Mendoza Mendoza
sábado 14 de mayo de 2016

La base contra el granizo se irá 3 meses al Sur

Todo el tiempo que dure el cierre de El Plumerillo, la aeroestación de San Rafael concentrará las naves que combaten la piedra. Además, la pista sureña recibirá un vuelo comercial más por día.

Por José Luis Salas

La aeroestación de San Rafael se convertirá en la única base de operaciones de los aviones de la lucha antigranizo durante los tres meses que El Plumerillo permanecerá cerrado para reconstruir su pista de aterrizaje.
Osvaldo Mancilla, jefe del aeropuerto sureño, contó que en una reunión con el nuevo director de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC), este le confirmó que las aeronaves antigranizo que estén en servicio, a partir de setiembre, pasarán a tener como base de operaciones a San Rafael y desde allí se harán cargo de los oasis Norte, Centro y Sur.
Habitualmente, la temporada de la lucha antigranizo comienza en las primeras semanas de octubre y se extiende hasta inicios de abril, en cuyo lapso dos de sus aeronaves operan desde el aeropuerto El Plumerillo y el restante desde la pista del Sur mendocino.
Este año las obras en la pista de El Plumerillo, que se harán entre el 7 de setiembre y el 7 de diciembre, obligarán a que todos los aviones sembradores de nubes despeguen, aterricen y recarguen combustible y bengalas en el aeropuerto sanrafaelino durante los meses de la primavera.
De todos modos, eso no será mayor problema para la operación de la lucha antigranizo debido a que generalmente en el oasis sur se producen más tormentas que en el resto de la provincia.

Un solo vuelo adicional
El aeropuerto de San Rafael admitirá solo uno de los más de 20 vuelos comerciales diarios que no podrán aterrizar en El Plumerillo entre setiembre y diciembre.
San Juan recibirá la mayoría de los vuelos de cabotaje y todos los internacionales, debido a su mayor infraestructura y cercanía (unos 170 kilómetros). San Luis absorberá sólo dos vuelos de la empresa Austral, que se sumarán a los dos actuales.
Esta distribución preliminar se decidió en una reunión el 5 de este mes en la ciudad de Mendoza entre autoridades del Sistema Nacional de Aeropuertos, de la Administración Nacional de Aviación Civil y de la Comisión Nacional de Transporte, entre otros entes.
En la actualidad, San Rafael cuenta con un solo vuelo comercial diario a cargo de Austral que conecta directamente con el Aeroparque de Buenos Aires. Sumará uno más del mismo origen y aerolínea, aunque "la empresa todavía no ha definido el horario y la cantidad de vuelos en la semana", señaló Mancilla.
Queda descartado que lo haga en el horario del vuelo actual (llega a las 14 y parte una hora después) debido a que, según explicó el funcionario, la terminal aérea sanrafaelina no puede recibir dos aeronaves comerciales a la vez porque posee una sola sala de embarque.
Sólo puede distribuir uno detrás de otro a lo largo del día, por lo que podría manejar hasta unos cinco o seis por jornada, ya que "estamos hablando de un vuelo comercial, donde la empresa se toma su tiempo necesario para hacer el embarque, desembarque, control y recarga de combustible, esos tiempos hay que respetarlos. Diferente es la situación de otros vuelos, para el tiempo del Dakar se llegó a operar muchos más en el día".
La pista sanrafaelina, de 2.210 metros de extensión, puede "admitir únicamente aeronaves como las que ya están viniendo, es decir, un Boeing 737-200 o 300, o en su defecto un Embraer 190. O sea que la nave que se agregue deberá ser de esas características".
Están descartados los vuelos internacionales, no sólo por la limitación de la pista, sino también porque el complejo aéreo no cuenta con servicio de aduana ni migraciones.

Aeropuerto de San Rafael, algunos datos

Un vuelo directo al aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires, de lunes a lunes operado por la empresa Austral.

Habilitación cabotaje (vuelos dentro del país)

Superficie 329 hectáreas

Aeroestación 820m2

Explotación Aeropuertos Argentina 2000

Pista 2.210 metros de largo por 30 metros de ancho


Fuente:

Más Leídas