Mendoza - Guaymallén Guaymallén
viernes 04 de agosto de 2017

La chatarra a la vera de la ruta 7 camino al Este, un problema sin resolver

Es moneda corriente encontrar basura, escombros, vehículos y maquinarias en venta. Remueven todo cada tres meses.

Un riesgo enorme, un peligro inmenso, un problema que parece no tener solución. Los laterales del Acceso Este, la Ruta Nacional 7, están invadidas en algunas zonas de chatarra, vehículos y maquinarias en venta, escombros, basura. En algunos casos esos obstáculos están a un metro y medio de la ruta y bloquean totalmente las banquinas. El organismo que tiene jurisdicción dice que remueven todo cada tres meses "y al día siguiente está todo ocupado otra vez".

El área de las rutas nacionales, como la 7, tienen 100 metros de ancho. Vialidad nacional, que tiene jurisdicción allí, la define formalmente como "zona de camino", aunque en la jerga la llaman "terreno propio". Estos 100 metros están compuestos por las cuatro vías principales, el cantero central, las banquinas y canteros laterales, las colectoras y las banquinas de éstas.

Son sectores propios de la ruta, que deben estar libres y despejados para permitir una visibilidad óptima y alternativas de escape para los vehículos o de descanso.

chacarita-5.jpg

Pero en algunos sectores de Mendoza, especialmente en donde la ruta atraviesa los departamentos de Guaymallén, Maipú y San Martín, esto no es así. Son lugares de exhibición, depósito o simplemente basural.

Chacaritas, chatarra, vehículos usados y maquinaria a la venta, montañas de escombros, terraplenes y rampas para poder descargar autos, basura, ermitas... Territorio de nadie o de todos, que es más o menos lo mismo.

chacarita-4.jpg

"El problema es constante. Nos peleamos todo el tiempo con gitanos, chacaritas, los que venden autos... Es un problema recurrente", dijo la ingeniera Julieta Nasazzi, supervisora de Obras del Cuarto Distrito Mendoza de la Dirección Nacional de Vialidad, el organismo que tiene jurisdicción en el área.

"Cada tres meses y con el apoyo de Gendarmería Nacional vamos con maquinaria y camiones batea a levantar todo, pero a los tres días otra vez vuelve a estar ocupado como antes", reconoció la funcionaria.

Nasazzi dijo que Vialidad no tiene poder de policía ni responsabilidad sobre el control del tránsito en la ruta. "Es difuso legalmente quién debe accionar en estos casos pero al ser nosotros quienes tenemos la responsabilidad sobre la zona de camino, pedimos las colaboraciones de la fuerza de seguridad cada tanto para despejar los laterales", dijo.

chacarita-3.jpg

El abogado Gustavo Innocente, titular de Inspección General de la Municipalidad de General San Martín, dijo que "nosotros hemos cursado numerosas intimaciones a las chacaritas y desarmaderos que están ubicados allí para que despejen el lugar". Sin embargo, aclaró que no poseen jurisdicción en los laterales de la ruta y que "esto es aprovechado por los dueños de esos lugares para no cumplir con lo pedido".

Desde Vialidad nacional también se reconoció que "las municipalidades colaboran con nosotros, limpiando esas áreas, pero no logramos nada definitivo por más que todos hacemos el esfuerzo".

Cuando la fe es un peligro
Está claro que los canteros, las banquinas y todas las áreas laterales de las rutas deben estar libres. Ni carteles que no sean los viales, ni basura, ni autos. Nada. Un accidente grave contra esos obstáculos puede ser en algún momento responsabilidad de quien los puso allí y de quien no lo impidió.

Vialidad nacional realiza un despeje periódico y a veces lo lleva al extremo, y esto genera reacciones de todo tipo.

"No debe haber nada. Ni siquiera las ermitas de la Difunta Correa o el Gauchito Gil. Cuando las sacamos, muchas veces se arma casi una pueblada, pero hay que entender que es un peligro", dijo la supervisora de Obras del Cuarto Distrito Mendoza. A veces se remueven cruces que recuerdan algún fallecimiento en la ruta, aunque se intenta no tocarlas. Después de todo una cruz es menos riesgosa que un auto viejo.
Fuente:

Más Leídas