Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 09 de agosto de 2016

La CGT Mendoza se encamina hacia la unificación como la nacional

Se realizó en Sutiaga (aguas y gaseosas) un cónclave liderado por el normalizador Otero. La sucesión de Calcagni se definirá a fin de este mes.

Sesenta gremios nucleados en el Movimiento Sindical por la Lealtad buscan normalizar la conducción de la CGT Mendoza, que hoy está en manos del líder del Sipemom, Rodolfo Calcagni, de mandato cumplido desde hace dos años.

La renovación se enmarca en el proceso de unificación nacional que llevan adelante los líderes nacionales con la intención de unificar el poder de la máxima central obrera, que se dividió en 2012 y que hoy está fracturada en tres ramas: la denominada oficial, liderada por Armando Caló; la disidente, dominada por Hugo Moyano, y la fracción menos numerosa, que encabeza Luis Barrionuevo.

Para iniciar el proceso de normalización mendocino, estuvo en Mendoza el secretario de las CGT regionales. Se trata de Horacio Otero, hombre de Caló, que tiene como misión alentar los procesos de ordenamiento interno en las centrales obreras de provincias. El objetivo es que el proceso de unificación que se madura a nivel nacional tenga una réplica en el interior.

A nivel nacional, la fecha clave es el 22 de este mes. Para entonces está previsto el congreso de secretarios generales, que definirá a los líderes sindicales que sucederán a los conductores. Lo definido hasta ahora es un gobierno de triunvirato con referentes de los sectores que hoy se reparten el poder.

opinan.jpg

En Mendoza, el proceso no será así. El referente nacional y Calcagni dejaron claro que el nuevo jefe sindical será uno solo y que saldrá del plenario de secretarios generales que se haga en fecha a determinar.

El propio dirigente de los choferes de micros y ómnibus dejó claro que apoya el proceso y que está de acuerdo en dar un paso al costado para iniciar la renovación de autoridades.

"No tengo ningún problema en acompañar este proceso de unidad. A mí me invitaron y acá estoy. No voy a poner ningún palo en la rueda. Porque acá hay una realidad, en pocos meses este Gobierno va a cumplir un año en el poder y que yo sepa, nadie en esta mesa está de acuerdo con lo que está pasando. Por lo tanto, nos tenemos que poner a laburar. Creo que podemos conseguir la unidad. Hay que demostrar que queremos la unidad. Tenemos que trabajar para lograr que 70 gremios vayan al plenario y votar para elegir nuevas autoridades", dijo el dirigente ante sus pares sindicales.

En consecuencia, durante la reunión que se realizó en la sede del Sutiaga (Sindicato Único de Trabajadores de Agua, Gaseosas y Afines), donde hubo representantes de cerca de unos 60 gremios, acordaron comenzar a trabajar para iniciar el proceso de normalización.

Las fechas no los apuran. No hay una que sea límite para llegar a los acuerdos, pero el enviado nacional los instó a que sea lo más rápido posible: "Cada provincia es libre de decidir cuando quiera el proceso de normalización, pero sería bueno que aprovechen el proceso de unificación que se está trabajando a nivel nacional. Cuanto antes convoquen al plenario y empiecen a trabajar, será mejor", aconsejó Otero.

"Hasta ahora estamos separados, pero estamos trabajando para la unificación. Los únicos plazos son los que se impongan los dirigentes, si mañana logran que una gran mayoría de gremios quiera venir al plenario de secretarios generales y votar, esto se soluciona muy rápido", dijo Otero ante la prensa.

"El contexto económico y social reclama que hagamos algo: el tarifazo, los pobres aumentos salariales, los escasos ajustes para los jubilados, en definitiva, la situación es muy difícil. Por eso el movimiento obrero tiene que reunificarse", redondeó.

Presentes y ausentes
Entre los gremios, estaban representadas gran parte de las actividades del sector privado. Por el sector estatal estuvo Sitea, pero no hubo representantes de ATE ni de SUTE. Del sector privado no estuvieron algunos de los gremios considerados fuertes, como La Bancaria, camioneros, la UOM y la Uocra.

El gran ausente fue el líder de la CGT denominada disidente, Jorge Córdova, que fue invitado, pero no concurrió.

Faltaron cerca de 30 gremios al cónclave, pero Calcagni remarcó que los van a convocar para que participen del plenario de secretario generales y decidan con el voto quién deberá ser el conductor de la CGT Mendoza por los próximos cuatro años.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas