron el apoyo de la Fundación Jane Goodall, instalada en Buenos Aires y dedicada a la preservación de chimpancés, gorilas y orangutanes en el mundo.

Además, se comunicaron con Alejandra Juárez, dueña del proyecto Carayá, de Córdoba, un santuario donde viven más de 160 monos. Ella en un primer momento promulgaba el traslado de Cecilia, pero luego de 20 días en Sorocaba cambió de opinión.

"Alejandra nos comentó que había sectores donde tenía prohibido pasar, que a los animales los visten con ropa y que a los bebés en lugar de destetarlos a los cuatro años se los sacan a los siete meses. Eso es porque mientras no termine de amamantar la madre no puede volver a concebir", aseguro Nieves.

Esta situación fue denunciada por los trabajadores de ATE en marzo de este año, pero desestimada por la Secretaría de Ambiente, que considera que tales situaciones no ocurren.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas